VLADIMIR VOLKOFF, el autor ruso que dice las verdades…

by

Sus obras literarias son una denuncia de la mentira y la desinformación que soporta el mundo sobre todo desde el año 1945.  Por esa razón sus

libros son poco conocidos: “El montaje”, “La Reconversión”, “El profesor de Historia” son algunos de los títulos. La última creación publicada es “El invitado del Papa”. Aunque tiene aspecto de ficción en realidad es rigurosa actualidad y reciente historia.

Por su interés copiamos aquí algunos comentarios sobre un libro que, aunque todavía puede encontrarse sólo en buenas  librerias, ha sido descastalogado… quizás porque no interesa que la gente lo lea… :

Cuando vi sobre mi escritorio la novela El invitado del Papa, de Vladimir
Volkoff
(El buey mudo), pensé que era el mismo autor de El coro
mágico.
Pero no. Este hijo de emigrantes rusos es otro muy distinto. Un
experimentado profesor de literatura francesa y rusa, y escritor de novelas de
espionaje. Este dato nos interesa mucho a la hora de valorar El invitado
del Papa
. Como nos interesa la condición de cristiano ortodoxo de
Valdimir Volkoff
(1932-2005).

El invitado del Papa (traducida, muy bien por cierto, por Mariano
José Vázquez Alonso
) es una novela de suspense, de historia de amor a
la Iglesia, de la constante asechanza del mal, del perdón y de la piedad. Es
una forma de inventar lo que pudo ser verdad, ante unos acontecimientos
históricos demasiado sospechosos, y que el paso del tiempo ha sepultado en un
montón de despistes y olvidos. Desde luego hay dos hechos que no son nada
normales. O habituales. Y ocurrieron. Recién elegido Papa el cardenal Albino
Luciani
(si pueden, lean su libro Ilustrísimos Señores,
editado por la BAC) recibió en audiencia -una de las primeras- al metropolitano
de Leningrado, el arzobispo Nikodim. Este hecho en sí podría
parecer poco destacable, pero es que el tipo murió en los brazos del Papa, que
fue quien le atendió espiritualmente en sus últimos momentos. ¿Qué pasó? ¿Qué
se dijeron en aquella conversación que el mismo Papa consideró un asunto
secreto?

…Y a los pocos días muere Su Santidad Juan Pablo I. Las
sospechas de que fue asesinado corrieron como la pólvora. Pero poco a poco todo
aquello se acalló. Y con estos dos elementos tan decididamente extraños como
sorprendentes va tejiendo Volkoff su trama, una historia que
muy bien pudo suceder así, tal y como nos la cuenta. El invitado del Papa
es un cruce entre Bruce Marshall, Morris West
y Graham Greene. El lector se va mostrando a cada página más
interesado e intrigado. Hay de todo: el interés del KGB y la decadencia
soviética, la historia conmovedora de monseñor Ilia, la degradación clerical,
la masonería y demás grupos malignos (personificados en el príncipe romano
llamado “El Marionetista”) infiltrados en la Iglesia, la manipulación de las
finanzas del Vaticano… Y de por medio digresiones muy interesantes sobre lo
divino y lo humano. Temas candentes del mundo de hoy.

El odio a la Iglesia, pero también el amor. La amargura de unas vidas
podridas, pero también el perdón y la necesidad de conversión (el mensaje de
Fátima juega un papel importante). La primacía de los seres humanos y de sus
almas por encima de todo tipo de asechanzas y conciliábulos, de gobiernos y
sectas. Rusia y Roma. Parece que puede zozobrar la barca de Pedro,
pero no. El humo de Satanás insiste, e insiste la oración de
no pocos. Pero El invitado del Papa no es un libro más. Sobre el
entramado de una buena e inquietante novela de intriga Vladimir Volkoff
escribe sobre la condición religiosa del hombre, sobre la necesidad de ver la
Providencia sobrenatural de Dios en nuestra historia, en la existencia de cada
uno. Nada ha ocurrido casualmente. Todos tenemos una misión que cumplir. El
resultado es un texto ameno e instructivo, una novela inteligente en su trama a
la vez que muy espiritual en su fondo. Una novela que sorprende, que no deja
indiferente. Creyentes o no.

http://www.fundacionburke.org/2011/04/01/%E2%80%9Cel-invitado-del-papa%E2%80%9D-de-vladimir-volkoff/

‘El invitado del Papa’, por Vladimir Volkoff

Hechos: el arzobispo de Leningrado murió en
brazos de Juan Pablo I. A partir de ahí, una equilibrada novela, una Iglesia
santa y cristianos pecadores.

Juan Hernández

Vladimir Volkoff es un interesante
novelista francés hasta ahora inédito en España. Y eso que su obra no se
circunscribe a la narrativa sino que había escrito también ensayos y un
interesante libro sobre la utilización propagandística de las imágenes en todos
los regímenes. Lo cierto es que esta edición castellana de una novela singular
por la trama y el asunto nos ha deparado una agradable sorpresa.

Al poco de ser elegido Papa Albino
Luciani, que tomó el nombre de Juan Pablo I, fue visitado por el arzobispo
ortodoxo Nikodim, metropolitano de Leningrado y que murió en sus brazos. Juan
Pablo I le administró allí mismo la absolución. Este hecho ha pasado
desapercibido para los historiadores y periodistas.

Por el
contrario han andado sobrados de tiempo para conjeturar las más inverosímiles
historias sobre la prematura muerte de Juan Pablo I. Curioso, sobre todo si
alguno aún piensa que los canales culturales funcionan con un mínimo de
ecuanimidad.

Volkoff, a partir de ese hecho ha construido un thriller ameno y verosímil.
Cierto que él, como señala en el prólogo, no busca descubrir lo desconocido
sino imaginar lo probable. A fin de cuentas ese es el cometido del novelista.
Como hijo de emigrantes rusos estaba bien dotado para conocer los entresijos de
la Unión Soviética y entender su Iglesia ortodoxa, en la que no faltaban
religiosos al servicio del sistema. Allí no era tan extraño si se tiene en
cuenta que ya pasaba en época de los zares.

Pero lo más
grande de la novela, en la que interviene la KGB, la mafia italiana, un obispo
de Texas que no queda demasiado bien y algunos eclesiásticos no del todo honrados,
es la finura con que el autor nos dibuja a los dos protagonistas.
Principalmente al obispo ortodoxo, que aquí toma el nombre de Ilia (y cuya
biografía para nada es coincidente con la de su parelelo histórico, Nikodim), y
el Papa.

Volkoff consigue un extraño
equilibrio. Se habla mucho de la Iglesia santa y pecadora. De hecho o se matiza
mucho esa afirmación o se miente. La Iglesia es santa y por eso santifica. Otra
cosa es que en ella haya más pecadores que enfermos en un hospital. Algunos
para defenderla pintan a todos sus miembros como si fueran querubines, lo cual
es más irreal que el país maravilloso de Alicia.

Otros, por el
contrario, transfieren las faltas de sus miembros a la Iglesia que sería la
gran instigadora del mal en el mundo. El Invitado del Papa es una maravilla
en ese sentido, porque se distinguen a la perfección los dos planos y, sobre
una trama de crímenes e intereses espurios, sobresale la figura de un Papa
bueno y de una Iglesia santa que, a pesar de los pesares, no logrará ser
destruida.

Una buena novela para los amantes de
los policíaco, el espionaje y el entretenimiento. Pero sin las majaderías de
Dan Brown e imitadores o predecesores, porque tampoco es que el americano haya
descubierto la luna. Los melindrosos mejor que se abstengan porque pueden
llevarse un susto, pero la culpa no es de la novela.

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=5820

Hace mucho tiempo no leía una novela de un tirón como me acaba de suceder
con El invitado del Papa de Vladimir Volkoff (1932-2005). Editado por
«El buey mudo» (en memoria de quien así apodaban, Santo Tomás de Aquino), que
dirige en España mi amigo Antonio Arcones, el libro de Volkoff, francés e hijo
de exiliados rusos, es lo que podría llamarse una novela teológico-policiaca en
la cual el Tercer Secreto de Fátima juega un papel esencial.

La historia parte de un acontecimiento que tuvo efecto el 6 de septiembre de
1978, cuando el Papa Albino Luciani, Juan Pablo I, recibió al arzobispo
metropolitano de Leningrado y «número dos» de la Iglesia ortodoxa rusa,
Nikodim. En el transcurso de la audiencia del efímero Papa Juan Pablo I (su
pontificado duró solamente 33 días antes de morir de un paro cardiaco), el
propio metropolitano de Leningrado (hoy San Petersburgo) falleció en los brazos
del «Papa de la sonrisa», quien alcanzó a darle la absolución. Poco se ha
hablado de ello. Y mucho sobre el dizque asesinato del Papa Luciani.

Vladimir Volkoff montó una gran novela de suspenso que va desde los horrores
de la Segunda Guerra Mundial hasta los aciagos días del 78, lastrados por el
ascenso de las Brigadas Rojas en Italia, la muerte de Paulo VI y el asesinato
de Aldo Moro. La Mafia, la represión soviética a la Iglesia ortodoxa rusa, su
oficialización y su lucha interna por sobrevivir a Stalin y a quienes le
siguieron en el gobierno y en la KGB, forman parte del decorado de la novela.
El sentido teológico tiene que ver con la unión de las iglesias y con el
mensaje de Nuestra Señora la Virgen de Fátima para que «todos seamos uno».

No es una novela moralista. Es, más bien, una novela durísima, que no da
tregua, que denuncia, por ejemplo, que el humo de Satanás está metido en el
Vaticano, y que hay muchos «buenos» que le rinden culto al Mal. Pero, como es
el caso de la Iglesia, el tono es de esperanza: las fuerzas del demonio no
prevalecerán. Yo le sugiero que, a través de http://www.criteriaclub.mx/
o en su librería, compre esta novela. No se va a despegar de ella.

http://jaimeseptien.com/2011/10/el-invitado-del-papa/

Nota de YRANIA: Esta última fotografía, en la que aparece una marioneta llamada Obama bajo el retrato del autor (y defensor) del KapitalISMO de Estado es un ejemplo de manipulación y fotomontaje… bastante evidente. Sin embargo el mensaje que proyecta es considerablemente fiel a la realidad sociocultural que vive Occidente desde la llamada “Caída del Muro de Berlin” en 1989, cuando el ya caduco “marxismo” histórico se reconvierte en el marxismo cultural y “gramsciano” hoy vigente incluso dentro de los llamados partidos políticos “conservadores” y por supuesto en la izquierda “progresista” compuesta por el “feminismo”, el “antifascismo”, la “socialdemocracia” y el “liberalismo”… “Ellos” controlan la “tesis”… y la “antitésis”… por consiguiente, como la banca de los casinos, …ellos siempre ganan… gane quien gane en las “elecciones”… Sin embargo, como se dice en el libro “La última danza de Kali”, poco a poco … “el Padre de la Mentira” [ –como le llamó Jesucristo–, quien, en definitiva el el inspirador de los poderes mundialistas] va siendo desenmascarado…

About these ads

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 266 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: