PIO MOA y VICTOR SUVOROV, historiadores revisionistas

17 de mayo de 2018 by

Dmitry A. Chechkin:

Historia Contemporánea 38: 219-237  /   ISSN: 1130-2402

PIO MOA y VICTOR SUVOROV

Dmitry A. Chechkin,  Universidad Estatal de los Urales, Ekaterimburgo, Rusia Entregado el 1-7-2009 y aceptado el 22-12-2009

Resumen: Dos debates historiográficos comenzaron en España y Rusia, vinculados a los nombres de Pío Moa y Víctor Suvórov, en diferentes momentos.

En el año 2003 salió a la luz el libro Los mitos de la Guerra Civil, obra del historiador y periodista español Pío Moa. Los trabajos anteriores del autor se centraban ya en el tema de la Guerra Civil española, pero ese último libro tuvo un efecto singularmente llamativo, de forma que logró convertirse en un récord de ventas en España durante seis meses. […].

Según Pío Moa el comienzo de la Guerra Civil vendría determinado por los acontecimientos de octubre de 1934, cuando fuerzas de izquierda realizaron una tentativa de insurrección. […].

01)      Finalmente, Moa mantiene que el advenimiento del régimen de Franco salvó a España de la revolución y el caos. Franco, en su opinión, habría evitado de forma preventiva la fragmentación de la nación española a causa de fracturas étnicas y lingüísticas, de modo que el régimen franquista pondría las bases para que se consolidara la elogiada democracia española actual»1.{ 1 Omar G. Encarnación, Spanish Politics: Democracy after Dictatorship, Polity Press, 2008, p. 144.} […].

A partir de 1985, y hasta cuando se escribe este artículo, se han publicado 23 libros de Moa, sin contar una gran cantidad de artículos en diversas revistas electrónicas y blogs en Internet. […].

Mientras tanto, en 1992 se publicó por primera vez en Rusia la obra que sería conocida como El rompehielos. Su autor, Vladímir Rezun (conocido por el seudónimo literario de Víctor Suvórov), afirmaba que su trabajo se había elaborado durante un período bastante largo de tiempo (1968-1981). Este fue el primer trabajo de Suvórov, que ha marcado su actividad posterior y sus posiciones sobre la Historia. Tratando sobre los acontecimientos previos a 1939, Suvórov hacía hincapié en subrayar que la culpa de que se desatara la Segunda Guerra Mundial recaía por completo sobre la Unión Soviética. Según su opinión, aquel estado se había preparado con anterioridad para atacar a la Alemania nacionalsocialista y sólo el golpe preventivo de la Wermacht en 22 de junio de 1942 cambió el curso de ese conflicto. Las derrotas catastróficas del Ejército Rojo en la fase inicial de la II Guerra Mundial se explicarían por una persistencia del carácter ofensivo del armamento soviético y la ausencia de una planificación defensiva. Esa falta de una adecuada planificación defensiva sería lo que llevaría a las desgracias sufridas por la Unión Soviética. Siguiendo lo que él mismo escribe: «se puede condensar el contenido de todos mis libros sobre la guerra en estas palabras: Stalin contaba con un próximo ataque de la Unión Soviética contra Alemania como el final triunfal de la conquista de Europa preparada durante veinte años por los bolcheviques»2{2 Суворов В.Б. Честное медведевское или плюшевый гарант. (Víctor Suvórov, La palabra honesta de Medvédev o el garante de felpa). http://www.suvorov.com/books/ unpublished/a004.htm}

02)

Suvórov ha desarrollado esta concepción a lo largo de los años posteriores. Ha publicado en total 17 libros, la mayoría de ellos dedicados a los acontecimientos de preguerra y Stalin. La mayor parte de ellos se editaba.

en lengua rusa. Estaban dirigidos, por tanto, en primer  lugar a los lectores de esta nacionalidad, pero algunos sólo se han publicado en versión inglesa. Las ideas de Suvórov se exponían también en numerosos artículos y en Internet, donde tiene una página personal. Desde el principio Suvórov era consciente de las consecuencias que se derivaban de las ideas vertidas en su obra. En el prefacio de la primera edición de El rompehielos escribía lo siguiente: «me he enfrentado con el único referente sagrado que tiene nuestro pueblo, me he levantado contra la única causa sacralizada que le ha quedado al pueblo ruso (la de la memoria de la II Guerra Mundial), que consiste en la llamada «gran guerra nacional». Pongo esta expresión entre comillas y en minúsculas. Perdónenme por ello…»3. Poca gente pensó que esa confesión de culpabilidad, así manifestada, respondiera a la realidad. Además, ello no ha impedido que El rompehielos y, posteriormente, muchas de sus otras obras, tengan enormes tiradas editoriales en la Rusia postsoviética. […].

03)

Los partidarios del autor español al que calificaremos de escandaloso, le defienden señalando que se ha basado en profundas investigaciones desarrolladas en distintos archivos españoles. En su reseña sobre Los mitos de la Guerra Civil, Stanley Payne  afirma que «cada una de las tesis de  Moa  está seriamente argumentada atendiendo a las pruebas disponibles y se encuentra basada en la investigación directa o, más frecuentemente, en una relectura cuidadosa de las fuentes accesibles y en la historiografía. Como es propio de la historiografía revisionista, el nuevo libro presenta sus tesis fundamentales de forma enérgica y, como sucede a menudo en el caso de la historiografía revisionista, a veces lo hace con un énfasis exagerado, para conseguir un efecto polémico»7. { 7 Stanley Payne, Spain: Pio Moa and the Civil War. http://wais.stanford.edu/Spain/ spain_piomoaandthecivilwar7803.html.}

07)

Una situación semejante se observa en el caso de Víctor Suvórov. También se le cuestiona el derecho a ser considerado como historiador. Por ejemplo, A. Isáev somete a crítica la metodología de trabajo de Suvórov, señalando: «se plantea una pregunta pertinente: ¿por qué, hablando con benevolencia, esta persona, poco concienzuda, y que tiene escasamente investigadas las cuestiones propuestas, se ha hecho popular? … Este autor trata de arrastrar al lector, de explicar con un lenguaje simplista problemas muy complejos. Vladímir Bogdanovich 8 baja hasta el nivel de razonamientos muy sencillos para dar cuenta de fenómenos difíciles…, pero los trabajos científicos no se escriben y publican con esa técnica. La metodología tradicional de investigación prevé el examen de todos los datos existentes. Los hechos que contradicen la teoría propuesta deben ser claramente explicados e interpretados»9. En similar sentido se observa otra apreciación: «Se dan por el autor de forma tergiversada y exaltada las argumentaciones históricas… Se emplean expresiones como «la no preparación», lo obligatoriamente «completo», «la culpa», «monstruoso» o «catastrófico», «la cobardía», «universal», «las academias, los científicos, los libros de texto, los expertos», lo que es obligatorio para «todo el mundo»… Tanto los libros escritos por Víctor Suvórov, como las creaciones de sus «compañeros de taller», están penetrados por una relación muy específica en relación con las fuentes, que se puede expresar mediante la siguiente fórmula: «Veo lo que es necesario»10. { 8 El nombre de Suvórov en ruso. 9 Исаев А. Антисуворов М., Яуза, Эксмо, 2007, с. 9. (Aleksey Isáev, Antisuvórov, Moscú, Yauza, Eksmo, 2007, p. 9). 10 Петров А.Е. Перевернутая история. Лженаучные модели прошлого//Новая и новейшая история, №3, 2004. (Andrey Petrov, «La historia al revés. Los modelos pseudocientíficos del pasado», Novaia i noveishaia istoria, n.º 3, 2004).}. […].

8,9,10)

Resultan muy interesantes e ilustrativas las biografías de ambos autores, en las que es posible descubrir algunos rasgos en común. Mencionaremos los momentos más significativos de sus trayectorias vitales. Vladímir B. Rezun (Víctor Suvórov) nació en 1947 en una guarnición militar cerca de la ciudad de Vladivostok, en la Unión Soviética. Desde los once años estudió en la Escuela Militar de Voronezh y luego en la Escuela Superior de Mandos del Ejército de Kiev. Convertido en militar profesional, continuó al servicio de las tropas soviéticas en diferentes lugares. En los años setenta pasó a ocuparse de la enseñanza en la Academia Militar-Diplomática, siendo en 1974 destinado a una comisión del Servicio Exterior en Ginebra (Suiza). Oficialmente trabajaba dentro de la representación soviética en la Organización de las Naciones Unidas, pero en realidad estaba empleado por el Directorio Principal de Inteligencia (GRU), esto es, el Servicio de Inteligencia militar de las Fuerzas Armadas de la Unión Soviética, donde sirvió con éxito durante cuatro años, obteniendo incluso un pequeño ascenso. El 10 de junio de 1978 abandonó con su familia el apartamento de Ginebra donde vivía y desapareció. Más tarde llegó información sobre su huida a Inglaterra. Se convirtió así en uno de los traidores soviéticos más conocidos. Parece que la biografía de Suvórov, cuyo contenido se distingue poco del curriculum vitae de cualquier militar soviético que trabajaba en el extranjero (a excepción del hecho de la traición), no presentaba «zonas oscuras». Sin embargo, existe una sombra de duda sobre su participación en los acontecimientos checoeslovacos de 1968. Además, hay disputas encarnizadas sobre las causas de su traición. Él mismo describe de esta manera la causa de este hecho: «yo aportaba información a mi superior… Este iba al enlace de la red de agentes, donde la llevaba. Mi jefe echó la culpa del fracaso sobre mí, diciendo que no le había proporcionado información… Ante mí había un dilema: o pego un tiro o voy al desastre. Por culpa de otros caería en desgracia»12. Sin embargo, hay otras versiones que indican cómo, por el contrario, Suvórov habría sido reclutado de antemano por la Inteligencia británica. En general, acerca de la biografía de Suvórov, estamos de acuerdo con Dmitry Prohorov cuando afirma que «sus relaciones con sus antiguos colegas eran extremadamente malas». Y prosigue: «Además, en una serie de publicaciones algunos autores llegan a ofensas que son propias solamente de las riñas por dinero entre los clientes de prostitutas borrachas, lo que, sin duda, no juega en favor de su honor»13. {12 Московские новости, №14, 3-9.04.2001. (Moskovskie novosti, n.º 14, 3-9.04.2001.) 13 Прохоров Д. Сколько стоит продать Родину, М., 2005, с. 398. (Dmitry Projorov, Cuánto tiene que vender la Patria, Moscú, Olma Media Group, 2005, p. 398)}

12,13)

Los defensores de Víctor Suvórov ponen el acento en que «mientras al lector llegaban sus libros, que mostraban «revelaciones» sobre la Inteligencia Militar soviética (de cuya calidad el autor, investigador profesional, se declara admirador), como es el caso de una obra como El acuario, o la descripción de cómo se veía en realidad «la ayuda fraternal internacional» a Checoslovaquia en 1968 (en Las notas del liberador), nuestra crítica percibía sus obras de manera muy benévola, no haciendo ninguna alusión especial al hecho objetivo de la traición del autor»14. La situación sólo cambiaría radicalmente después de la publicación de El rompehielos.

Pío Moa nació en 1948 en Vigo (Galicia). En el comienzo de su carrera política fue miembro Partido Comunista de España, para convertirse posteriormente en uno de los activistas de los GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre), organización radical terrorista de extrema izquierda, creada para luchar contra el régimen franquista. Esto no ha impedido que el escritor español cambiara radicalmente su trayectoria política, pasando de posiciones antifranquistas a otras profranquistas. Se puede decir, por tanto, que Moa y Suvórov tienen algunos rasgos en común. Pertenecen a una misma generación y la biografía de cada uno de ellos tendría la marca de la traición, aunque sea de forma diferente. Así, Víctor Suvórov reconoce claramente su culpa, usando además este aspecto en la lucha contra los oponentes de modo original, señalando que no solo él merece reprensiones por ello, sino también que «todo el pueblo soviético era traidor, porque todo el pueblo soviético ha cambiado al gobierno soviético»15. Por el contrario, Pío Moa está convencido de que nadie puede reprocharle nada. El cambio brusco de sus formas de pensar se explicaría por una evolución política gradual y no por una transformación súbita de paradigmas ideológicos. El propio Moa describe así su trayectoria vital: «estuve en el PCE y luego en el PCE(r)-GRAPO, de donde fui expulsado por querellas sectarias. Después seguí intentando «reconstruir el partido comunista», hasta que al cabo de varios años llegué a la conclusión de que todo aquello era falso»16. {14 Журавлев Н. По законам черной парадигмы. (Nikolay Zhuravlev, Por las leyes del paradigma negro). http://www.suvorov.com/critics/001.htm. 15 Хмельницкий Д. Указ. соч. с.139. (Dmitry Khmelnitski, ob. cit., p. 139). 16 Correspondencia personal del autor con Pío Moa.} […].

14,15,16)

[…].También habría sido muy reveladora la reacción frente a los libros de Suvórov. Es importante anotar que desde el principio se dirigió contra Suvórov de forma personal y no frente a sus numerosos trabajos. «Sobre el autor ha caído una oleada de odio no sólo desde los historiadores soviéticos, sino también por parte de las masas soviéticas (y exsoviéticas)»20. Pero ¿cómo es posible caracterizar esta oposición? Los que aceptan a Suvórov y los que lo rechazan ¿discuten de forma categórica? o, por el contrario, ¿debaten en torno a la verdad histórica, que sencillamente cada uno percibe a su manera? Los partidarios y adversarios del autor responden a estas preguntas de forma diferente. Los primeros afirman que «solamente desde el exterior las pretensiones de la teoría de Suvórov se ven como discusiones. Como norma, detrás de ellas se esconde un conflicto moral. No se lucha por la verdad histórica, sino por el derecho al orgullo histórico»21. Los segundos aprecian «esta oposición, si es posible expresarlo de esta manera, entre las fuerzas «del bien» y las fuerzas «de la razón»… Las fuerzas «de la razón» (los que se oponen a Suvórov) defienden la explicación científica de los acontecimientos de 1941, que se apoya en los documentos conocidos de la guerra. Las fuerzas «del bien»… defienden una teoría políticamente beneficiosa sobre la culpa de los comunistas en que se produjera la guerra y la derrota del Ejército en los combates del v}erano de 1941»22. […]. {20 Хмельницкий Д. Указ. соч. с. 300 (Dmitry Khmelnitski, ob cit., p. 300). 21 Ibídem, p. 300. 22 Сorrespondencia personal del autor con A. Isáev.}

20,21,22)

En apoyo de Moa han salido Stanley Payne, Ricardo de la Cierva, César Vidal y algunos otros autores. Sus críticos más activos han sido Alberto Reig Tapia, Justo Serna, Helen Graham y Paul Preston. En esta lista ya se ve que las disputas alrededor de los libros de Moa han pasado por encima de las fronteras españolas. Pero, como observa Angel Viñas, «hay personas aún peores que Moa. Me parece, que la palma, sin ningún tipo de dudas, se la lleva don José María Zavala, que ha escrito una trilogía en que no ha dejado piedra sobre piedra sobre la historia de la Guerra Civil»23. Sería posible encuadrar en la misma categoría a otros historiadores, como José María Marco y otros autores menos conocidos.

La discusión rusa se caracteriza por una fuerte polarización entre los partidarios y los adversarios de Suvórov. La mayoría de los trabajos de ambos bandos apenas mantienen posiciones neutrales. Ha surgido tal situación, cuando «las discusiones sobre los planes de preguerra de Stalin, se encuentran automáticamente alrededor de la concepción de Víctor Suvórov. Esto engendra a menudo la ilusión de que Suvórov es el único defensor de su idea, a pesar de que Suvórov no estaba desde el principio estigmatizada. La argumentación de sus adversarios principales (los generales Mahmud Gareev y Yury Gorkov, el coronel A. Mertsalov y L. Mertsalova, Gabriel Gorodetsky, etc.) se ve desmentida no sólo por Víctor Suvórov, sino por los trabajos de Mijaíl Meltjuhov, Vladímir Nevezhin, Tatiana Bushueva, Vladímir Danilov, Vladímir Doroshenko, Irina Pavlova y muchos otros»24.

De la lista enumerada de historiadores, distinguiremos especialmente a M. Meltjuhov. Su importancia consiste en el hecho de que, en él, «no es posible sospechar simpatías personales a favor de Víctor Suvórov, ni que comparta las opiniones políticas de Suvórov. Meltjuhov ve como un paso completamente razonable la preparación del ataque contra Europa, lo que Suvórov considera como un crimen»25. En segundo lugar, el historiador profesional Meltjuhov pertenece precisamente a una rara categoría de investigadores que aunque critican furiosamente la metodología de Suvórov, apoyan algunas de sus concepciones y conclusiones. Se puede mencionar entre ellos a Vladímir Nevezhin y otros pocos autores más. Sin embargo, la mayor parte de los participantes en la discusión se agrupan en dos tipos de publicaciones de carácter histórico-militar, atendiendo a su relación con los problemas discutidos: «La verdad de Víctor Suvórov» y «La mentira de Víctor Suvórov». Han aparecido en total tres «Verdades» y dos «Mentiras». {23 Виньяс А. Указ. соч. с.46. (Ángel Viñas, ob. cit., p. 46). 24 Хмельницкий Д. Указ. соч. сс.240-241.(Dmitry Khmelnitski, ob cit., pp. 240-241). 25 Ibídem, p. 242.}

23,24,25)

Con algunos años de diferencia entre sí se publicaron en España y Rusia dos trabajos fundamentales. El primer libro ha salido bajo el título Anti Moa. La subversión neofranquista de la Historia de España. El autor, A. Reig Tapia, «se ha acercado al fenómeno de Moa desde la politología, al fenómeno político… y a un fenómeno, que representa algo en la sociedad. Ha realizado lo que no ha hecho hasta ahora ningún historiador… analiza a Moa en su calidad de fenómeno que refleja la parte de la opinión pública española que no se ha reconciliado con las investigaciones científicas de la Guerra Civil»26. El autor del segundo libro, Antisuvórov. La gran mentira del pequeño hombrecillo, A. Isáev, «analiza los hechos y las citas aportados por V. Suvórov, su veracidad y su interpretación». También «expone la opinión de la moderna ciencia histórica sobre las causas de los fracasos de la URSS en el período inicial de la guerra y da cuenta de la aplicación de los distintos tipos de pertrechos»27. […]. {26 Виньяс А. Указ. соч. с.45. (Ángel Viñas, ob. cit., p. 45). 27 Исаев А Указ. соч. с.3. (Aleksey Isáev, ob cit., p. 3).}

26,27)

Se podría plantear otra cuestión importante. ¿Se puede suponer que las ideas expresadas por Moa y Suvórov son radicalmente incorrectas de modo que hasta ellos mismos tienen la intención de alterar voluntariamente la realidad histórica? En tal sentido, ¿Sería posible ver en la actividad de ambos autores aspectos positivos, vinculados a que ellos iniciaron un debate en el que más tarde han tomado parte los historiadores profesionales? Dirigimos esta pregunta nada fácil a los autores de los libros Anti Moa y Antisuvórov. He aquí las respuestas que elaboraron, tomadas de la correspondencia personal con el autor de este artículo. A. Reig Tapia escribe: «Nada, nada de la obra de Pío Moa, me parece aprovechable y su influencia en la subcultura de masas absolutamente negativa por cuanto se limita a decir lo ya dicho y sabido pero con más fundamento que él por muchos historiadores que desconoce o ni siquiera cita, o son simples manipulaciones y tergiversaciones de problemas complejos que utiliza de forma absolutamente maniquea». Por su parte, A. Isaev responde: «No estoy conforme con ello en absoluto. 1941 representaba un traumatismo histórico, patrimonio del ejército soviético, de manera que en todos los tiempos había sido prestada atención especial a su estudio. En la época de Kruschev, por ejemplo, habría habido un autor escandaloso como Nekrich. Así que, aún sin V. Suvórov, habría habido en 1990 publicaciones de documentos sobre 1941. La publicación de esos documentos había comenzado antes de la edición de El rompehielos»28 {28 Correspondencia personal del autor con A. Isáev.}

28)

El hecho de que a comienzos de los años 90 se hicieran populares los libros de Víctor Suvórov resulta inseparable de lo ocurrido en Rusia durante esa etapa histórica. Con la descomposición de la Unión Soviética, «algunas antiguas repúblicas de la URSS no celebraron el aniversario de la Victoria e intentaban a menudo dar versiones muy cuestionables de la historia»31. Pero dentro de Rusia las fuerzas políticas más influyentes tienen un posicionamiento común acerca del comienzo y las causas de la Gran Guerra Patria. La opinión pública rusa está mucho menos dividida por estos problemas que en España, estando apoyadas las ideas de Suvórov apenas por una parte bastante pequeña de la población.

El 15 de mayo de 2009 entró en vigor el decreto del presidente de la Federación Rusa «Sobre la Comisión al Presidente de la Federación Rusa ante la resistencia a las tentativas de la falsificación de la Historia en detrimento de los intereses de Rusia». El objetivo del decreto está determinado por razones como: «la generalización y el análisis de la información sobre la falsificación de los hechos y acontecimientos históricos dirigida al menoscabo del prestigio internacional de la Federación Rusa, y la preparación de informes correspondientes al Presidente de la Federación Rusa; elaboración de la estrategia de resistencia a las tentativas de falsificación de los hechos y acontecimientos históricos, emprendida con objeto de causar daño a los intereses de Rusia»32. Víctor Suvórov ha comentado así la creación de esa comisión: «A veces me dicen: «Eres un falsificador de la Historia». Yo respondo: «Ciudadanos, compañeros, señores… o como quieran denominarse. ¿Que quiere decir «falsificar»? ¿Dónde se encuentra esa llamada «Historia»? Nosotros escribiremos la Historia. En ese caso si cambiara algo allí, entonces, por favor, acúsenme… La comisión sobre la desfiguración de la Historia existe, pero la Historia como tal no existe. Por eso, ciudadanos, no me llamen falsificador. Después de que sea escrita esa Historia, si dijera allí algo que no fuera cierto, pueden calificarme con cualquiera de esos términos, pero no ahora»33. […]. {31 Коммерсантъ, №88 (4143), 20.05.2009. (Kommessant, № 88 (4143), 20.05.2009). 32 Российская газета, 20.05.09 (Rossiiskaia gazeta, 20.05.09). 33 Суворов В. Б. Интервью «Радио Свобода». Наша история-это взорванный по пьянке атомный реактор. (Víctor Suvórov, entrevista Radio Liberty, Nuestra historia es un reactor nuclear explosionado por una borrachera). http://www.suvorov.com/articles/ i002.htm.}

31,32,33)

Un aspecto significativo del retrato de los dos autores sería el de cómo se refiere cada uno de ellos a las ideas del otro. Moa ha caracterizado así su relación con el autor ruso: «Apenas conocía algo de Suvórov. Leí algo sobre él cuando escribí “Años de hierro”, un libro sobre España y la II Guerra Mundial, y, sin citar su nombre, pues me refería superficialmente al asunto, escribí acerca de la superioridad soviética en tanques, tropas y diverso material de guerra en 1941 34…Con estos datos, varios estudiosos rusos han afirmado que el ataque de Hitler, en realidad, sólo se habría anticipado al de Stalin, pues éste preparaba a su vez una ofensiva total contra Alemania. Desde luego, ninguno de los dos socios del pacto germano-soviético tenía intención de cumplirlo largo tiempo, pero no es probable que Stalin pensase en atacar por entonces a Alemania. La excelencia demostrada por el ejército alemán convertía aquello en una tarea muy ardua y, por otra parte, aunque el líder soviético conocía las ambiciones de Hitler sobre Rusia, no había razón aparente para temerlas en aquella coyuntura… Seguramente Stalin había deseado y esperado que Alemania, Francia e Inglaterra se hubieran desangrado mucho más en la lucha, y el inverosímil éxito alemán en el Oeste no dejaría de inquietarle. Pero sabía que Hitler recibía a través de la URSS mercancías indispensables para su esfuerzo bélico y necesidades civiles, neutralizando el bloqueo británico del Atlántico. Parecía poco creíble que Alemania quisiera perder esas ventajas antes de terminar con Inglaterra. Por ello Stalin juzgaba los informes sobre la próxima agresión hitleriana como provocaciones de Londres»35. […] {34 Correspondencia personal del autor con Pío Moa. 35 Pío Moa, Años de hierro: España en la posguerra, 1939-1945, La Esfera de los Libros, 2007, p. 323.}

34,35)

[…] Pero habría que señalar, por ejemplo, que recientemente se ha publicado en Rusia un libro titulado El rompehielos-2, siendo su autor V. Surovov (lean, por favor, con más atención el apellido). En esta obra, y partiendo de las cuestiones formales hasta acabar en el contenido, se presentaba una parodia del trabajo de Suvórov. Véase aquí el fragmento de una anotación: «Ante una lectura «no fantástica» del libro El rompehielos, de V. Suvórov (V. Rezun), surge una multitud de pequeñas preguntas que poco a poco se agrupan en dos grandes cuestiones. ¿Primera:  quién   ha comenzado, a pesar de todo, la Segunda Guerra Mundial? ¿Segunda: por qué   el  autor  de  El rompehielos, hablando de una forma benevolente, desinforma al lector? Se puede encontrar la respuesta a la primera pregunta en el libro propuesto a su atención. La respuesta a la segunda cuestión se halla a lo largo de todo el libro El rompehielos-2»36.

En España Enrique Moradiellos ha escrito un trabajo muy ambivalente, de gran calidad. Este libro paródico de la obra de Moa se tituló 1936. Los mitos de la Guerra Civil. El propio Moa lo ha comentado de esta forma: «me alegra mucho que un colega venda libros utilizando mi nombre. No me molesta que me llame mentiroso, ya que ello parece que indica disposición a polemizar. Lo que me molesta es que luego no intente rebatir ninguna de mis supuestas mentiras. Eso se llama publicidad engañosa»37 {36 Суровов В. Ледокол-2, Современная школа, М., 2008. (Víctor Surovov, El rompehielos-2, Moscú, Sovremennaia shkola, 2008). 37 José Luis Hernández Huerta y María Martín González, «Charla con Pío Moa», Foro de Educación, 2004, n.º 4, Salamanca, p. 98 (http://www.forodeeducacion. com/numero 4/011.pdf).}

36,37)

…[…]Se puede encontrar a los auto-proclamados historiadores-revisionistas (o representantes de la pop-history como les llaman sus adversarios más eminentes) en muchos otros países. Por ejemplo, en Inglaterra, se podría citar el caso de David Irving, conocido negador del Holocausto, entre muchos otros. Con todo lo expuesto, y tras analizar la actividad de Moa y Suvórov, se puede conocer mejor a cada uno de ambos autores, de modo que sus obras hablan mucho respecto de cierta proximidad histórica entre España y Rusia a lo largo del Siglo XX.

FUENTE:

http://www.ehu.eus/ojs/index.php/HC/article/viewFile/2738/2326

 

Historia Contemporánea 38: 219-237

http://www.ehu.eus/ojs/index.php/HC/article/viewFile/2738/2326

Anuncios

variedades

26 de abril de 2018 by

pablemos

26 de abril de 2018 by

https://www.historiacienciaetc.com/2018/04/los-soldados-aliados-violaron-mas-de-un.html

Pío Moa: La muerte.

13 de abril de 2018 by

 

 

 Pío MOA:     La Muerte.
===

La muerte se ve de muy distinta manera según las edades. En  la adolescencia y la juventud, lo único que preocupa es la vida, se hacen planes, se especula incluso sobre decenas de años, la parca se ve lejana, aun sabiendo que puede llegar en cualquier momento. Incluso se da cierto impulso a desafiarla, a ponerse en peligro como una actitud vital, sea por una causa que se crea justa o por simple deporte (esto se da entre varones, tampoco muchos y muy raramente entre las mujeres, cuya actitud es más respetuosa con la vida y más inclinada a preservarla). En caso de guerra, puede verse como un sacrificio en que el horror de la muerte aparece aureolado de gloria. Vista desde la juventud, la muerte por consunción o por enfermedad parece aumenta su incomprensibilidad para nuestra mente, revistiendo tintes más lúgubres.

Conforme uno se acerca a una edad en la que vivirá menos tiempo del ya vivido, y sobre todo cuando pasa “a primera línea” y, como decía alguien “las bombas caen cada vez más cerca”, llevándose a padres o amigos, la percepción de la muerte se hace más intensa sin dejar de ser desconcertante. La vida puede entenderse como un acoso permanente a nuestras facultades, como un esfuerzo continuo, a veces muy arduo y mejor o peor recompensado; y finalmente anulado, igualando al bueno y al malo, al listo y al tonto, al rico y al pobre, y planteando a la psique el sentido de tanto trabajo.

Hace poco estuve con mi mujer en una residencia, en la sala para ancianos ya muy próximos a fallecer, a visitar a una tía mía que, efectivamente falleció a los pocos días. Las enfermeras eran muy amables con los pacientes, que parecían en estado semiconsciente, en sillas de ruedas, desfigurados por la decrepitud. Y sonaban suavemente canciones de otros tiempos. Mientras permanecimos allí, “Por el camino verde”. A todas aquellas personas les haría sentir, si aún tenían capacidad o sensibilidad para ello, las épocas en que eran jóvenes, sanas y fuertes y llenas de afectos y tal vez de proyectos. El contraste era muy fuerte para mí, por la impresión general del ambiente y porque la canción era la preferida de la madre de una novia mía de muchos años antes, con lo que el recuerdo de cosas desaparecidas sin remedio se intensificaba.

Ayer estuve en el entierro de un amigo. Hablando con la viuda, o quizá con un hijo, le dije: “Estas cosas impresionan porque no se puede decir nada razonable sobre ellas”. Hay un consuelo parcial en el cariño, pero nuestra razón no tiene armas para elaborar un discurso inteligible al respecto. No obstante, intentamos comprender. Vemos el cadáver, su cara “dormida”, lo más significativo de la persona. Aunque sabemos que se descompondrá, el cuerpo permanece de momento igual pero “sin vida”, decimos. La vida era el “yo” que antes lo habitaba el cuerpo, y sentimos que este ha asesinado a aquel yo, y en cierto modo es así. El cuerpo se ha formado y ha salido al mundo sin permiso del yo, el cual a su vez ha ido tomando su forma en muchos años, con rasgos que llamamos psicológicos, bastante independientes del cuerpo (personas con cuerpos muy semejantes pueden tener yoes muy diferentes). A su vez, el cuerpo ha funcionado durante toda su vida con casi total independencia del yo (aunque este pueda haberle perjudicado con malos hábitos), ha evolucionado, envejecido y finalmente se ha paralizado por su cuenta, sea por propio desgaste o por agresión exterior, humana o microbiana. Y todo no solo al margen sino contra la voluntad del yo. Parece lógico distinguir, entonces, entre el yo (el alma) y el cuerpo, y así se ha hecho siempre. En las lápidas suele escribirse el nombre y un “nunca te olvidaremos” o algo similar: el yo del difunto sobreviviría al margen de su cuerpo en la memoria, cada vez más desvaída e incompleta, de otros, que a su vez tendrán el mismo fin. Naturalmente es pura ilusión.

El yo tiene una necesidad de supervivencia, más o menos aguda, según los individuos. En la religión grecolatina se trata de la consecuencia lógica e inevitable de diferenciar el alma del cuerpo, pero esa supervivencia se ve como algo muy poco deseable, baste recordar la frase de Aquiles en el Hades prefiriendo ser un esclavo en la tierra que el rey de las almas sin cuerpo; o el poema de Adriano Animula vagula…. El alma, distinta del cuerpo, le sobrevive porque tiene que ser así, pero de una manera enormemente sombría. En el judaísmo no está claro que el destino de la persona difiera mucho del de un perro. Otras religiones hablan de reencarnaciones sin fin hasta la disolución completa. El cristianismo considera la vida terrenal esencialmente injusta, requerida de una justicia ultraterrena que reequilibre la balanza con la condena o la salvación. La supervivencia del alma se presenta más bien como la ocasión de restablecer la justicia necesaria, máxime para aquellos cuya estancia en la vida ha sido más desafortunada. El ateísmo piensa que el alma no existe al margen del cuerpo ni hay necesidad de una compensación en otra vida: el hombre y el perro tienen, en definitiva, el mismo destino y que todos los triunfos y satisfacciones concebibles son las de este mundo. Así, Stalin, por ejemplo, habría llevado una vida plena.

Mao Tse-tung escribió “La muerte llega a todos, pero puede tener menos peso que una pluma o más peso que el monte Taishan. Es una forma de decir que la vida puede tener un sentido o ser un sinsentido, pero ¿cómo decidirlo?

 

https://www.youtube.com/watch?v=TD9_TM8aars
 FUENTE:
https://gaceta.es/opinion/la-muerte-gibraltar-20180412-1523/

100 días de soledad

20 de marzo de 2018 by

https://www.filmaffinity.com/es/film671559.html

Sinopsis
José Díaz se recluye en su cabaña en el Parque Natural de Redes (Asturias) durante un largo periodo de cien días, siendo autosuficiente y desconectándose absolutamente del mundo real y sus avances. No tiene electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj… Sólo el hombre con la naturaleza. (FILMAFFINITY)

Críticas

“Una película de enorme belleza, donde José Díaz muestra eficacia a la hora de filmar y honestidad en el momento de transmitir sus sensaciones (…) Y con un notable equilibrio entre los textos a cámara y en off”

Javier Ocaña: Diario El País

“No es tanto una película sobre la naturaleza en un parque asturiano como sobre la pérdida (…) el director acierta a componer un tan ingenuo como delicado poema sobre todo aquello que nos falta (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)

Luis Martínez: Diario El Mundo

“Una vez testada la capacidad del primerizo director y confeso explorador para capturar la vida salvaje, el documental pasa en realidad a definirse como un relato excepcional sobre la soledad y la reflexión. (…) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)

Santiago Alverú: Cinemanía

“Propuesta insólita la de José Diaz (…) recuerda a ratos la deliciosa ‘Dersu Uzala’ (Akira Kurosawa, 1975), y que adquiere en sus momentos nocturnos, a la luz de la linterna y con el silbar del viento, tintes de terror. (…) Puntuación: ★★★ (sobre 5)

Los musulmanes de Oviedo piden terreno para una nueva mezquita

14 de marzo de 2018 by

Noticias de Oviedo

La comunidad islámica traslada al Principado y el Ayuntamiento su deseo de disponer de “un espacio más amplio” y de cementerios adaptados

L. Blanco 14.03.2018 | 11:22

La mezquita de la calle Aurora de Albornoz, durante un encuentro entre musulmanes y cristianos el año pasado.
IRMA COLLÍN
Fotos de la noticia
La casa de los musulmanes ovetenses se queda pequeña. La comunidad islámica de Asturias aspira a conseguir un nuevo espacio en el que construir una nueva instalación “más amplia”. Las actuales dependencias de La Florida, equipadas en dos fases llevadas a cabo en los años 1999 y 2003, carecen de suficiente capacidad para dar servicio a los alrededor de 2.500 personas que profesan el Islam en Oviedo.

El colectivo presidido por el médico sirio Yahia Zanabili está redoblando sus esfuerzos para hacer ver a las administraciones las necesidades de los musulmanes de la ciudad y otras localidades vecinas. En el último mes, la comunidad islámica mantuvo reuniones con el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, y el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez. Zanabili salió satisfecho de ambas citas, pero negó interés en imponer nada. “No exigimos nada, pero si pueden ayudarnos estaremos muy agradecidos”, puntualiza el dirigente.

La comunidad centró sus peticiones en tres puntos. En primer lugar, desea disponer de una nueva mezquita más grande en la que poder acoger su intensa actividad. “Los viernes no hay sitio para rezar”, explica el presidente, recordando que el local de la calle Aurora de Albornoz de La Florida también acoge otras actividades. “Lo utilizamos para impartir clases de español y de árabe, así como clases de religión los fines de semana”, explica.

Las alternativas que barajan para conseguir una nueva casa son muy variadas. “Estamos abiertos a recibir un local, un edificio para reformar o una parcela en la que construir por nuestros medios la nueva sede”, indica en relación a unas peticiones que, según el presidente, el Ayuntamiento prometió estudiar cuando se acometa la revisión del Plan General de Ordenación.

Otra demanda histórica es la de disponer de un cementerio adecuado para musulmanes en Oviedo. El camposanto municipal carece de baños para lavar los cuerpos como es tradición entre la población islámica, así como de nichos orientados hacia La Meca como manda esta religión. “Sabemos de muchos casos en los que los fallecidos son llevados al país de origen, con el gasto que conlleva, para cumplir con el Islam”,

La satisfacción del tercero de los ruegos más relevantes para la comunidad corresponde a la administración regional. El objetivo de la colonia islámica en la región es hacer realidad, cuando sea viable, la posibilidad de elegir el Islam como asignatura alternativa, como ocurre con otras creencias. “Nos gustaría que los alumnos de todos los centros educativos de Asturias dispongan de la posibilidad de marcar una casilla para recibir la asignatura de religión católica, judía, islámica o evangélica”, indica Yahia Zanabili, recordando que esta posibilidad ya existe en otras comunidades de España. “En Andalucía, Cataluña y el País Vasco es una realidad”, reivindica el hombre, que llegó hace casi medio siglo al Principado.

FUENTE:
http://www.lne.es/oviedo/2018/03/14/musulmanes-desbordan-mezquita-florida-piden/2253088.html

José Ramón Esquinas Algaba – Materia y Revolución: exposición y crítica de la ontología soviética

28 de febrero de 2018 by

 

 

España como idea / por Atilana Guerrero

8 de febrero de 2018 by

https://www.youtube.com/watch?v=4GxGPZjMGaQ

 

https://youtu.be/4GxGPZjMGaQ

 

 

 

España como idea

 

Por  ATILANA GUERRERO


COMENTARIOS:

Madi AlegreHace 1 mes

Para una crítica de la intervención de Atilana GUERRERO SÁNCHEZ en el homenaje de la UNED a Gustavo Bueno. “España como Idea”: ese es el título de su intervención. Y dice siguiendo a Bueno que esa Idea no es personal ni subjetiva, sino que es objetiva. Pues eso lo tendrá que demostrar mucho mejor de lo que lo hace en este vídeo. Parece que su demostración sólo utiliza el método de la autoridad del maestro; pero, resulta que Gustavo Bueno cuando trató en un curso dedicado a la filosofía de Ortega y Gasset en 2001 la Idea de España sí que la subjetivizó y habló largo y tendido de “La Idea de España de Ortega”, si fuese tan objetiva no tendría que haber particularizado en aquel momento y en otros. Pero es que el tratamiento de esa Idea de España no es transtemporal ni ahistórica. No todos los españoles (de dónde, desde cuándo,…) tienen una Idea de España similar, así que dónde nace esa idea. Dónde la podemos rastrear: en qué materiales históricos, en qué documentos históricos, en qué vestigios, en qué lugares,… Cómo se llega a pulir una Idea como la de España. Y cómo llega (o puede llegar a ser) objetiva o transubjetiva. Y es que España sí que es un mito. Pese a que Gustavo BUENO escribiera un libro donde negaba esa posibilidad. Y puede que decir que España es un mito no tenga que verse sólo de manera despectiva o negativa. Tan mito es que la única forma que tiene Gustavo Bueno de tratar su historia es argumentando acerca de la Leyenda Negra antiespañola en multitud de debates contra sus inmisericordes enemigos: krausistas, socialdemócratas, etcétera. España es una palabra de muy reciente historia. Hasta el punto que no hay dos historiadores que se pongan de acuerdo en saber de dónde procede el término. O hasta los propios monarcas francófilos que han gobernado este Reino han hablado de las Españas (así en un plural ingobernable de un pasado invertebrado, por jugar con los palabros del joven Ortega). Y pese a los denodados y desafortunados esfuerzos de Gustavo BUENO desde su publicación de su especial obra “España frente a Europa” la Idea de España no ha desplegado sus alas para poder obtener mayores cuotas de defensa. Una ridícula Asociación para la presunta defensa de la Nación española plagada de francófilos de extrema derecha ha sido el único logro por ahora. Y es que la mayoría de los españoles parecen estar interesados más por otras historias como que su territorio sea usado por los narcoterroristas de la OTAN (por sus siglas verdaderas la conoceréis: Organización del Terrorismo desde América del Norte: hasta la Operación Ogro de la ínclita Empresa de Terror Atberzale, ETA, contó con su logística), por las empresas chinas que practican la obsolescencia programada de un capitalismo de consumo hediondo de usar y tirar, por unas fortunas árabes que compran entre otras muchas cosas equipos de fútbol que le ayuden a manipular aún más las mediocres cabecitas de los futboleros que abundan por doquier en el suelo y mísero suelo hispánico,… Y frente a todo eso nuestro maestro don Gustavo nos invita a perdernos por la historia del Imperio español por la gracia teológica y divina de nuestros miserables y analfabetos antepasados… ¡qué donaire! ¡qué grandeza! ¡qué honra! para nuestros estudiosos de la filodoxía moderna y coetánea. La idea de España de don Gustavo en sus últimas décadas estaba más preocupada por hacer apologías de programas como “Gran Hermano” (ese parece que fue el origen de su libro “Telebasura y democracia”; pero,… un poco más y eleva a los altares de la Alta Filodoxía Especulativa a tan insignes participantes) o de criticar al zapaterismo con contundencia y vehemencia por ser un mísero Pensamiento Alicia o de hacer declaraciones tan fatuas como que votaba a Rajoy porque tenía experiencia… sin decir de qué le valía o le había valido esa experiencia en el caso del hundimiento del Prestige o de los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004. Y como si las políticas de ZP no fueran muy similares a las del PP en todos los temas multinazionales… En fin: que algunos preferiremos hablar de la efímera realidad de España (o España como realidad efímera) y de sus problemas reales, constantes, vitales y sonantes antes que participar en una presunta filosofía “materialista” que inventa términos que sólo se pueden entender gracias a un pésimo programa de estudios de la Facultad de Filosofía de Oviedo en los años setenta de la pasada centuria. Pues el diccionario de Pelayo García Sierra cataloga sus entradas en base a los extintos departamentos estancos de aquel plan de estudios. La Escuela de Filodoxía de Oviedo no es más que paja infumable. Que no ayuda a la gente ni a comprender ni a actuar en la defensa de una nación como la española, sólo a ejercitar el espíritu de secta de los acólitos del maestro riojano. Miles de euros y de esfuerzos dedicados a pulir cera que no arde.

“EL BABLE ES UN DIALECTO”, por Antonio Parra Galindo

30 de enero de 2018 by

“YRANIA” se honra publicando este artículo publicado en su blog por el periodista y escritor Antonio Parra Galindo:

EL BABLE ES UN DIALECTO

 

EL BABLE LA “LLINGUA” Y LA MADRE QUE LES PARIÓ A TANTO BABAYU

 

 

Pues nada que la llingua ya es lengua. Liémonos a voces en bable babayu. Cada gallo canta en su muladar y el muladar asturiano anda un poco revuelto, atronando    quiriquies traérmelos aquí de concejales corruptos y políticos y políticas mal hablados con cara de palo.  Esas fulanas del “parlamentu”, ese sanedrín con ínfulas de ordeno y mando, en cuyas poltronas calientan el culo nuestros vaivodas y caciques regionales no deben de haber echado un polvo en su vida y por eso nos joden a cual más.

Ya no ponen las gallinas y eso que por San Antón la gallina pon. Las mías no cacarean en mi corral, matólas el raposu. Y falemos despacín no nos oya el mío vecín.  Que no está el horno para bollos ni el alcacer para zampoñas. Bajan los jabalíes de la braña y hozan el patatar con sus poderososfocicus. Araronme el prau dejando en la hierba la marca de sus feroces pezuñas.

Han aquí la querencia de un revolcadero. Estamos perdidos. Los del Ayuntamiento vinieron y acabaron con el bosque de robles y laureles centenarios que daban sombra (en verano era un paraíso) a lasebe (oigan, bablistas, aprendan latín que sebe viene de saepes= cercado; en Santander lo llaman zarzo) y la otra tarde derramé lágrimas sobre el enorme tuero del viejo carbayo con más de cuatrocientas primaveras en su diámetro troncal.

En El Escorial  semanas atrás multaron a un paisano cien mil euros por talar una encina oneraria que le estorbaba su cerca, pero esto es Asturias esto es España y lo demás tierra conquistada. Así nos va ¡Válganos la Santina!

Se respira odio por estos pueblos tan bonitos Asturias que guapa yeras pero ha venido el separador quiero decir el diablo y los ojos miran con furia de revancha a la sombra de los burgos podridos y los viejos campanarios. es el guerracivilsmo que no cesa los coletazos de la memoria histórica.

Las aldeas están vacías a la espera de veraneantes. El hastial de la casona blasonada de los abuelo ostenta grietas ruinosas aunque el sol se refleja al ocaso todavía en los ventanos de la galería, el hórreo ancilar una maravilla de la carpintería de ribera lo descangayó un vendaval. Un vecín Dios le dé mal galardón las palmeras reales que trajeron mis antepasados de Cuba ordenó derribarlas. Decía que desde sus ramas se descolgaban los “ratus” y aterrizaban por sobre su bardal. Asturias está triste sin cigüeñas; nunca pasan la altura de Arbás, y los mozos se van, no hay trabajo. Es la generación del Alsa de Villalpando. Las chicas de la RTA estúpidos reportajesbabayos  nos dan la murga cada  tarde empuñando un micrófono que a mí me recuerda ¡carajo! a las galas de Príapo y tengo al verlas malos pensamientos “a esas necias las hacía yo madres si me vagara” a ver si subía un poco la natalidad.

La vaca Marela tampoco pare. El bable, paisanos, digotelo yo que soy filólogo, no es lengua sino dialecto una versión cantarina del idioma que hablaban las mesnadas del Cid antes de subir la cuesta de Pajares a las tierras de pan llevar.

Allende tal, no es una lengua unificada porque se hablaba de forma diferente en cada valle y mira que en este Principado hay valles.

Todo anda un poco en regresión por culpa de los políticos a los que una mano negra está soltando pasta bajo cuerda. Dicen que es culpa de los americanos que nos quitaron Cuba y ahora pretenden arrebatarnos el principau.

Quieren, por de contado, con sus sandeces quitarle la razón a Nebrija. Aquel divino sevillano que se emborrachaba por los chigres de Alcalá: ” La lengua es la compañera del imperio”.

El objetivo apunta no solo a la destrucción de la convivialidad tan privativa del carácter astur, tambien al aniquilamiento de la lengua de Cervantes. Cataluña, pues, marca la hoja de ruta de los peligros que nos acechan. Acabar con el castellano es acabar con la más vieja nación de Europa. El odio por acá se administra en cápsulas de ignorancia y resentimiento. ¿Abocados a una nueva guerra civil? Todo es el odio de la teología del holocausto que pretende ese ricachón askenazi al que llaman Soros. Consigna: arrumbar las cruces, derribar las torres de las iglesias, echad los cristos a la hoguera dicen en su furia iconoclasta; lo mismo que asesinasteis al bosque del viejo camino jacobeo que pasaba detrás de la casería antes de que construyeran la vieja carretera. Furia infernal. Con todo y eso yo creo que Asturias un día resucitará. De alguna manera hay que ser optimista y entonar la monserga del “no pasarán”.

FUENTE:

https://antonioparragalindo.blogspot.com.es/2018/01/un-atropello-filologico-convertir-un.html

COMENTARIO ELEISON, por el obispo Richard Williamson

23 de enero de 2018 by

lunes, 22 de enero de 2018

COMENTARIO ELEISON

Número DLIX (549) –  20 de Enero de 2018

 

Sobrevivir en Prisión

¿El infierno venidero de los Globalistas teme usted?
Su castillo interior, lleno de Dios, hay que construirlo.

Alexander Solzhenitsyn (1918–2008) es uno de los pocos escritores verdaderamente destacados del siglo 20 porque él no es ateo, sino que volvió a Dios gracias a sus sufrimientos bajo la tiranía totalitaria de la Rusia Comunista, que duró desde 1917 hasta 1989. Su obra más importante es el Archipiélago Gulag en tres volúmenes, para lo cual se basó ampliamente en su propia experiencia, cuando vivió desde 1945 a 1953 dentro del archipiélago Comunista de campos de prisioneros que se extendían por toda Rusia. Él sobrevivió a la experiencia, y sus escritos incluyen sugerencias o consejos serios sobre cómo sobrevivir en tales prisiones totalitarias modernas. Se escucha que los Globalistas ya tienen construidas prisiones en todo Estados Unidos en las cuales encerrar a los enemigos del Estado Globalista, que ciertamente incluirá cristianos convencidos. La siguiente receta de siete puntos para sobrevivir fue tomada del Archipiélago Gulag y presentada el año pasado en Francia:

En el interrogatorio preliminar, no trate de engañar a los interrogadores cuando por una semana se le ha dado lo mínimo esencial de comida y de sueño para sobrevivir. Más bien hágase el tonto de principio a fin, p/ej. “No lo sé”, “no puedo recordar”. En cualquier caso, no se engañe, son los interrogadores quienes redactan el interrogatorio – el Partido es su conciencia, y ellos no quieren perder sus trabajos.

* Una vez dentro de la prisión, lleve cualquier clase de vida de la mente, suficientemente intensa para que ninguna clase de sufrimiento pueda golpear su mente fuera de su equilibrio.

* Entre a su cabeza tan rápido como sea posible que su vida pasada ha terminado y se ha acabado, incluso la vida misma. Una vez que usted no tenga nada más que perder y esté convencido de ello, y se ha hecho a la idea que cueste lo que cueste, usted se va a apegar a la línea que ha determinado, entonces usted ya no tiene miedo, automáticamente encuentra las respuestas correctas y cómo contestar, ellos ya no pueden imponerse a usted, y si usted tiene que morir, lo hace con dignidad y conciencia limpia. Ésta es la fuerza moral que ellos temen y que ellos hacen todo lo que pueden para romperlo, por ejémplo dando falsas esperanzas de que recibirá un perdón.

* No posea nada, desapéguese de todo, y usted tendrá la calma y la libertad mental para juzgar serenamente la gente y las circunstancias. Confíe sólo en su memoria para recordar todo lo que sabe sobre el hombre y la naturaleza humana.

* Abandone cualquier deseo de organizar su propia vida, a fin de preservar su tranquilidad.

* No le crea a nadie, desconfíe de todos: dentro del gulag nadie hace algo a cambio de nada.

* Finalmente, manténgase cerca de sus compañeros prisioneros buenos  contra los malhechores e informantes, tomando la justicia en sus propias manos, si es necesario. Pues en verdad, uno de los descubrimientos más notables en su viaje a través de esta escena del Infierno es que sus peores enemigos no son los guardias de la prisión, sino… sus compañeros prisioneros. La ley de esta jungla es, hoy es usted quien estira la pata, mañana es mi turno. Todo lo que puede hacer es atacar primero, incluso si lo acuchillan a cambio… en resumen, hágase respetar si no quiere ser explotado.

En cuanto al uso de la fuerza física por defensa propia, la Iglesia enseña que debe ser proporcional al ataque amenazado. Pero el punto principal de Solzhenitsyn es la renuncia a toda esperanza terrena, el desprendimiento de todas las posesiones, la calma de la mente, la conciencia en paz, en resumen, esa fuerza moral interior que transfiere el propio miedo al adversario. En este respecto los católicos son universalmente conocidos por ser ganadores, porque tienen una vida de oración por la cual viven cerca de Dios. “Esta es la victoria que derrota al mundo, nuestra fe” (I Juan V, 4).

Kyrie eleison.

 

FUENTE:

 

http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.es/2018/01/comentario-eleison-numero-cdlix-459-20.html


A %d blogueros les gusta esto: