“Thev Stars and Strpes”, 2 mai 1945 / PARIS: Notre Dame,15 abril 2019

19 de abril de 2019 by

LA SONRISA DEL AMO. Por fin un periodista que reconoce los hechos o, al menos, una parte de los hechos. La internacional ultraderechista en ascenso procede y tiene su sede en Israel. No son neonazis, sino sionistas. La oligarquía está arrojando al suelo su máscara “democrática” y muestra, por fin, con cada vez menos disimulos, la verdad del “antifascismo”. Pero la mayoría de los goyim no entienden nada y repiten como zombis/loros: 《¡nazis, nazis, nazis…!》 En Jerusalén, fiesta grande: no pueden parar de reír a carcajadas contemplando nuestra estupidez o, en otras palabras, el arte de amos con que Hollywood y otras agencias de la 《hasbara》 nos han domesticado.

Jaume Farrerons

Del muro de Carlos Martinez-Cava Arenas

Andrei es un joven bielorruso de Minsk que estudia en París. Aparece en el video viral de la oración por el incendio en la catedral. De vuelta a casa, ya avanzada la noche, escribió este relato en su perfil de Facebook*

Esto es lo que pasó. Estaba en casa, charlando por teléfono con mis padres, cuando de repente por la ventana empezó a oírse ruido de sirenas. Cerré la ventana pensando: «Espero que no sea nada grave». Terminé de hablar con ellos a las ocho en punto. Entonces abrí Facebook y lo primero que vi fueron las fotos de Notre Dame en llamas.

La última vez que estuve allí fue el 5 de abril, cuando expusieron la Corona de espinas para la adoración. Era el día después de que en mi ciudad, Minsk, se celebraran vigilias espontáneas porque en Kuropat, un lugar de memoria de la represión soviética con grandes cruces, 17 de estas habían sido destruidas. La gente reaccionó yendo a rezar.

Salí de casa. No vivo lejos de la catedral. Desde mi calle veía una enorme columna de humo. Veinte minutos después llegué a la iglesia melquita de Saint-Julien-le-Pauvre, justo enfrente de Notre Dame, en la otra orilla del Sena. Desde ahí se veía todo el incendio. En ese momento me movía la curiosidad, igual que a cualquiera. Aunque algo dentro de mí me decía que debía estar allí. No tenía la más mínima idea de lo que iba a suceder.

Había gente en pie cantando el Ave María en francés, Je vous salue Marie. Me quedé allí con ellos. No dejaba de llegar gente, hasta que la calle acabó bloqueada por cientos de personas cantando. Algunos rezaban de rodillas, otros llevaban en la mano iconos o rosarios.

Nota sociológica: casi todos tenían entre veinte y treinta años. Hombres y mujeres en proporción similar. Había rostros europeos, indios, africanos, marroquíes, chinos. También vi algunos niños. Incluso me encontré con mi compañero de piso y también aparecieron otros tres amigos.

La oración era constante, sin pausa. Vi hombres corpulentos llorando como niños. No eran los únicos. De vez en cuando alguno salía y delante de todos pedía un minuto de silencio. Luego seguían cantando.

Llegando un cierto momento se leyó el evangelio de Juan 2,13-25, donde se habla de la expulsión de los mercaderes y de la profecía de Jesús sobre la destrucción del templo. En el Evangelio de Juan, esa era la primera Pascua de Jesús en Jerusalén. Mientras que en los otros evangelios, este hecho sucede justo después de la entrada en Jerusalén, es decir, antes de la última Pascua. Hay quien piensa que aquel hecho sucedió precisamente en Lunes Santo.

Luego rezamos juntos el Padre Nuestro. Después, la oración a santa Genoveva, patrona de París. Y la oración a la Virgen de san Juan Pablo II, que él mismo rezó en Notre Dame. Luego se leyó la oración de san Francisco y un fragmento de Charles Péguy sobre la Virgen. También rezamos por los bomberos.

Traían agua y biscotes para repartir. No había sacerdotes, no había nadie que dirigiera de alguna manera, todo se organizó espontáneamente. Aparecieron una pareja de jóvenes con violines y acompañaron con música los cantos. Al oscurecer, se encendieron las farolas. Desde las dos columnas de la catedral se veían las luces de las linternas de los bomberos. Encima del incendio, luces rojas, hasta las estrellas parecían rojas, eran drones tomando fotografías. Sonaban las campanas por todas partes.

A las 23.10h una persona anunció a todos que habían conseguido salvar la estructura de la catedral. Algunos empezaron a cantar el himno Nous Te saluons, couronnée d’étoiles y todos se unieron al coro. Luego hubo otros cantos dedicados a la Virgen. Dijeron que la Corona de espinas y la túnica de san Luis se han salvado del fuego, y entonamos el Salve Regina en latín, para repetir después varias veces Je vous salue Marie.

El fuego todavía ardía, pero ya más débil. Poco a poco, la gente empezó a marcharse. Después de medianoche, mis amigos y yo también nos levantamos para dirigirnos al metro. Se me acercó una periodista preguntándome por la oración de Je vous salue Marie, y le respondí.

Fuimos a ver la situación desde otra calle, había muchísima gente también allí cantando. Era como si hubiera sucedido lo mismo en todas las calles, puentes y plazas. Miles de personas cantando por las calles durante horas. Era algo parecido a la revolución.

Ahora pienso que la gente con la que estuve rezando no rezaba por el mero disgusto de la destrucción de una pieza esencial de nuestro patrimonio cultural, no lloraban solo porque ardía un símbolo de la nación francesa. La gente estaba allí rezando a Notre Dame, Nuestra Señora. Nadie había convocado a todos esos jóvenes, ni los curas ni los obispos. Fue un movimiento espontáneo pero al mismo tiempo ordenado y respetuoso. Eran piedras de la Iglesia real, una Iglesia joven y viva que se mostraba a sí misma. Yo también, con aquella periodista, en cierto modo estaba dando un pequeño testimonio. Nadie se esperaba el incendio. Pero tampoco nadie se esperaba una reacción de este tipo. Fue un acontecimiento, diferente a cualquier otra cosa que pudiéramos imaginar. Algo que rompía una continuidad.
Ahora veremos qué nos pedirá Dios en los próximos días que nos esperan para la Pascua.

La imagen puede contener: nube, cielo y exterior

Angel Pascual Rodrigo Un relato muy conmovedor por la ejemplar piedad de quien lo cuenta.

En otro plano, me deja pensativo este párrafo:
«se leyó el evangelio de Juan 2,13-25, donde se habla de la expulsión de los mercaderes y de la profecía de Jesús sobre la destrucción del templo. En el Evangelio de Juan, esa era la primera Pascua de Jesús en Jerusalén. Mientras que en los otros evangelios, este hecho sucede justo después de la entrada en Jerusalén, es decir, antes de la última Pascua. Hay quien piensa que aquel hecho sucedió precisamente en Lunes Santo.»

Impresiona la posible coincidencia de ambas cosas en un lunes Santo y por el hecho de que las catedrales se han convertido en una fuente de mercaderes, ya sea a través de lo que se recauda directamente con las entradas —la catedral de Palma de Mallorca, por ejemplo— o por su valor mercantil como reclamo turístico, o también como ese “consumo cultural” exento de toda percepción espiritual para la que fueron creadas, lo cual no deja de ser, a fin de cuentas, una idolatría.

 

Puerta del Sol, Madrid 12 abril 2019

12 de abril de 2019 by

canciones de los años sesenta del siglo xx

10 de abril de 2019 by

 

Por qué VOX ha venido para quedarse por José María Ruiz Puerta

10 de abril de 2019 by

 

Nuevos alemanes en la selva de Peru, Los Menonitas llegaron a colonizar la selva

10 de abril de 2019 by

La Veneno, homenajeada por el Ayuntamiento de Madrid con una placa

8 de abril de 2019 by

RECONOCIMIENTO

Parque del Oeste

ANTONIO DIÉGUEZ

8 ABR. 2019 20:26

Asistentes al homenaje de ‘La Veneno’ A. D.

Este lunes se ha rendido tributo a su persona en el Parte del Oeste. El acto ha contado con la presencia de Carla Antonelli y Topacio Fresh, entre otros

La Veneno, perdida por los hombres de mal vivir

Dos años y medio después del fallecimiento de Cristina Ortiz Rodríguez, más conocida como La Veneno, el Ayuntamiento de Madrid ha rendido tributo a su persona este lunes 8 a las 18:00 en el Parque del Oeste de la capital. Concretamente, en la glorieta situada en la esquina del Paseo Camoens con calle De Francisco y Jacinto de Alcántara, donde La Veneno ejerció la prostitución tantas noches y donde se ha colocado ahora una placa con las siguientes palabras: “En memoria de Cristina Ortiz, La Veneno. Valiente transexual visible en los 90. 1964-2016”.El acto ha sido presidido por Montserrat Galcerán, concejala de consistorio madrileño en los distritos de Moncloa-Aravaca y Teután; Rubén López, portavoz de la asociación LGTBI Arcópoli; así como varias representantes del colectivo trans, como la diputada socialista Carla Antonelli y la periodista y escritora Valeria Vegas, con quien firmó La Venenosus memorias. Entre el medio centenar de asistentes y con mayor discreción también se han encontrado la galerista Topacio Fresh, el comunicador Abel Arana, la youtuber Soy Una Pringada -Esty Quesada, su nombre real- y Aritz Castro, concursante de Gran Hermano 16.

Además de señalar que el reconocimiento fue aprobado el 9 de octubre de 2019 con el voto de todos los partidos a excepción del PP, “que se abstuvo”, Galcerán ha recordado la vida “difícil” de Cristina, con “malos tratos y el rechazo de su propia familia”, “por su condición de mujer transexual”. La concejala de Ahora Madrid también ha destacado “la importancia en el inicio de la visibilidad y normalización del movimiento LGBTI en nuestro país”.”NECESARIA, JUSTA Y MERECIDA”Visiblemente emocionada durante el acto, Carla Antonelli ha declarado a LOC que esta placa es “necesaria, justa y merecida”. Así lo ha expresado a este suplemento: “Nos honra reconocer todas las personas que han sido partícipes en la historia de este país y de la democracia reciente con su aportación a la visibilidad y a la realidad de las personas trans”. Por otro lado, la diputada socialista, que ha pedido esclarecer las oscuras causas de la muerte de La Veneno, ha denunciado la situación que sufre gran parte del colectivo: “Ésta es la realidad de muchas personas trans en este país durante muchas décadas, donde estábamos concentradas las mujeres trans al comercio sexual y al espectáculo”.Por su parte, Valerias Vegas ha querido manifestar sobre el homenaje: “Esta placa no es sólo a La Veneno, sino a muchas venenos que estuvieron en este parque y que arriesgaron su vida. Ella siempre decía que en este parque fue feliz con sus amigas y no hacía un drama de aquello, aunque realmente había un drama”. Además, la periodista y coautora de las memorias de Cristina ha añadido: “La Veneno no representaba al colectivo, se representaba a sí misma. No le podemos hacer a ella representativa porque ni siquiera ella sabía lo que estaba representando”. “Ella era analfabeta, así que partimos de un doble desarraigo social”, ha recalcado Vegas, quien ha recordado además una anécdota ocurrida a Cristina en 2007, en la que una tarotista de Valencia llamada Betty “le echó las cartas y le dijo que le iban a hacer un reconocimiento importante después del libro. Quizá ese algo puede ser esta placa”.Así se ha cumplido la petición solicitada por Arcópoli, asociación LGTB de la Comunidad de Madrid y de las Universidades Complutense y Politécnica, para rendir tributo a la memoria de este personaje que saltó a la fama en el programa Esta noche cruzamos el Mississippi después de que una reportera del programa se la encontrara en dicho parque el 29 de abril de 1996.

FUENTE:
https://www.elmundo.es/loc/famosos/2019/04/08/5cab8dc2fdddffbc968b45ed.html


 

https://video.fmad5-1.fna.fbcdn.net/v/t42.4659-2/22294483_1589087764464041_7760123275207770112_n.mp4?_nc_cat=101&_nc_ht=video.fmad5-1.fna&oh=3e43fc839d77dc8fc6112c25e8e019c2&oe=5CABF53A

2 mujeres

19 de marzo de 2019 by

dav

Carlos C R: “NO SOY NI SERÉ JAMÁS FEMINISTA”

9 de marzo de 2019 by

Carlos Corvalán Roldán

9 h ·
PUES A PESAR DE TODO, LO SIENTO. NO SOY NI SERÉ JAMÁS FEMINISTA.
Así es. Jamás seré feminista. Soy un ser humano, y por tanto una persona, y por tal, única e irrepetible, cuya existencia se circunscribe a su vida y viceversa, con la condición de hombre, y por tanto de varón y de macho, unos atributos de los que jamás me arrepentiré y de los que -menos aún- jamás renegaré. Por tanto ni quiero, ni puedo, ni debo, ser ni “femenino” ni “feminista”.

Lo primero porque sería un absurdo, porque cada uno somos lo que somos por la naturaleza, que nos hace nacer personas sexuadas, y por tanto diferentes, que no desiguales, y por tanto complementarias, que no opuestas y/o enfrentadas. No olvidemos que sexo y sexualidad vienen del latín “secare”, que significa “estar separado”. No en balde en el matrimonio se “casa”, esto es “se une a los diferentes”.

Lo segundo porque, en lo concerniente al feminismo, no puedo aceptar -todo lo contrario: lo rechazo y lo combato en la medida de mis posibilidades- la espuria y torticera división maniquea y antinómica “Machismo” versus “Feminismo”. Porque es la dialéctica del odio, que establece la “lucha” del “Bien” (el “feminismo”) contra “El Mal” (el “machismo”). Y es que, es una falacia sideral, una mentira supina, una estafa absoluta, pretender hacer creer que la dialéctica de la “lucha de sexos” existe desde que aparecimos hombres y mujeres sobre la tierra, hasta que por fin -¡Gaudeamis igitur! ¡Alegrémonos pues!- vinieron las “mesías redentoras” a acabar con “El Calvario” de la mujer, trazándole el “Camino de La Verdad”, para arribar a la “Tierra Prometida del Género”, todo ello previo “exterminio” del “machismo patriarcal criminal” o, cuanto menos, mediante la “pedagogización” del mismo, o sea, mediante la castración, la eunuquización, el afeminamiento y el agilipollamiento del varón.

Pero es que además, hay que reparar en la perversidad intrínseca y extrínseca de los dos términos, “feminismo” y “machismo”. El primero viene de “fémina”, esto es propio de la mujer, que, obviamente, es ser humano y persona. Sin embargo, el segundo, viene de “macho”, del latín “masculus”, que si nos vamos a la RAE remite a “animal del sexo masculino”. Es decir, al hombre se le identifica por su condición de animal, no por la de de varón (“criatura racional del sexo masculino”), que es precisamente la que lo define como hombre. Ni siquiera habla de “masculinismo”, derivado de masculino. Es pues, indudablemente, una forma insultante y cuanto menos despectiva de tratar a alguien que con sus errores y aciertos, a lo largo de la historia, siempre ha cantado y ensalzado a la mujer, y , en no pocas ocasiones, hasta lo ha dado todo por ella, incluida la propia vida y la hacienda.

¿Por qué no se habla de “hembrismo”, en lugar de “feminismo”, poniendo así las cosas en situación de “igual-da” con el hombre? Por una sencilla razón: porque si macho remite a “animal del sexo masculino”, hembra lo hace a “animal del sexo femenino”. Y las santonas y apóstolas del llamado “feminismo” no pueden caer en semejante “bajeza”. El hombre puede y debe ser rebajado a su condición de animal. La mujer no. ¡Bonita igualdad! ¡Qué forma de ser respetuoso!

Ergo, si es reprobable el odio y el desprecio del “feminismo” hacia el hombre, toda vez que lo rebaja a la condición de animal (“ser orgánico que se mueve y siente por propio impulso”). Resulta de todo punto repugnante que haya hombres que, llamándose tales, acepten, consientan y aprueben semejante denigración.

La lucha por la justicia y en consecuencia por la adquisición de derechos, toda vez que todos somos sujetos de deberes, es un proceso evolutivo consustancial a la historia y a la sociedad. Y en esa dinámica y en el caso que nos ocupa, si unas han reivindicado, otros han consentido y accedido, incluso aprobado y asumido. Es muy simple y muy sencillo: si los ciudadanos somos personas físicas, hombres y mujeres, sujetos de deberes y de derechos, que por tanto deben tener una igualdad de oportunidades, la mujer, por el hecho de ser tal, de ninguna de las maneras puede resultar excluida de tal normativización.

Quiere decirse, por aquello de los y las amantes de la falacia y de la manipulación, que no ser feminista no conlleva para nada de ninguna de las maneras falta de respeto y/o de consideración hacia la mujer y hacia sus posibilidades en tanto que persona. Todo lo contrario. La inteligencia, la capacidad, la competencia, la idoneidad, la excelencia, el mérito…, carecen de sexo, y desde luego no tienen “Género”. Por ello, nadie, y nadie incluye preceptivamente a la mujer, debe tener puertas cerradas de nada en función de su sexo. Aunque -los hechos lo demuestran- ni el cerebro masculino y el cerebro femenino son iguales, ni las posibilidades del hombre y de la mujer son exactamente iguales para todas las tareas y para todos los trabajos. Ha sido, precisamente, una fructífera distribución de lo que se llama “roles” lo que nos ha llevado a envidiables estadios de verdadero progreso. Es el desempeño de trabajos y profesiones en función de la preparación y de la capacidad e idoneidad, no en función de la “igual-da”, lo que nos ha subido a los niveles en los que estamos. No, el “feminismo” y menos aún el “Género”, por mucho que vociferen los “coros y danzas” de feministas y manginas.

ESPAÑA ESTÁ EN QUIEBRA POR CULPA DE LOS POLÍTICOS. Y ninguno lo dice antes de las elecciones .

18 de febrero de 2019 by

la bandera roja y sol

18 de febrero de 2019 by

Rubén Castaño Portillo


A %d blogueros les gusta esto: