El Demonio es de izquierdas

13 de octubre de 2018 by
ADELANTE LA FE

El Demonio es de izquierdas

Hoy en día se usan constantemente los términos “izquierda” y “derecha” para identificar a los dos bandos opuestos de la lucha política. Esto es problemático por varias razones. Primero, porque casi nadie sabe realmente lo que significa. Para algunos se trata de la moralidad; para otras tiene más que ver con la economía; y para otros está sobre todo vinculado a un modelo de estado. La verdad es que tiene que ver con los tres aspectos, como explicaré más adelante. Segundo, porque los partidos que hoy se consideran de “derecha” no lo son en un sentido genuino. Son más bien conservadores; es decir, sólo buscan conservar el estatus quo, en lugar de cambiar las cosas para mejor. Esto es porque, al ser relativistas, sin un estándar moral absoluto, carecen de una visión trascendente. Y tercero, es confuso porque hay una agenda detrás de la izquierda que se suele ocultar. Nos presentan propuestas políticas que no son más que cebo para las masas. Los políticos de la izquierda no son sinceros, ni en sus motivaciones, ni en sus objetivos. Lo que realmente persiguen todos los partidos de izquierda es la Revolución, pero esto no lo dicen porque sería demasiado radical para las masas y perderían apoyo popular.

En España entiendo que entre el nacionalismo católico, el término “de derechas” causa bastante aversión, por la historia particular del país y porque se percibe como una imposición arbitraria del sistema liberal. A pesar de ello, al ser forastero, escribo desde una perspectiva algo distinta. Además, pienso que los conceptos “izquierda” y “derecha” pueden ser útiles en un sentido didáctico.

En otros artículos he hablado de la falsa dicotomía entre los partidos de derecha e izquierda, que en las democracias modernas no son más que envoltorios distintos para el mismo producto. ¿Significa esto que ya no existe la derecha? Claro que aún existe, pero es muy difícil que tenga representación política, porque los poderes mundiales hacen todo lo posible para fagocitar cualquier organización auténticamente de derechas. Siempre colocan a los suyos como falsa oposición; neutralizan la oposición real con una oposición controlada. En realidad, la derecha sólo sobrevive en pequeñas células de la sociedad, esparcidas entre los países, sin organización central. La derecha sobrevive en cada alma que se opone a los planes de Satanás de imponer su Nuevo Orden Mundial, en cada alma que lucha contra la Revolución. ¿Qué es esencialmente la Revolución? La destrucción del orden social cristiano.

En Argentina hemos visto recientemente como la Revolución ha perdido una batalla, cuando el Senado de dicho país rechazó la legalización del aborto. La izquierda y la falsa derecha, todos los principales medios de comunicación y el Sistema entero estaban a favor de legalizar el aborto. Ni siquiera la jerarquía de la Iglesia Católica, que debería ser el faro que guía al pueblo por el camino del bien, parecía demasiado interesada en pararlo. Muchos obispos se callaron, por no querer “meterse en política”. Sin embargo, el bien prevaleció. Fue gracias a las oraciones de millones de fieles sencillos y a la movilización de ciudadanos anónimos. Ellos, en esta situación, representaron “la derecha”; una derecha huérfana, sin liderazgo, sin grandes medios económicos, y sin el apoyo de los medios de comunicación.

Para saber qué significa en verdad ser de derechas pienso que hay que conocer el origen de la idea. Muchos piensan que los términos derecha e izquierda remontan a los tiempos de la Revolución Francesa, cuando en la Asamblea Nacional, los que defendían el Ancien Régime se sentaban a la derecha de la tribuna y los partidarios de la República se sentaban a la izquierda. Es cierto que fue a partir de aquella época que se empezó a usar estos términos en política. Y es cierto que los dos pilares que sostenían el antiguo régimen, la monarquía y la Iglesia, están estrechamente ligadas al concepto de la derecha. No obstante, la idea de derecha e izquierda, como dos formas opuestas de entender la vida, es muchísimo más antigua, y no basta ser monárquico y católico para ser de derechas. Yo diría que la idea es tan antigua como la Humanidad misma.

Un pasaje fundamental es cuando Nuestro Señor habla sobre la derecha y la izquierda, en referencia al Juicio Final:

Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. (Mateo 25:31-33)

Para nuestra disquisición este pasaje evangélico es sumamente interesante, porque los que están destinados para la salvación son los que están a la derecha del Señor y los que van a la condenación eterna son los de la izquierda. Uno podría objetar, diciendo que Nuestro Señor no hablaba de política, y que cualquier comparación entre este pasaje y nuestra situación política actual es mera coincidencia. Yo creo que no. Las Sagradas Escrituras, como ningún otro libro, tienen la virtud de ser relevantes en tiempos y circunstancias muy distintas. La sabiduría popular siempre se ha referido a la izquierda (lo siniestro) como algo malvado y peligroso. Es llamativo también que en los idiomas europeos, la raíz de derecha (la mano derecha) y derecho (sinónimo de recto) es la misma. Si la derecha se asocia con la rectitud, la izquierda es lo torcido. En la cultura popular, la derecha representa la honradez y la responsabilidad moral, mientras que la izquierda representa la mentira y la ilegitimidad.

En este sentido, ser de derechas significa adherirse tenazmente a un código moral, en lugar de optar siempre por el camino fácil del egoísmo. Las victorias de la izquierda, o la Revolución, que hemos dicho es la misma cosa, siempre son mediante las mismas tentaciones; apelando a los pecados capitales, se promete al pueblo una vida mejor. Por poner algunos ejemplos, el triunfo de la revolución de Lutero en el siglo XVI tuvo muy poco que ver con la teología, y mucho más con el pecado de la avaricia de los monarcas y aristócratas, que se hicieron con las cuantiosas tierras y propiedades de la Iglesia. La Revolución Francesa fue gestado por filósofos ateos, pero triunfó entre la plebe gracias al pecado de la ira, un resentimiento y un odio diabólicos, centrados en la persona de Louis XVI. Las distintas revoluciones comunistas durante el siglo XX se lograron gracias al pecado de la envidia. Ningún dirigente comunista lo reconoce, pero en el fondo eso es lo que les mueve; saber que “los ricos” tienen más que ellos. La prueba es que, nada más subir al poder, lo primero que hacen es convertirse en nuevos ricos. La revolución sexual de los años sesenta del pasado siglo evidentemente se consiguió a través del pecado de la lujuría.

Todavía, sabiendo qué hay detrás de la izquierda, es fácil identificar las tentaciones que usan los políticos. Como la serpiente en el Jardín de Edén, dicen al hombre que él “tiene derecho” a esto y a lo otro; levantan la voz para reclamar un reparto equitativo de las riquezas, para exigir justicia para los pobres. La historia se repite. Las masas caen en las tentaciones y luego, cuando descubren que la dictadura del proletariado sólo ha traído muerte y desgracia; cuando descubren que la izquierda no ha hecho más ricos a los pobres, sino que ha empobrecido a todo el mundo; entonces, es demasiado tarde, porque cuando la serpiente llega al Poder, no lo suelta jamás. Los políticos conservadores sólo se lamentan de la “radicalidad” de la izquierda, sin entrar en cuestiones de fondo. Todas sus advertencias suenan a inmobilismo; se oponen al cambio, porque el cambio les asusta, o porque están a gusto con las cosas tal y como están ahora. Son incapaces de desmontar los argumentos y descubrir las mentiras de la izquierda, porque, a diferencia de la izquierda, carecen de una visión política a largo plazo. En realidad esta falsa derecha no se opone a los planes de la izquierda; como mucho consigue frenarlos, y cuando llega al poder después de un gobierno de izquierda, consolida todos los “progresos” de la Revolución.

El segundo aspecto interesante del pasaje evangélico de san Mateo es que Nuestro Señor identifica a los de la derecha con ovejas y los de la izquierda con cabritos. Las ovejas y las cabras tienen caracteres muy diferentes; los primeros son dóciles a las órdenes del pastor, mientras que los segundos son por naturaleza rebeldes. Pienso que lo que quiere decir Nuestro Señor con esta metáfora es que la actitud esencial para salvarse es la docilidad a la voz de Dios. La voz de Dios para los infieles, para los que nunca han escuchado el Evangelio, es su conciencia. Para los que sí hemos oído el Evangelio, además de nuestra conciencia, está la Palabra de Dios y la enseñanza de Su Iglesia. El que es dócil a esa voz, y procura hacer la voluntad de Dios, se salvará; el que se rebela contra esa voz y se empeña en hacer su propia voluntad, se condenará.

En la iconografía cristiana, si Jesucristo, el Hijo obediente, se ha representado como el Cordero de Dios, el Demonio, el eterno rebelde, se ha representado como una cabra. El satanismo moderno no se avergüenza de esta simbología; la representación de Satanás como el Gran Cabrón aparece constantemente en sus imágenes, en la industria de la música especialmente. Los aficionados del heavy metal, un estilo 100% satánico, popularizaron el gesto de los cuernos con la mano, en referencia al Diablo, que ahora se ha normalizado tanto que cualquier famoso lo hace, sin que nadie se altere. Es un indicio de la creciente influencia del Demonio sobre el mundo moderno, en que la mayoría elige ir por la vía de la izquierda y vivir como cabras, en lugar de ir por la vía derecha y ser ovejas.

Ahora que hemos visto los orígenes de la derecha y la izquierda, hay que responder a la pregunta: ¿en qué consiste ser verdaderamente de derechas? Si logramos entender exactamente lo que es la Revolución, promovida por la izquierda, sabremos lo que tiene que ser la derecha: todo lo opuesto. Una de las mejores obras sobre la Revolución es la de Monseñor Gaume, un obispo francés que escribió sobre la conspiración masónica en relación a la Revolución Francesa. La Revolución la define Monseñor Gaume así:

Yo no soy lo que se cree. Muchos hablan de mí y muy pocos me conocen. No soy ni el carbonarismo, ni la rebelión, ni el cambio de la monarquía en república, ni la sustitución de una dinastía por otra, ni la perturbación momentánea del orden público. No soy ni los gritos de los jacobinos, ni los furores de la Montaña, ni el combate de las barricadas, ni el pillaje, ni el incendio, ni la ley agraria, ni la guillotina. No soy ni Marat, ni Robespierre, ni Babeuf, ni Mazzini, ni Kossuth. Esos hombres son mis hijos, pero no son yo. Lo que hicieron son mis obras, pero no yo. Esos hombres y esas cosas son hechos pasajeros en tanto que yo soy un estado permanente… Soy el odio a todo orden que no haya sido establecido por el hombre y donde el hombre no sea rey y dios a la vez.

La clave es esto: subvertir todo orden que el hombre no haya establecido. Los que reniegan del orden dispuesto por Dios podemos decir en cierto sentido que son apóstatas, porque deliberadamente rechazan los dones que han recibido de su Creador. Lo que Dios ha dispuesto en nuestras vidas incluye:

  • Nuestra raza.  En Occidente hay una guerra contra la raza blanca, y muchos europeos autóctonos han asumido un sentimiento de culpabilidad por el mero hecho de ser blancos. El odio hacía la raza blanca ha llegado a tal extremo que llevar una camiseta que dice “It´s OK to be white” (“está bien ser blanco”) es considerado un acto de provocación racista. Ser de derecha necesariamente implica sentirse orgulloso de la raza que tu Creador te ha dado, sea la que sea. Sólo los miserables izquierdistas piden perdón por ser blancos.
  • Nuestro sexo. La ingeniería social contra la noción biológica de los sexos es hoy otro caballo de batalla de la Revolución de la izquierda. La ideología de género pretende convencernos de que ser hombre o mujer es un invento cultural, y que no hay diferencias esenciales entre los sexos. Por tanto, según su delirante teoría, un hombre puede decidir convertirse en mujer, y vice-versa. Este ataque contra la misma biología humana es la última estratagema de Satanás para atacar la Creación de Dios. Los que somos de derechas debemos rechazar con todas nuestras fuerzas esta perversa ideología. Los que somos hombres debemos cultivar la masculinidad, y las mujeres deben ser femeninas. Sin ambigüedad, sin mariconeo.
  • Nuestra familia. La izquierda pretende erosionar los vínculos familiares, en parte porque de esta forma su plan de adoctrinamiento funciona mejor (es más fácil manipular a individuos desconexos que a grupos con fuertes lazos entre sí), en parte porque odia todo lo que viene de Dios. La familia sin duda es sagrada, hasta el punto que el Hijo de Dios quiso encarnarse en una familia. La izquierda odia la institución familiar, especialmente el matrimonio, porque viene de Dios. Mediante la legalización del adulterio, el concubinato y el divorcio, la izquierda debilita el matrimonio, y mediante la propaganda de los medios de comunicación, la promoción de los métodos anticonceptivos y la permisividad frente a la pornografía, trivializa las relaciones sexuales. La derecha debe plantar cara a esta marea de inmundicia, y defender la sacralidad del matrimonio a toda costa.
  • Nuestra patria. La izquierda aboga por un mundo sin fronteras, una utopía multicultural. Este movimiento globalista se fundamenta en el odio hacía la noción misma de patria. Igual que nadie elige su raza, ni su sexo, ni su familia, nadie elige su patria. Es algo que nos viene dado, que Dios ha dispuesto. Con la patria viene una historia y un patrimonio cultural. Los izquierdistas odian las tradiciones, porque ayudan a identificar a las personas con un pueblo concreto. Ellos quisieran que fuéramos intercambiables, sin raíces, como los restaurantes de McDonalds, que son exactamente iguales en cualquier parte del mundo. De esta manera se alcanzaría uno de los grandes objetivos de la masonería desde sus inicios: la abolición de las naciones y la instauración de un gobierno mundial. Naturalmente, la derecha debe oponerse a los globalistas y defender su Patria. Tiene que exigir a su gobierno el control de sus fronteras, sobre todo si está siendo invadida por miles de inmigrantes cada mes, como está ocurriendo actualmente en Europa. La gente de derechas debe celebrar su herencia cultural y rechazar la nefasta influencia del multiculturalismo.

En cuanto a otros aspectos, como el economía o el modelo de estado, la izquierda como siempre prefiere lo que mejor le sirva para hacer avanzar la Revolución. En materia económica esto se resume con una frase: cuantos más impuestos, mejor. La izquierda no cree en el derecho a la propiedad privada, con lo cual se siente justificada cuando confisca más de la mitad de los ingresos anuales de un trabajador. Cuando un gobierno, con la idea de “repartir mejor la riqueza”, quita dinero de un grupo de personas para dársela a otro, se llama simplemente ROBO, y es una grave inmoralidad, a la que las personas de derechas debemos oponernos. No estoy animando a que la gente deje de pagar sus impuestos, porque esa vía lleva directamente a la cárcel. El ciudadano contra el Estado siempre tiene todas las de perder. Estoy afirmando que un gobierno no tiene derecho a quitarle el dinero de nadie para dárselo a otro.

“No robes, el gobierno odia tener competencia”

La política económica de la izquierda nos lleva al modelo de estado que suele implantar: una macro burocracia con millones de funcionarios, que maneja un porcentaje elevado del producto interior bruto. Es decir, exactamente lo que existe ahora en España, gobierne la izquierda o la falsa derecha. Tradicionalmente los impuestos han servido para la defensa militar de la nación, para la justicia, que incluye seguridad y orden pública, y para infraestructuras. Todo lo demás sobra. Los programas gubernamentales de servicios sociales, educación, sanidad, cultura y propaganda, requiere ingentes cantidades de dinero, que consiguen esquilmando a las clases medias (ya se sabe, ni los ricos ni los pobres pagan impuestos). En realidad, tanto gasto público tiene como objetivo inflar el tamaño del estado. Todos los izquierdistas quieren gigantescos aparatos estatales, porque así es más fácil controlar a los ciudadanos. Lo mismo ocurre con la prohibición de llevar armas, una causa preferida de la izquierda; quieren que la ciudadanía esté desarmada, porque así está indefensa frente a los abusos de poder del gobierno. Todo se reduce a esto; la izquierda siempre busca controlar a la población, con el fin de implantar el totalitarismo, donde cada aspecto de la vida diaria es regido por el gobierno.

La derecha debe abogar siempre por un estado pequeño, con poderes limitados. Debe potenciar la iniciativa privada, especialmente en pequeñas empresas. Los ciudadanos deben saber que el Estado no está para cuidar a niños o abuelitos, ni para ocuparse de los parados; eso debe ser cosa de las familias y en casos excepcionales tendrán que encargarse obras benéficas. La derecha, a diferencia de la izquierda, tiene que exigir a los ciudadanos responsabilidad individual, basándose en el principio de la subsidiariedad, tal y como enseña Pío XI en su encíclica Quadragesimo anno. La izquierda, con tantos programas de ayuda gratis, deliberadamente crea adictos a la ayuda del Estado (que pagamos todos), con la intención de tener votos cautivos. Comprar votos con el dinero ajeno es una característica constante del sistema democrático, y no hay izquierdista que no sea experto en esta táctica. En contraste, la derecha debe fomentar la autonomía personal y pedir que el Estado sólo se ocupe de lo estrictamente necesario.

Podría acabar antes resumiendo todo en una frase: para ser de derechas hay que ser contrarrevolucionario. Esta palabra, acuñada por el gran intelectual católico, Plinio Correa de Oliveira, va al meollo del asunto. Si la izquierda lucha sin tregua por hacer avanzar la Revolución, es decir, la destrucción del orden social cristiano, nosotros, los de derechas, tenemos que lucha EN CONTRA de dicha Revolución. No hace falta inventar nada nuevo. Es tan fácil como volver la vista atrás a una época en que la sociedad se regía por las leyes emanadas del Evangelio, una sociedad plenamente cristiana. ¿Cuándo ha existido tal cosa? Según el Papa León XIII, la Cristiandad europea de los siglos XIII y XIV fue exactamente esto.

Hubo un tiempo en que la filosofía del Evangelio gobernaba los Estados. En aquella época la eficacia propia de la sabiduría cristiana y su virtud divina habían penetrado en las leyes, en las instituciones, en la moral de los pueblos, infiltrándose en todas las clases y relaciones de la sociedad. La religión fundada por Jesucristo se veía colocada firmemente en el grado de honor que le corresponde y florecía en todas partes gracias a la adhesión benévola de los gobernantes y a la tutela legítima de los magistrados. (Immortale Dei)

La hoja de ruta a seguir para los contrarrevolucionarios, para todos los que se consideran de derechas, la marcó hace más de un siglo el gran Papa San Pío X: Instaurare omnia in Christo (“Restaurar todo en Cristo”).

🔊 Escuchar artículo

Anuncios

varias fotografias 3 septiembre 2018

3 de septiembre de 2018 by

dav

1. Sinead McNamara, mujer australiana hallada muerta en un yate…
2. Mollie Tibbets, mujer americana asesinada y abusada sexualmente por inmigrante…
3. Bergoglio, saludado por Ricca…
4. madre de ocho bebés…!
5. mujer desconocida
6. León Degrell, en España…
7. bebé desconocido…
8. Pedroche, belleza española
9. Adolph Hitler y Eva Braun
10. Serrano Suñer, en Berlin
11. mujer británica en Alemania
12.actriz japonesa
13. mujer llamada Laura

Suecia, un país fallido en caída libre

22 de agosto de 2018 by

Suecia, un país fallido en caída libre

Por Judith Bergman (R).- En 2017, un informe de la policía sueca, Utsatta områden 2017 (Áreas vulnerables, 2017, conocidas comúnmente como “zonas de exclusión” o zonas sin ley) mostraba que existen 61 áreas de este tipo en Suecia. Abarcan 200 redes criminales, compuestas por una cifra estimada de 5.000 delincuentes. Veintitrés de estas áreas eran especialmente críticas: menores de tan sólo 10 años habían participado en delitos graves, incluidos delitos relacionados con armas y drogas. La mayoría de los habitantes eran no occidentales, inmigrantes principalmente musulmanes.

Un nuevo informe, “La relación con el el poder judicial en las áreas socialmente vulnerables”, del BRÅ (Brottsförebyggande Rådet), el Consejo Sueco para la Prevención de la Delincuencia, muestra que más de la mitad de los habitantes de estas áreas —alrededor de 500.000 personas— piensan que los delincuentes afectan a la vida de las personas en la zona, a las que asustan para que no comparezcan como testigos, no llamen a la policía, no se puedan mover libremente y no intervengan cuando presencian actos de vandalismo. Los vecinos temen las represalias de los delincuentes locales, no sólo contra ellos, también contra sus familiares.

Según el BRÅ, “el silencio se ha convertido en una norma establecida en ciertos grupos de habitantes” de estas áreas.

El nuevo informe señala también la existencia de sistemas legales paralelos. El 12% de las personas que viven en estas áreas declararon haber recibido presiones de familiares y comunidades religiosas para que no se pongan en contacto con las autoridades, y que en su lugar utilicen sistemas alternativos locales, como las mezquitas. A veces, las bandas criminales locales incluso les dicen a los residentes que las llamen a ellas, en vez de a la policía, para minimizar la presencia policial en la zona. Estos sistemas alternativos parecen manejar todos los delitos que tienen que ver con la “reputación” y el “honor”, pero también otro tipo de delitos, como el chantaje y el robo. Los asuntos sobre relaciones, incluidos el divorcio y la custodia de los hijos, también suelen ser gestionados por la mezquita local.

BRÅ indica que estos sistemas alternativos son a menudo “marcadamente patriarcales”, en detrimento de los derechos de las mujeres y los niños.

Desde 2005, cuando se publicó el último documento de este tipo, el BRÅ, responsable de elaborar las estadísticas de delincuencia en Suecia, se ha negado a hacer públicos los datos sobre la identidad étnica de los delincuentes. Sin embargo, el periódico sueco Expressen publicó hace poco que, en 32 de los casos relacionados con violaciones colectivas juzgados en 2016 y 2017, 42 de los 43 violadores eran migrantes o descendientes de migrantes; 32 habían nacido en el extranjero. Diez habían nacido en Suecia, con uno o dos progenitores nacidos en el extranjero. Los hombres tenían de media 21 años en el momento del delito, y 13 eran menores de 18.

Según Stina Holmberg, consejera de investigación del BRÅ, no hay una necesidad urgente de un nuevo estudio sobre delitos cometidos por migrantes, pese a que el último estudio de este tipo realizado por el BRÅ data de 2005. Lo que se necesita ahora, según Holmberg, es la “integración” de los migrantes, lo que a su juicio acabará con los delitos.

Según ella, 42 de los migrantes culpables de violación colectiva son una parte insignificante del total de los migrantes, respecto a los 163.000 que solicitaron asilo en 2015.

En febrero, Peter Springare, policía sueco, dijo que las violaciones colectivas eran un fenómeno cultural nuevo en Suecia, una consecuencia de los diez o quince últimos años de política migratoria.

“También hay suecos étnicos que participan en violaciones colectivas, pero no en la misma proporción que los delincuentes de origen extranjero”, dijo Springare. Por esas declaraciones, Springare fue denunciado a la policía, que anunció que llevaría a cabo una investigación sobre esos comentarios. La secretaria general del Colegio de Abogados sueco, Anne Ramberg, dijo que las declaraciones de Springare eran “casi racistas”. Si en Occidente se considera “objetable” hablar sobre las consecuencias fácticas de la migración, en Suecia se considera ahora un delito.

El Gobierno sueco, sin embargo, parece impertérrito ante el peligro de nuevos delitos de violaciones colectivas a manos de migrantes. Ha propuesto leyes que permitirán a 9.000 menores sin acompañante, en su mayoría varones —de los cuales aproximadamente 7.000 han resultado tener más de 18 años, y por lo tanto no son en absoluto menores—, a los que se les ha denegado su solicitud de asilo, y que deberían haber sido deportados, obtener permisos de residencia temporal en Suecia si tienen planes de ir al instituto o ya están matriculados en uno. Llamativamente, incluso a esos 9.000 cuyas identidades no se han verificado —presumiblemente porque carecen de documentos— se les permitirá quedarse.

Tanto la policía como los tribunales de migración suecos han criticado duramente esas leyes, especialmente porque rompen con la ley sueca, que exige a quienes quieran quedarse en el país que puedan identificarse claramente.

Suavizar esta exigencia reduce la capacidad de las autoridades suecas para saber quién está viviendo en el país.

En respuesta, el Gobierno ha alegado que la propuesta se hace para permitir a los 9.000 migrantes terminar o solicitar estudios secundarios, y que no tiene que ver con el asilo. Así que, de repente, resulta que los 9.000 migrantes varones no vinieron buscando asilo, sino para cursar estudios secundarios. ¿Quién lo sabía? La pregunta de por qué habría que admitir a hombres adultos de identidad incomprobable y de países extranjeros en los institutos suecos sigue sin respuesta. Se espera que el coste para el Estado sueco de permitir quedarse a esos 9.000 menores alcance alrededor de los dos millones de coronas [238 millones de dólares, casi 200 millones de euros] sólo en 2019.

El arzobispo de la localidad de Växjö, Frederik Modeus, ha dicho que Suecia debería “volver a introducir la posibilidad de obtener permisos de residencia en circunstancias especial y particularmente devastadoras”, y que Suecia debería considerarse a sí misma una “superpotencia humanitaria”: “Permitan quedarse a los jóvenes sin acompañante. No temporalmente, sino permanentemente”, dijo.

La mezquita de la localidad del arzobispo Modeus pidió recientemente permiso para anunciar públicamente sus llamadas a la oración por megafonía durante tres minutos, dos veces los viernes. Ya hay dos mezquitas en Suecia que anuncian públicamente sus oraciones los viernes, una en Botkyrka —que obtuvo el permiso en 2013— y otra en Karlskrona. El líder de la mezquita local, el imán Ismail Abu Helal, ha dicho que la llamada a la oración permitiría a los musulmanes integrarse mejor en la sociedad sueca. “Celebro la puesta en marcha y espero oír las campanas de ambas iglesias y las llamadas a la oración en nuestra ciudad”, dijo el arzobispo Modeus.

El primer ministro, Stefan Löfven, se negó a dar su opinión sobre el asunto de la llamada musulmana a la oración.

Dijo que “depende de la ubicación de la mezquita”, y que es una decisión que corresponde al gobierno municipal. En mayo, la policía de Växjö decidió permitir a la mezquita llamar a la oración cada viernes durante tres minutos. En su decisión, la policía declaró que se había basado en criterios de tráfico, orden público y seguridad. “No se ha tenido en cuenta ningún otro aspecto, como el contenido de la llamada a la oración. El arzobispo Modeus dijo que la decisión era sensata y que favorecería la integración”.

El tipo de “integración” que la mezquita de Växjö está al parecer extendiendo entre los habitantes musulmanes de la zona es instarles a no participar en las celebraciones navideñas de los “kafires” [un término despectivo para referirse a los “no creyentes”], y los judíos, por supuesto, son aludidos como enemigos de Alá. Las escuelas de la mezquita siguen el currículum escolar de Arabia Saudí, y animan a las mujeres a no vestirse con “ropas occidentales”, sino a enseñar a sus hijas a “vestirse decentemente desde niñas”.

Por lo tanto, parece cada vez más que será Suecia la que se integre en la cultura islámica. Hace poco, un tribunal sueco dictó una sentencia de acuerdo con los principios de la ley de la sharia, cuando el jurado —en el que había dos miembros musulmanes— decidió que una mujer que había sido violentamente maltratada por su marido no era de fiar porque venía de una “familia de clase más baja” que la de su marido, y que era “habitual” que las mujeres mintieran sobre el maltrato. El jurado también la reprendió por haber recurrido a la policía, en vez de resolver el asunto consultando a la familia de su marido maltratador. El caso provocó un escándalo en Suecia, y los dos miembros del jurado fueron posteriormente cesados.

En otro caso reciente, una sueca musulmana de 12 años fue llevada a la fuerza a Irak y obligada a casarse con su primo de 22 años, que según las informaciones la violó; tras volver a Suecia, dio a luz a gemelos. Su familia la obligó a volver a Irak para vivir con su “marido”. Su familia le quitó después los hijos a la fuerza, tras darle su consentimiento para divorciarse. Los niños siguen en Irak. El tribunal sueco le concedió a este hombre, un ciudadano iraquí, la custodia de sus gemelos, que ahora tienen 10 años.

*Imagen: Varios coches arden en el curso de unos disturbios registrados en un suburbio de Estocolmo el 20 de febrero de 2017. (Imagen: YouTube/gladbecker82).

FUENTE:

http://www.alertadigital.com/2018/08/20/suecia-en-caida-libre/


27

 Comentarios

Divisonazul74

Suecia ya está perdida, y para recuperarla se necesita el ejército y disparando a matar. El tema de la delincuencia es un tema de apreciación, pues muchas de las cosas que en Europa son delito en muchos de los países de estos “queridos inmigrantes”, son perfectamente normales, es su modo de vida. Cuantos muertos costará que los suecos se den cuenta de que han perdido el país?, y¿ cuanto tardarán en reaccionar ?, y así media Europa. La tercera guerra mundial será de religiones, en suelo europeo y cuando los europeos son más descreídos y por eso nos ha pasado este desastre.
Y sanchez trayendo inmigrantes y dando gritos para que vengan más, inútil asqueroso.

Quercus
Quercus

Lo que se es que hay una guerra mas,creada por los mismos y a su interes.
Lo que se es que nacen menos europeos,y en este guerra moriran mas,que sumando los de las tres son muchisimos mas de seis millones.
Nos matan.
Nos exterminan.
Y no podemos defendernos?
Y una mierda!
Debemos sobrevivir,nosotros primero,es nuestra tierra,si mueren millones que sean de los otros antes que de los nuestros,ademas,ellos lo buscan.
Basta de poner la otra mejilla!
Basta de llorar por los muertos de los otros!
Y los nuestros?
Son muchos mas,y ellos empezaron.
Despertemos!.

el frances
el frances

El futuro de todos los pueblos de Europa es el mismo.El putiferio SATÁNICO de las politicas criminales y anti-democraticas del Luciferino multimillonario especulador, Soros.La situación ya no puede revertirse pero las ÉLITES Y OLIGARCAS ,tienen las puertas del infierno abiertas de par en par para pagar tanto daño y destrozos como han hecho.

Jvan
Jvan

Se puede mediante la remigración masiva, aunque cara y laboriosa, permitiendo la estancia únicamente de aquellos migrantes que se hayan integrado pacíficamente y contribuyan a la sociedad. Fuera parásitos vitalicios, delincuentes y fanáticos que constituyen la inmensa mayoría de esos colectivos. Y, por supuesto, cárcel en el mejor de los casos para todos estos traidores criminales que han lobotomizado a nuestros críos, devastado nuestras familias, naciones y cultura.

Alberto
Alberto

No hace falta remigrar nada. Se suprimen todas las ayudas de cualquier tipo a inmigrantes y españoles que no sean de 3ª generación (con abuelos españoles), incluyendo POR SUPUESTO sanidad y educación y se abren las puertas de salida. Los que queden o bien tienen que estar porque son trabajadores o bien son delincuentes en cuyo caso tendrán que recibir el tratamiento oportuno (soltarlos en cualquier punto de áfrica si no dicen de donde provienen).

Tan fácil como QUERERLO. Tan fácil como VOTARLO.

Kalle
Kalle

No me lo planteo como un asunto económico sino cultural. Personalmente me importa un pepino si nuestro crecimiento es superior o inferior al de otros países. Se trata de evitar la desaparición de costumbres y pueblos ancestrales.

Marcos
Marcos

Soros es un lacayo de los Rothschild, un monigote a su servicio.

Ramiro
Ramiro

Las suecas son bastante ligeras de cascos, por no decir otra cosa.
Dentro de 50 años, o incluso antes, será una mierda de país, lleno de mestizos, sin patria, credo ni raza.
(Más o menos como España, dicho sea de paso).

ROSSLYN
ROSSLYN

Una de las cosas que más me llamo la atención de los matrimonios suecos, es que existen unas especies de saunas y en ellas se meten matrimonios amigos o vecinos todos en pelotas . Trabaje un tiempo para la industria armamentisca , tienen unas armas de gran calidad Le compramos la patente para fabricarlas para nuestro ejército, y por ellos fui con alguna frecuencia para las reuniones de traspaso de tecnología y documentación para la fabricación nacional. De esto hace ya muchos años, me viene a la mente lo que me decía un ingeniero sueco. Aquí no tenemos inmigración pues… Leer más »

Sauron
Sauron

Ese ingeniero sueco no se podría ganar la vida como adivino.

Enrique
Enrique

Bueno, con credo si, el islámico

Ramiro
Ramiro

El titular podría ser perfectamente este:
ESPAÑA, UN PAÍS FALLIDO, EN CAÍDA LIBRE.

RODRIGO GIL NAVARRO
RODRIGO GIL NAVARRO

…QUE PENA DE SUECIA, A DONDE LA HAN LLEVADO SUS POLÍTICOS COBARDES Y TRAIDORES. COMO NO REACCIONE EL PUEBLO SUECO CONTRA ESTA GENTUZA, EN POCOS AÑOS ESTARÁN BAJO LA SHARÍA Y TENDRÁN QUE EMIGRAR A OTROS PAÍSES, PUES LA SITUACIÓN SERÁ INSOSTENIBLE

Roberto
Roberto

Emigrar? porque hay que huir de tu país por gentuza? si las autoridades no te protegen, te tienes que proteger aunque sea con la fuerza, ya esta bien de tanta cobardía coño!!

Quercus
Quercus

Roberto,tienes razon,pero piensa,estamos totalmente vendidos,nos defenderiamos y seriamos masacrados por nazis,y ellos quedarian de buenos.
Recurda la Segunda Guerra Mundial(y la primera),Servia,etc.
Quizas no quede otra que hacer como en Covadonga,pero en vez de ser esta vez en la peninsula,tenga que ser en el continente(pues esta vez es en todo el continente),en el Este concretamente,Hungria,Polonia…
Y de ahi,recuperar un dia lo que es nuestro.
Ojala me equivoque y no haga falta,pero lo veo muy negro.
Estamos totalmente invadidos,pero primeramente ha sido desde los mandos del poder!.

Panadechi
Panadechi

En un vídeo promocional del gobierno autogenocidio sueco mostraban niños de todas las razas (minoritariamente suecos) cantando una ronda “Mi país es tu país”.. Resuelvan el resto de la ecuación..

plan kalergi
plan kalergi

ante el problemon que se nos avecina solo puedo denunciarlo y dar a conocer a la gente lo que es el plan kalergi guste al administrador o no lo siento tio pero tengo que ser pesado para dar a conocer a la gente la verdad tanpoco puedo hacer mucho mas con mis medios

María Luisa
María Luisa

Suecia está abducida…

Caballero de la Rosa Real
Caballero de la Rosa Real

SUECIA YA HACE SIGLOS QUE DESBARRANCÓ CUANDO SE ENTREGÓ A LAS GARRAS DEL PROTESTANTISMO Y POSTERIORMENTE CUANDO SU CORONA CAYÓ EN MANOS DE UN TRAIDOR BONAPARTISTA COMO BERNADOTTE . . .

Mónica
Mónica

Y nada, más mezquitas. Es que no nos damos cuenta de que una mezquita no es sólo un centro religioso, sino que integra también los tres poderes, hecho propio de los integrismos, entrelazados con la religión como pegamento.

Sauron
Sauron

Suecia está destruida gracias a 50 años de dictadura orweliana socialdemócrata, pero en las encuestas Demócratas Suecos(sus identitarios) son primera fuerza en intención de voto.
Yo creo que España , al menos a corto-medio plazo, tiene peor futuro.

Quercus
Quercus

Yo tambien creo,como tu,lo mismo respecto a España.

Ad Ulf
Ad Ulf

¡¡No sean pesimistas camaradas!!
Resurgiremos.
Arriba el ánimo.
Arriba España.

manke
manke

Donde las dan las toman, las feministas Suecas entraron al trapo en una gerra de genero amparadas por la manipulacion de Soros a traves de medios y ONGs… Picaron el anzuelo, arruinaron su pais, y ahora van a tener machismo del de verdad

Aviso a navegantes, desgraciadamente en España hay tambien mucha boba que no se entera de que va la historia y le viene bien eso de pagar su resentimiento hacia el hombre, no confio en que cambien, camino de Suecia que vamos, DEP Occidente, si no nos salva un trump o las sociedades con cultura eslava

Quercus
Quercus

Trump?
Lo dudo muchisimo.
Esta atado de pies y manos.
No tenemos el control de nuestros paises,esa es la verdad.
No querian derrotar a Hitler?
Pues tomad derrota,y disfrutadla!
Nos ha pasado lo mismo que les pasara a las feministas y homosexuales con los islamistas,lo mismo.
Lo he dicho mil veces,el nacionalismo,el racialismo,pero de altas miras,unionista,a nivel Europeo,a nivel planetario de toda la comunidad blanca,eso,es la salvacion,no hay mas.

Noexisteelfinal.
Noexisteelfinal.

Exacto , machismo del de verdad. Mejor si las ponen el burka. Cuando no les basta con una taza hay que darlas taza y media. Seguro que se enteran de lo que vale un duro. Haber si aprenden de una P.vez. Aunque , no creo que les quede tiempo. Espero que la suavidad con la que entra Putin en Europa, lenta pero segura, nos de la oportunidad de cogernos a un clavo ardiendo y se saque de aqui a toda esta masa desNortada que ha entrado.

Ramiro
Ramiro

Con su pan se lo coman… No me dan ninguna pena.

Lo que no se cuenta sobre la “violencia de género”…

16 de agosto de 2018 by

16 agosto 2018 by 

Lo que no se cuenta sobre la violencia de género o cuando el buenismo y la corrección política importan más que la vida de las mujeres

COMPARTIR

A. Pérez.- En lo que llevamos de 2018 han sido asesinadas en España por ‘violencia de género’ 25 mujeres: Cuatro de ellas a manos de varones de etnia gitana. Cuatro de ellas a manos de cubanos. Cuatro de ellas a manos de rumanos. Tres de ellas a manos de marroquíes. Otras tres a manos de nacionalizados (primera generación). Dos de ellas a manos de lituanos. Dos de ellas a manos de colombianos. Una a manos de un guatemalteco.

Los dos únicos españoles no pertenecientes a ninguna de las anteriores minorías, con familia originaria de España e incluida en esta lista se llamaban Haroldo (anciano de 91 años que envenenó a su mujer, Celia, de 90 años, en una residencia de ancianos de Toledo porque ésta tenía alzheimer y “no quería verla sufrir”) y Luis Llaneza, de 88 años, a quien sus vecinos describían como “un auténtico caballero” que “siempre estaba atento a su mujer” porque “se querían mucho”, y que dejó escrito que no soportaba el también avanzado alzheimer de su esposa y que prefería matarla y suicidarse después a que su enfermedad empeorara o que ella cayera en el más absoluto desamparo si a él le ocurría algo.

Esta es la cruda realidad, por incómoda que sea.

España ha importado una gran parte de su ‘violencia doméstica’; el 4.9% que representan los varones extranjeros cometieron el pasado año el 31% de todos los asesinatos en el ámbito de la pareja (porcentaje que se dispara en la ‘violencia de género’ en general).

Quien vea en la evidencia de los hechos atisbo alguno de ‘racismo’ o ‘xenofobia’ tiene un auténtico problema de percepción.

Mientras antes desechemos el buenismo de la progresía y lo políticamente correcto, antes localizaremos el problema (predominantemente cultural), mejoraremos la prevención y más vidas podremos salvar.

FUENTE:

http://www.alertadigital.com/2018/08/15/lo-que-no-se-cuenta-sobre-la-violencia-de-genero-o-cuando-la-correccion-politica-importa-mas-que-la-vida-de-las-mujeres/

PIO MOA: Un crimen erótico / Masonería (VIII) Influencia política

15 de agosto de 2018 by

https://www.amazon.es/El-er%C3%B3tico-crimen-del-Ateneo-ebook/dp/B07GD83ZN8/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1534250734&sr=1-1&keywords=er%C3%B3tico+crimen+del+ateneo

************************

Opinión

Pío Moa

Pio Moa: Mi segundo libro, sólo en formato electrónico.

“EL ERÓTICO CRIMEN DEL ATENEO”

P. ¿Quién es Moh Ul-sih?

–Lo he explicado varias veces. Es una lástima que falleciera en Ulan Bator, porque tenía pensado escribir la biografía de su tatarabuelo, que había hecho de todo por los mares de China meridional y la Sonda, incluyendo piratería y negocios variopintos, hasta terminar como zapatero remendón en la calle Real de Vigo.

P. Qué cosa más rara…

–¿Por qué? Hay gente que ha llevado una vida muy rara, solo tiene ud que mirar en torno. Y si no quiere creerlo, tampoco es obligatorio, pero le remito a aquel personaje de Cunqueiro que ante el escepticismo de otro le hacía notar: “Créeme Pepiño, tienes que creerme. Total, ¿qué trabajo te cuesta?”.

P. ¿Y la contribución de usted a la novela?

–Ya lo he explicado también. Es la que ustedes prefieran.

P. En la portada aparece el Ateneo de Madrid con esos faroles rojos… ¿No resulta ofensivo?

— El Ateneo  viene a ser ahí una metáfora  de la intelectualidad progre española, que es la dominante, con mucho, la cosa va por ahí, creo yo. Una intelectualidad peculiar, formada sobre todo en torno al diario El País. Hay quien dice que esos pensadores, cuanto más ineptos, más arrogantes, pero allá cada cual. El relato, sin embargo, no es demasiado explícito al respecto, dejaría de ser novela. Por ejemplo, muchos de las frases y discursos, sobre Granada, el sexo, etc, vienen de prohombres socialistas, tipo Alfonso Guerra, que tanto peso han tenido y tienen, pese a su extrema liviandad. Hay otros discursos que los poco atentos  no entenderán bien: caricaturizan, muy poco, el discurso progre o políticamente correcto, el discurso que en España podríamos llamar de El País, empleando su argumentación  y recursos emocionales para llevarlo a ciertas conclusiones aparentemente absurdas.

P. Dicho así, parece un texto filosófico-político o cosa parecida

–No, su estructura en su conjunto es puramente de acción: un detective catalán, Francesc Bofarull i Bofarull,  se mete en una serie de oscuros embrollos presuntamente criminales, en torno a un proyecto erótico-cultural muy de hoy. Y al final el inocente carga con la culpa. Recordará  ud una frase de Oscar Wilde sobre otra novela: “los buenos acaban bien y los malos mal, que es lo que significa la ficción”. Esta novela es más realista. Es negra como la vida misma.

P. Hay otra edición casi clandestina,  ha dicho Luis del Pino. ¿Tiene esta muchas modificaciones?

–Prácticamente ninguna. Lo que tiene es una parte final añadida  con la polémica entre separatistas gallegos, vascos, catalanes y andaluces. Mucha gente se ha reído de las cartas de unos y otros sin comprender que expresan justamente las ideas e incluso textos escritos de los respectivo ideólogos. Solo las últimas dos o tres intervenciones que narran las dichas de un separatista catalán en Grecia y sus desdichas en Galicia  (Vigo, ciudad sin ley, etc.) son simplemente burlescas o satíricas sin más. La causa de este añadido es que el detective catalán, Bofarull i Bofarull, “de la universidad Pompeu Fabra y ex detective”, es la estrella del debate.

P. Ud fue bibliotecario de la junta de gobierno del Ateneo. ¿Ha influido esa experiencia en el relato?

–Algo sí, evidentemente. En Adiós a un tiempo he metido algún recuerdo sobre aquella experiencia, que incluyó agresiones físicas en un ambiente demencial. Era una lucha feroz por el poder y, en algunos casos, por el dinero, en una institución que hace mucho carece de poder y de dinero, y eso hacía la pelea más divertida: todo eran zancadillas, puñaladas traperas, acusaciones inventadas, mentiras y demagogias, como la misma política desde hace muchos años. Y hasta con títulos falsos, como los políticos actuales y sus másteres. Falsedades que, descubiertas, no avergonzaban al falsario, sino que este se enfurecía y amenazaba.  Era divertido como observatorio de la condición humana, pero terminé muy harto. La novela debe bastante a ideas de Antonio López Campillo, un buen amigo, científico, de quien hace mucho no sé nada.

P. ¿Una novela política, entonces?

–Hombre, tiene un contenido político-social, por decirlo así, como tantas otras novelas. En España la cultura está en manos de la izquierda, y es una izquierda bastante cutre, por decirlo suavemente. Pero es así porque a su vez la derecha es improductiva, estéril. Entre otras cosas haría falta un gran satírico, un Quevedo o un Valle Inclán que describieran la situación política y cultural, que se presta realmente al sarcasmo y a la ironía más demoledoras.  En ese sentido, esta novela es solo una pequeña contribución, que me temo no será apreciada por la derecha, por la razón dicha. Según los socialistas, cuando la guerra, el humorismo es reaccionario, en general se prefiere el humor de chascarrillo, y la derecha también.

Es pesimista, entonces, sobre el país y la sociedad actual

–Qué va, qué va. La descripción realista de las cosas cura los males del espíritu.

********************************

Masonería

En Occidente, y más en Europa, se tiende  hoy a sustituir el cristianismo por lo que cabe definir como religión del progreso, cimentado en la técnica y el consumo. El ataque, la burla y la calumnia al cristianismo proliferan en medios de masas, libros, cine, etc.,  y existe un empeño en relegarlo a la esfera íntima o de neutralizarlo promoviendo el Islam y otras creencias. También ataca al cristianismo la concepción de la historia y el porvenir en clave economicista, es decir, técnica y hedonista, prometeica en términos míticos. O la corrosión de la familia por el feminismo, el abortismo o el homosexualismo, así la creciente  expansión en intromisión del estado en todos los aspectos de la vida, hasta los más personales. O hay planes de crear un nuevo orden mundial, que disolvería las naciones y culturas a fin, se dice, de evitar guerras. Y hechos similares, contrarios a lo que ha significado Europa en la historia. La Masonería participa en esos fenómenos, pues, repito, su doctrina y aspiración universalista chocan con el cristianismo, más aún en su versión católica. Pero muchos van más allá y afirman que dicha Fraternidad constituye el núcleo operativo de una vasta conspiración mundial con fines perversos, que domina la política de Usa, Inglaterra, Francia y otros países. Esta acusación tiene la comodidad de simplificar al máximo el problema, señalando un culpable general de todos los males. Pero me parece improbable, por varias razones.

En primer lugar,  es una idea no cristiana, pues el cristianismo no localiza el mal en algo o alguien particular, sino que lo  entiende como una característica de la naturaleza humana, presente de manera clara o difusa en cada individuo y en la sociedad, incluida la Iglesia.  Lo entendemos mejor remitiéndonos al carácter  prometeico de la religión, o si se quiere seudorreligión, de los hijos de la Luz. La orientación prometeica, tecnicista, economicista,  etc.,  no ha sido creada por los masones, pues otras religiones la miran como un peligro consustancial al ser humano. Por tanto, la Masonería no sería la causa, sino una de las muchas manifestaciones de ese peligro o tentación. En realidad, hechos semejantes a los actuales se han dado siempre a lo largo de la historia, con unas formas u otras y momentos de especial intensidad y crisis.

En segundo lugar, esa acusación general se vuelve contra los acusadores, porque al considerar a los regímenes inglés, francés o useño dominados por la Masonería, también tendrían queacusar a esta  de culpas como la democracia, la prosperidad económica o los avances técnicos y científicos. Recordemos, además, los defectos de la católica España, como haber tardado tanto en abolir la esclavitud o en alfabetizar a la población, en contraste con regímenes tachados de masónicos.

En tercer lugar, el supuesto de que la masonería opera como un todo único y disciplinado por órdenes y consignas de un poder central, suena poco creíble. Una cosa es que encontremos hijos de la Viuda en determinadas políticas o tendencias, y otra que ellos obren siempre dirigidos. Hay varias masonerías, sin un órgano supremo común, y sus posibilidades de imponer una disciplina algo estricta parecen limitadas, pese a los vistosos juramentos de secreto. Así, no han faltado choques y hasta asesinatos entre masones, como en la Revolución francesa, y los que participaron en la independencia de Usa lo hicieron contra los masones ingleses. Mi impresión es que la orden opera más bien por la difusión de ideas y argumentos que muchas veces no proceden de ella, y que muchos profanos repiten con mayor o menor convicción. Por ejemplo, que el diario El País, mantenga sus conocidas posiciones, no quiere decir que esté dirigido por la masonería, si bien esta seguramente no es del todo ajena al periódico.

En cuarto lugar, aunque una organización secreta es un buen vivero de conspiraciones, estas se dan en todos los ámbitos sociales, y muy especialmente en la política. Esa misma proliferación suele neutralizarlas, y en su mayoría fracasan total o parcialmente. El avance actual de las corrientes anticristianas incluye conspiraciones, pero se debe más a tendencias generales que conviene examinar en ellas mismas. Por cierto, una sociedad secreta  es condenable en democracia, y ese punto tiene relevancia. Pero centrar  el análisis en ese aspecto no sirve de mucho, si no se examinan concretamente los fenómenos sociales más o menos relacionados con él orden. Esos fenómenos se presentan como ideas y propuestas a menudo argumentadas hábilmente, y condenarlas por su carácter masónico, real o imaginado, convencerá a pocos. Pues la gente quiere saber ante todo si el fenómeno en cuestión es bueno o malo, cualquiera sea su origen.

Con estas precauciones abordaremos algunas acciones históricas de clara inspiración masónica. Antes, condensaré en unos pocos puntos el objeto de esta conferencia:

a)      La masonería es una religión sui generis, con sus mitos, ritos, moral y  templos.

b)      Es una religión tecnicista o prometeica, con una moral a tono, en la que el bien se reduciría al saber, esencialmente técnico, y el mal a la ignorancia. Esta concepción socava el fundamento mismo de la moral según la concibe el cristianismo.

c)      Como religión, pretende  una universalidad que la situaría por encima de las demás religiones, consideradas particulares y relegables a la opinión privada.

d)     En contradicción con sus ideas universalistas, es una sociedad secreta, iniciática y ocultista, por tanto proclive a la manipulación de los demás, tachados de ignorantes.

e)      Por su  propia organización y naturaleza, la masonería se presta especialmente bien a la conspiración política, económica o profesional.

f)       La contradicción recorre la concepción masónica, no solo en cuanto a la religión sino también en sus invocaciones a la razón y en sus pretensiones políticas democráticas.


FUENTE:

https://gaceta.es/opinion/un-crimen-erotico-masoneria-viii-influencia-politica-20180815-1101/

“Una hora con la Historia”: El Cid, figura emblemática de la Reconquista.

https://www.youtube.com/watch?v=v465-dv-HTI&t=2s

…las mujeres hermosas no son políticamente correctas…

21 de julio de 2018 by

…las mujeres hermosas no son políticamente correctas…
By Hirania
“EL MANIFIESTO” publica un artículo de Javier R. Portella a propósito de las normas que pretenden regular administrativamente las relaciones naturales y espontáneas entre hombre y mujer:

<< Un día es “Podemos” quien quiere prohibir los piropos y convertirlos en delito; otro día son los propios sociatas los que propugnan cambiar el redactado de la Constitución en lenguaje inclusivo, de forma que no deje de nombrar a todos y todas los/las ciudadanos y ciudadanas; la propia FIFA se acaba de sumar a la actual campaña de neogazmoñería prohibiendo a las televisiones internacionales difundir, con ocasión del mundial de fútbol, imágenes con los rostros de las hermosas mujeres seguidoras de sus equipos (¿incluida también la sensual presidenta de Croacia?)>>

 

Una hermosa seguidora croata. Éste es el tipo de imágenes que la FIFA acaba de prohibir.

SERTORIUS (Cáceres) comenta:

…la antigua mojigatería tenía un fin: mantener la pureza de la estirpe y reproducir la sociedad de una manera ordenada para que perdurara a través de las generaciones.
La actual mojigatería busca impedir la reproducción de la sociedad, la desaparición de los linajes y la aniquilación de los pueblos.
Una sociedad no puede llegar lejos sin decencia.
Por otro lado el feminismo está empeñado en proscribir la belleza femenina. Esto es una cruzada contra la hermosura. Nada refleja mejor la degeneración y degradación de nuestra época que el perseguir a las mujeres bellas. Inaudito. No creo que haya pasado nunca ni en la más bestial manada de australopitecos. Kali Yuga en estado puro.
Y nada feo puede ser bueno. Kalós kai agathós. Quien proscribe a la belleza muestra toda la pestilencia de su alma.

FUENTE:

https://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=6045

“no puedes ser verdadero cristiano si no reconoces tus raíces judías” (¡?)

19 de julio de 2018 by

 

FUENTE:

https://forocatolico.wordpress.com/

Germany’s Newest Intellectual Antihero

8 de julio de 2018 by

OPINION

Germany’s Newest Intellectual Antihero
By Christopher Caldwell
July 8, 2017

After the German historian Rolf Peter Sieferle took his own life last September at age 67, Süddeutsche Zeitung, the country’s progressive paper of record, called his erudition “breathtaking.” For three decades Mr. Sieferle had applied the old traditions of German social science to new preoccupations, from ecological sustainability to social capital. He was among the pioneers of German environmental history. He wrote on Marx, German conservatism around World War I and the end of Communism. He advised Angela Merkel’s government on climate change.

But last month, a posthumous collection of Mr. Sieferle’s observations on Germany’s political culture, “Finis Germania” (the title plays on a phrase meaning “the end of Germany”), hit No. 9 on the prestigious Nonfiction Book of the Month list — and a scandal erupted. Certain passages on Germany’s way of dealing with the Holocaust horrified reviewers. Die Zeit called it a book of “brazen obscenity.” The Berliner Zeitung wrote of Mr. Sieferle’s “intellectual decline.” Süddeutsche Zeitung retracted its earlier praise. The Nonfiction Book of the Month list was suspended until further notice.

The book-buying public reacted otherwise. As critical anger rose, so did sales. Soon the book was selling 250 copies an hour, according to its publisher, and ranked No. 1 on Amazon’s German best-seller list, a position it held for almost two weeks, until the publisher ran out of copies.

What exactly had Mr. Sieferle said? Was this a betrayal of his intellectual legacy, as critics claimed? A vindication of it, as his sales suggested? Or had he simply gone off the rails at a time when public opinion was doing the same?

A socialist in his youth like most German intellectuals of the 1968 generation, Mr. Sieferle was drifting out of sync with that tradition by the 1990s. He came increasingly to aim his sarcasm at naïve idealists. At the height of Germany’s refugee crisis two summers ago, he wrote, “A society that can no longer distinguish between itself and the forces that would dissolve it is living morally beyond its means.” The Frankfurter Allgemeine Zeitung described him as “embittered, humorless, ever more isolated.”


Rolf Peter Sieferle
CreditDaniel Ammann
Mr. Sieferle, who had once placed his books with the aristocrats of German publishing (Suhrkamp, Propyläen, Fischer, Beck), became an outsider. “Finis Germania” was brought out by a small rightist press in the eastern German state of Saxony-Anhalt. Another posthumous book, “Das Migrationsproblem” (“The Migration Problem”), which asks whether mass migration is compatible with a built-out welfare state, was published in February by a press that works with the contrarian quarterly Tumult. That book, too, is selling like hot cakes, standing around No. 250 on the German Amazon list.

It is odd that “Finis Germania” was the book that took off. It is little more than a collection of notes on various subjects in the 1990s, some of the most controversial of which were previously published in more polished form.

On the other hand, “Finis Germaniae” (“the end of Germany”) is a familiar and resonant phrase. (Why Mr. Sieferle chose to drop the final “e” in his title has been much discussed.) The phrase captures a fear, or paranoia, about national decline that has been widespread in German history — and explains much about that history. Prosperous though Germany is, one can see reasons such fears might be reviving. Germany is senescent, with a median age of about 46. It is helping construct a European Union meant to supplant the German government in many of its traditional competencies. Germans appear to want to disappear. This, in fact, is the thesis that drives Mr. Sieferle’s passionate book on migration.

FUENTE:

“BUDA, MAESTRO DE VIDA”

29 de junio de 2018 by

VOLKER ZOTZ / Gautama Buda, maestro de vida

—–Capítulo I                [19  a 49):  01.- El ejemplo de Gautama; 02.- El  precio de la vida; 03.- Caminos y extravíos; 04.- El despertar ó la iluminación; 05.- El Sabio;

06.- no aceptar ciegamente; [34]

G nos enseña a “reconocer y eliminar las cadenas de la ignorancia”.

La sabiduría de G descansa en 3 pilares:

  1. a) conocimiento,
  2. b) configuración de la vida
  3. c) y meditación.

Comprensión   y   pensamiento   preceden a la acción.  Para modificarnos seguimos tres pasos:

  1. x) aprendemos a conocer y entender una nueva posibilidad.
  2. y) al mover nuestro pensar, sopesamos las ventajas e inconvenientes.
  3. z) plasmamos en nuestra vida lo que hemos aprendido.

07.-…criterios para juzgar; [37]

Toda opinión es un prejuicio.

Dar una oportunidad a tres propuestas, que hemos examinado según tres criterios:

  1. h) ¿Qué nos dice nuestra inteligencia?
  2. i) ¿qué piensan o cómo se comportan las personas superiores o ejemplares?
  3. j) ¿Cuáles son los resultados? Alegría ó desgracia; felicidad ó sufrimiento.

08.-…el despertar como desafío [39]

El que busca la verdadera libertad debe abandonar el palacio/mundo de las distracciones y de las quimeras y sin olvidar las obligaciones externas iniciar el despertar interior, cuya claridad incluye nuestra verdad personal y social.

09.-…etapas del despertar [41 a 46]

…El que quiera seguir el camino de Buddha, en vez de preocuparse por los días y los meses lejanos, no debería dejar que el momento actual pasara inútilmente.  / …El viaje más largo empieza con el primer paso.

El camino de Gautama es un largo viaje. Empieza justo aquí y ahora. El primer pequeño paso consiste en reconocer el punto de partida. Para ello tres ejercicios permitirán fomentar la toma de conciencia y el estar más despierto. Sucesivamente, con más capítulos de enseñanzas de Gautama, habrá otros ejercicios de praxis.

10.- EJERCICIO 1: EL REPASO DEL DíA [46]

Cada día experimentamos sensaciones, sentimientos y pensamientos que nos convierten en lo que somos. El repaso del día debemos empezarlo con el momento en que nos acostamos para dormir en la noche anterior y así contemplamos los aconteceres usuales y singulares retrospectivamente hasta el momento de levantarnos.

 

11.- EJERCICIO 2: EL DESPERTAR CONCENTRADO [48]

Al despertar, no hay que salir disparado de la cama para asearse y vestirse. Tampoco debe uno hacerse el remolón. Concéntrese para acometer el día consciente y despejado. Antes de levantarse de la cama recorra mentalmente cada parte del cuerpo desde los dedos de los pies hasta la cabeza, con detalle en orejas, cogote, frente, ojos, nariz, boca, mejilla y barbilla. Así sentimos cómo la energía potencial matutina penetra en todas las partes del cuerpo. Entonces estamos conscientes de todo el cuerpo. Nos levantamos con la sensación de estar verdaderamente ahí. Estemos atentos mientras nos aseamos y vestimos.

12.- EJERCICIO 3: CONSTATAR EL CONSUMO DE TIEMPO [49]

Seamos conscientes de cómo transcurre un día normal. Tomemos nota en los siguientes días (de 3 a 5) de cuánto tiempo dedicamos a cada tarea: comer, aseo, trabajo, pareja, hijos, parientes, profesión, desplazamientos, charlas, conversaciones y diversión.  El ser humano se constituye, en gran parte, por lo que hace. {el Ejercicio 4, en 22, pág. 77}

 

Capítulo II [51 a 81]

13.-  Ley y libertad. [53] Cuando menos despierta está una persona, más velados le resultan los motivos de sus propias acciones.

14.- Saber y creer. [55] Cuanto más sinceramente se investiga todo, en realidad menos cosas permanecen seguras. / ¡Se trata de saber que uno cree, en vez de creer que uno sabe!

15.- Creer sin más no es suficiente. [57] He de diferenciar claramente qué es real y qué, con una probabilidad mayor o menor, tan sólo espero y temo. [59]

16.- Las cuestiones últimas. [59] Gautama consideraba que depender de meras opiniones sobre las cuestiones últimas constituía un peligro para el anhelo de libertad. [60]. Gautama se topó con la idea de que el mundo y la vida carecían completamente de sentido. (…). Purana Kasyapa, un coetaneo de Gautama. (…). El que así piensa quizás obtenga satisfacción por el placer inmediato. El quiere pasar por la vida de la forma más agradable posible, si no pone por sí mismo un fin a esta existencia sin sentido. / Otra opinión considera que el mundo y la vida están completamente llenos de sentido: “Un dios que creó el universo persigue con ello un plan que también regula mi vida”. (…). Otros ven en sus propios actos como el cumplimiento de la voluntad de la divinidad (…).

Gautama advirtió a sus discípulos que no desperdiciaran su tiempo de vida limitado en especulaciones acerca de si el mundo tiene o carece de sentido, si tiene principio o ha sido creado, si es finito o eterno. (…). Una persona no puede percibir lo que está más allá de su capacidad de percepción ni comprender lo que supera su capacidad de comprensión. No puede percibir ninguna cosa que se halle fuera de las posibilidades de su conciencia. Si ejercita sus percepciones y amplía su conciencia, entonces quizás lo que hoy permanece oculto mañana pueda contemplarlo. [62]

 

17.- Leyes de la existencia. [62] Toda existencia y todo devenir sólo es posible por leyes. Se llama Dharma (palabra sánskrita relacionada con dhara= “lo que lleva”) a las leyes que ordenan el mundo, la vida; las leyes de la naturaleza en sentido amplio. /   El mundo sólo es posible a través de tales leyes; sin ellas reinaría el caos.  / La libertad humana es una consecuencia del conocimiento de las leyes y del margen de desarrollo que ofrecen. [63]

Gautama compara la situación del ser humano con la del herido al que hay que hay que curar.  Para ello estableció las 4 nobles verdades: 2 verdades para el diagnóstico y 2 para la terapia. [64]

18.- LA “PRIMERA NOBLE VERDAD”: NUESTRO SUFRIMIENTO [64]

19.- LA “SEGUNDA NOBLE VERDAD”:  CÓMO SE ORIGINA EL SUFRIMIENTO [70]

20.- LA “TERCERA NOBRE VERDAD”: EL SUFRIMIENTO ES EVITABLE [73]

21.- LA “CUARTA NOBLE VERDAD”: EL CAMINO [74]

22.- EJERCICIO 4: EL TIEMPO PARA LA MEDITACIÓN [77]

23.- EJERCICIO 5: CREER Y SABER [79]

24.- EJERCICIO 6: ¿QUÉ ME HACER SER LO QUE SOY? [81]

Capítulo III [83 a 109]

25.- Karma [85]

26.- Cinco aspectos del devenir.- [86] Los discípulos de Gautama vieron cómo todo es devenir: los efectos se desprenden de las causas para continuar actuando  como causas. Luego aprendieron a ver la causa y el efecto bajo cinco aspectos: (1) la materia inerte, (2) la materia viva, (3) el inconsciente humano, (4) el actuar (karma) y (5) el dharma.

(1) el desarrollo de la materia inerte condiciona la vida del ser humano, …(2)…dentro de la materia viva, la flora y la fauna, actúan determinadas leyes que condicionan la existencia del ser humano, el cual permanece unido a los procesos y leyes  fundamentales que constituyen la vida, …(3) Numerosas causas del inconsciente humano contribuyen a configurar la vida.  A través de la educación adoptamos muchas pautas de comportamiento que nos impregnaron. Desde nuestra infancia asumimos costumbres que ahora pertenecen a nuestra personalidad, crecimos con un lenguaje, cuyas leyes se hallan en la base de nuestro pensar y nuestro decir. (4) Actuar abarca los pensamientos, las palabras y los actos de un ser humano. (5)… las causas del dharma provienen del ámbito que está más allá  del mundo normalmente experimentable. Se trata de la influencia de las leyes fundamentales sobre la existencia.

27.- La Ley del karma. [88]

28.- ¡No todo es efecto del karma! [90]

29.- El caso An gulimaliya. [92]

30.- La intención decide. [95]

31.- El pensamiento toma la delantera. [96]

32.- Educación del pensamiento=  Gautama enseñó cinco métodos  que mostraban cómo dominar y organizar los procesos internos del pensar. [100]

33.- Para la aplicación de los cinco métodos. [102].- Codicia, odio y ofuscación son conceptos para actitudes que adoptamos.  Amor, paz, diligencia y constancia son conceptos para actitudes que se presentan en multitud de pensamientos. Ninguna persona piensa en conceptos “codicia” u “odio”, sino que, más bien se tienen cientos de miles de pequeños y muy concretos pensamientos que se pueden considerar expresiones de “codicia” y de “odio”.  No tendría sentido en pensar en sus conceptos contrarios, “amor” “paz”, “diligencia”, “constancia” para expulsar así la “codicia” y el “odio”. Tenemos que establecer qué pensamientos cotidianos y concretos actúan en nosotros negativamente. Y ahí hay que empezar con la práctica de eliminarlos, mediante los siguientes métodos.

1.- Substituir la idea mala por una mejor.- [103].- Si, por ejemplo, un adicto al chocolate pasa por delante de una pastelería, lo que debe hacer es substituir su sentimiento negativo de  avidez por otro positivo. Se trata de que piense en algo bonito que le haga perder fuerza al sentimiento negativo. Por ejemplo, puede pensar en un ser amado, en un ideal en el que cree firmemente.

2.- Considerar las consecuencias.- [103].- En el caso de una persona glotona, puede considerar las consecuencias dañinas para su salud que se derivarían de una obesidad  excesiva. Gautama decía que avergonzarse de los pensamientos y sentimientos negativos y sentir asco de los mismos.

3.- Abstraer el pensamiento.- [104].-  Según la enseñanza de Gautama el pensamiento es una especie de percepción sensorial como oír, ver, oler, degustar y tocar. Así como con los sentidos externos se perciben sonidos, formas y olores, con el sentido del pensamiento orientado hacia el interior podemos percibir las ideas que atraviesa la cabeza. Pero así como no estamos obligados a considerar detenidamente ninguna forma visible, tampoco tendremos que seguir las ideas que aparezcan en la mente. También hay cerca o a lo lejos ruidos, pero no les prestamos atención si no queremos. Del mismo modo el pensamiento no ha de ser siervo de las ideas que emergen. Es posible abstraerse como cuando uno se hace el sordo, habilidad esta –la de abstraerse– que poca gente ha desarrollado.

4.- Dejar que el pensamiento se debilite.-  [105].- Es esta propuesta de Gautama la idea negativa se recoge conscientemente; se acepta tal como es y simplemente se contempla. Después uno se pregunta “¿Por qué debería yo seguir cavilando lo que pienso o incluso hacerlo?” Preguntémonos qué se puede decir en favor de ese impulso negativo.

Si el impulso es relativamente, como en el caso de la persona glotona, deberemos proponer una reducción, paso a paso, del citado impulso. Por ejemplo, se dice el glotón a sí mismo “¿Por qué no me contento una pasta pequeña?” Y seguidamente, “¿Por qué no me tomo una manzana?”.

5.- Apretar los dientes.- [106].- Si ninguno de los cuatro métodos anteriores es efectivo, entonces debemos hacer un esfuerzo más. En el caso del adicto a la comida, debería alejarse de las pastelerías o de cualquier ocasión tentadora.

Hay que considerar, sin embargo, que las  reiteradas  represiones de los pequeños impulsos negativos podría dar lugar a la acumulación de lo oprimido y causar daños peores que los evitados mediante la represión.

 

34.- EJERCICIO 7: EDUCAR EL PENSAMIENTO [107]

35.- EJERCICIO 8: OBERVACIÓN DEL DISCURSO. OBSERVAR EL HABLAR [108]

36.- EJERCICIO 9: SINCERIDAD CON UNO MISMO EN EL ACTUAR [109]

 

Capítulo IV [111 a 141]

37.- Muerte y reencarnación. [113]

38.- La verdad incómoda. [115]

39.- ¿Y tras la muerte? [118]

40.- Reencarnación. [120]

41.- ¿Vidas anteriores? [122 a 125]

Si la historia de lo que es un ser humano   empieza antes de  su nacimiento en esta vida, ¿por qué no recuerda existencias anteriores? Gautama no dijo que sea imposible hacer presente lo anterior. Su despertar ha sido descrito como recuerdo en el que vidas anteriores penetraron en su conciencia hasta que él experimentó el proceso que abarca el devenir como constitución y desaparición de mundos. Se dice que los altos dignatarios del Tibet –el más famoso es el dalai-lama–, en el momento de la muerte podían dejar una existencia intencionadamente y con conciencia clara para empezar una nueva. Si uno no ha “vivenciado” algo de este estilo, lo puede creer o no. ¿Debería uno aspirar a ese tipo de experiencias?

Si uno pudiera de repente abarcar en vez de las décadas pasadas varios siglos o milenios, seguro que esta experiencia sería trágica. ¿Quién –todavía lleno de codicia y odio—sería capaz de soportarlo? En nuestra limitación ni siquiera sacamos todas las consecuencias del saber y de las experiencias de los años abarcables. Siglos se convertirían en una carga abrumadora para nosotros. ¿De qué me podría servir recordar miles de años, si todavía no acierto a corregir los errores del ayer?

Para comprender qué significa en última instancia “reencarnación” para Gautama, hay que tener en cuenta su enseñanza sobre el anatman. No hay ninguna personalidad que exista por sí sola. Los procesos de la naturaleza inerte y viva, todo lo percibido y cada cosa con la que me encuentro, contribuyen a mi conciencia. Las fronteras de lo que pertenece a mi vida son fluidas. Como mi yo es tan relativo nunca se puede decir de forma absoluta: “Esta fue mi vida anterior”. En palabras de Gautama: “En el pasado yo era y no era. En el futuro yo seré y no seré. Yo ahora soy y no soy. En el pasado la existencia pasada era real, la futura y la presente eran irreales. En el futuro la existencia futura será real, la pasada y la presente serán irreales. Ahora mi existencia presente es real, la pasada y la futura son irreales.” {31}

Cuanto más retrocedo en el pasado de mi país, de mi continente, de la Tierra o del sistema planetario, tanto más claro queda que se trata de mi pasado. Si he nacido en Alemania, incluso años después de 1945, he aceptado las consecuencias, y   en este sentido, Hitler pertenece a mi vida anterior, porque lo que sucedió en su nombre impregnó la cultura y la sociedad que me engendró a mí.

 

42.- Formas de transformación. [126]

43.- Reencarnación en cada instante. [129]

44.- Nirvana. [131]

45.- ¿Miedo a la muerte? [133]

46.- EJERCICIO 10: MODIFICACIÓN    DE  LA   DIRECCIÓN  DE LA MIRADA [135]

47.- EJERCICIO 11: TRABAJAR EL MIEDO [137]

48.- EJERCICIO 12: CONSIDERACIÓN SOBRE LA MUERTE [140]

Capítulo V [143 a 171]

49.- DIEZ CADENAS: [145]

  1. La falsa autoimagen. [146]
  2. Escepticismo. [149]
  3. Ritos y reglas. [152]
  4. Avidez de percepción sensorial. [155]
  5. Rencor o querer el mal. [157]

 

  1. Anhelo de figura. [159]
  2. Anhelo de ausencia de figura. [161]
  3. Arrogancia comparativa. [163]
  4. Estado de agitación. [166]
  5. Ignorancia. [168]

50.- EJERCICIO 13: ¿DÓNDE ESTÁN MIS CADENAS? [169]

51.- EJERCICIO 14: AMPLIACIÓN DEL HORIZONTE [169]

52.- EJERCICIO 15: RENUNCIA PROVISIONAL [170]

Capítulo VI [173 a 198]

53.- Meditación. [175]

54.- ¿Dónde empezar? [179]

55.- El significado de la respiración. [181]

56.- Guardar silencio, sentarse quieto. [184]

  1. Contemplar la respiración. [188]

58.- La contemplación del sentimiento. [192]

59.-  ¿Qué pasa en mí? [194]

60.- Atención en la vida diaria. [195]

Capítulo VII [199 a 220]

61.- CINCO REGLAS: [201]

  1. No matar o herir conscientemente a ningún ser vivo. [203]
  2. No tomar lo que no se ha dado. [208]
  3. Llevar una vida moralmente pura. [212]
  4. Evitar las mentiras y las palabras groseras. [216]
  5. No turbar la conciencia con drogas. [220]

Capítulo VIII: [221 a 230]

Para Acabar [223]

62.- Misterios de la muerte. [224]

63.- La libertad de la voluntad. [226]

64.- Esmero y fracaso para nosotros y el mundo. [227]

Capítulo IX: NOTAS [229 y 230].

===

Nota de YRANIA: LECTURA RECOMENDADA:

https://de.wikipedia.org/wiki/Helmut_Uhliger

  • Helmut Uhlig (autor) (1922-1997), erudito y autor religioso alemán
  • BUDDHA UND JESUS, die Überwinder der angst

…la ideología de género niega la diferencia entre Varón y Hembra /por ALAIN DE BENOIST

15 de junio de 2018 by

Alain de Benoist

15 de junio de 2018

«Esto ya no es una mujer», titulaba provocativamente la revista Éléments, inspirada por Alain de Benoist. Una más que femenina Brigitte Bardot lo desmentía en la portada. El debate sobre la teoría del género está bloqueado porque los partidarios de dicha ideología… niegan su existencia. Según el movimiento gay, nunca ha habido tal teoría, pues lo único que pretenden, según ellos, es luchar contra la discriminación. La teoría del género, explican los militantes homosexuales, ha sido inventada por el Vaticano para hacer creer que existe un complot gay con misteriosos y sórdidos objetivos. Finalmente, ¿existe o no existe la teoría del género?

¡Por supuesto que existe! Autores como Judith Butler, Eric Fassin, Monique Wittig y muchos más, ¿qué son, sino representantes de la teoría del género, es decir, adalides de una teoría que pretende que las identidades sexuales no dependen en absoluto del sexo biológico o de la pertenencia sexuada? Pero esta teoría no es tampoco el resultado de ningún “complot homosexual”. Se basa en la idea de que la identidad sexual se deriva de una pura “construcción social”. Afirma que no hay, en el momento de nacer, ninguna diferencia significativa entre los niños y las niñas (postulado de neutralidad); pretende que el individuo no debe nada a la naturaleza y puede construirse a sí mismo a partir de nada (fantasma de autoengendramiento).

En cuanto a la discriminación, hay formas muy distintas de luchar contra la misma. Si la discriminación consiste en tratar desigualmente a los hombres y a las mujeres, soy por supuesto el primero que quiere que desaparezca. Pero hay que saber si la igualdad debe comprenderse como sinónimo de la mismidad. Con otros términos, hay que saber si, para restablecer la igualdad entre los sexos, se tiene que hacer desaparecer la diferencia entre ellos, cosa que obviamente no creo en absoluto. Ocurre lo mismo con los “estereotipos”, que no son sino verdades estadísticas abusivamente generalizadas. La forma en que algunos se imaginan que, para “deconstruir los estereotipos”, hay que arremeter contra las nociones mismas de lo masculino y lo femenino, revela que, por más que pretendan lo contrario, quienes así piensan, se adhieren al postulado básico de la teoría del género.

Muchos y muy diversos son quienes luchan contra la teoría del género. Lo mismo ocurre con sus argumentos. ¿Se deberían, a su juicio, evitar ciertos argumentos que pudieran tener un objetivo erróneo o hacer el juego del enemigo al que pretenden combatir?

Hay, en efecto, diversas formas de criticar la ideología de género. En mi libro Les démons du bien [Los demonios del bien], mi crítica es de índole exclusivamente intelectual: estudio esta ideología para saber cuál es su valor en cuanto a la verdad, constato que es nulo y digo por qué. En los ambientes católicos lo que se hace no es tanto una crítica de este tipo, sino una crítica moral. Se basa en el postulado de que la teoría del género pretende legitimar comportamientos sexuales que se consideran, de entrada, “aberrantes” o “anormales”, empezando por la homosexualidad.

Estoy doblemente en desacuerdo con esta idea. En primer lugar –y éste es un punto fundamental–, pienso que la teoría del género no pretende tanto justificar tal o cual comportamiento sexual como negar la diferencia entre los sexos, lo cual no es en absoluto lo mismo. Con lo que sueñan no es con la homosexualidad, sino con la indistinción.

Por otra parte, yo no efectúo ningún juicio moral sobre las preferencias o las orientaciones sexuales. No veo en nombre de qué formularía semejante juicio. La homofobia, así pues, sólo es para mí una estupidez más entre otras muchas. Lo que, en cambio, me parece importante es recordar que lo masculino y lo femenino existen independientemente de las orientaciones sexuales. Los homosexuales no constituyen en modo alguno un “tercer sexo”, por la sencilla razón de que sólo hay dos sexos. Los gais y las lesbianas son hombres y mujeres como los demás, con la particularidad de que tienen preferencias sexuales propias y de carácter minoritario. Pero “minoritario” nunca ha querido decir “menos natural”: una norma estadística no es lo mismo que una norma moral. Con todo ello quiero decir que no soy de los que sólo critican la teoría del género con la esperanza de volver al viejo orden moral.

Si bien es una insensatez pretender que las diferencias entre hombres y mujeres no existen o son irrelevantes para los roles sociales que desempeñan, tal vez sea cierto que se deben repensar, hoy, las funciones sociales de los hombres y mujeres. ¿Está usted de acuerdo? Y en caso afirmativo, ¿cómo las repensaría?

No cabe duda de que los roles sociales de hombres y mujeres han cambiado radicalmente en el curso de las últimas décadas. Mediante la integración de una amplísima mayoría de mujeres en el sistema salarial se ha ido borrando progresivamente la frontera entre una esfera privada femenina y una esfera pública masculina. El acceso a la contracepción, la legalización del aborto o, incluso, la disyunción entre las responsabilidades familiares y las atribuciones de índole sexual les han dado a las mujeres libertades cuya conquista no lamento en lo más mínimo. ¡No soy ningún nostálgico del patriarcado a la antigua, el cual nunca fue tan insoportable como en la “Belle Époque” de la revolución industrial y del auge de la burguesía! Creo, en cambio, que algunas de estas libertades han resultado, en parte, ilusorias. La posibilidad ofrecida a las mujeres de trabajar fuera del hogar, por ejemplo, ha constituido a la vez una liberación y una alienación (a favor del sistema capitalista). Y a quienes más ha beneficiado la “revolución sexual” han sido, en últimas, a los hombres…

La cuestión es saber si esta transformación de las funciones sociales masculinas y femeninas debe implicar una negación o una desaparición de la feminidad y de la virilidad. No lo pienso en absoluto. La pertenencia sexuada no es sólo un asunto de órganos sexuales (el propio cerebro ya es sexuado al nacer), y la desexualización de hecho de un cierto número de roles y funciones no ha hecho desaparecer esa invariable antropológica que constituye la división del género humano en dos sexos. En el espacio y en el tiempo, en el ámbito de las diferentes culturas, los roles sociales masculinos y femeninos han ido evolucionando sin parar (es lo que se obstinan en no ver quienes razonan en términos esencialistas), pero esta evolución nunca ha puesto en tela de juicio el hecho de que los hombres y las mujeres no pertenecen ni al mismo sexo ni al mismo género.

Lo que hay que repensar es de qué forma distinta puede expresarse hoy en día lo masculino y lo femenino. El error, propagado por la teoría del género, sería creer que lo masculino y lo femenino deben, simplemente, dejar de expresarse al no corresponder ya a nada. Equivaldría ello a considerar que los hombres y las mujeres tienen que ser pensados en lo sucesivo como individuos abstractos y ya no como seres encarnados; es decir, haciendo abstracción del cuerpo y de la carne, de la seducción y de las relaciones sexuales. Como dice una feminista francesa muy hostil a la teoría del género, Camille Froidevaux–Metterie: “¿Por qué, después de haber sido tan sólo cuerpos, deberían hoy las mujeres vivir como si no tuvieran cuerpo?”

¿Cabe identificar en la teoría del género un problema más específico: el odio que siente esta sociedad por la figura del hombre, del macho y del padre?

Durante siglos, en la época del patriarcado, los valores femeninos han sido considerados constantemente inferiores a los masculinos. En la tradición cristiana, a menudo, la mujer ha sido asignada, simbólicamente al menos, al orden de la voluptuosidad, de la seducción y, por tanto, del pecado. Tertuliano veía en ella el “antro del diablo”. En la época clásica, las mujeres también fueron condenadas por “brujería”. Ahora se ha caído en el extremo inverso. Los valores tradicionalmente considerados femeninos (la sensibilidad, el espíritu de ayuda mutua y de cooperación, etc.) han sido colocados por encima de los valores masculinos. Todo lo que evoca la virilidad o la hombría despierta burlas, desdén, hostilidad… La noción de autoridad está desacreditada en su principio mismo… por más que siga omnipresente en la vida real. Al mismo tiempo, el niño (al que en el pasado siempre se le consideraba más carnalmente ligado a su madre que a su padre) es objeto de una idolatría sin precedentes. Antaño, el crimen supremo era el parricidio; hoy es el infanticidio. Esta situación no es preferible al antiguo reino de lo masculino. Constituye, en realidad, su simétrica inversión. No se sale del desequilibrio sustituyendo el patriarcado por el matriarcado.

Lo que resulta particularmente inquietante en el desmoronamiento de la figura paterna es que el padre ya no puede desempeñar el papel que normalmente le corresponde: encarnar la Ley simbólica que le permite al niño poner término a la “fusión materna” propia de la primera infancia; o lo que es lo mismo: entrar en la edad adulta. La quiebra de los valores viriles les lleva a los hombres a dudar de sí mismos, lo cual deteriora gravemente las relaciones entre los sexos. El hundimiento de la función paterna produce una generación de inmaduros narcisistas que nunca consiguen resolver su complejo de Edipo. Esta evolución es uno de los aspectos centrales de la sociedad posmoderna que tenemos a la vista.

Sobre el tema del “matrimonio para todos”…

El “matrimonio para todos” es reclamado por la minoría de una minoría, que representa un total de menos del 1% de la población. En España, donde el matrimonio gay fue legalizado en 2005, el matrimonio entre individuos del mismo sexo representa sólo el 0,6% del conjunto de matrimonios. La ideología de género (“gender”) concierne a todo el mundo. En la medida en que ella pretende que los niños son, en el momento de su nacimiento, “neutros” desde el punto de vista sexual, o cuando afirma que el sexo biológico no potencia para nada las preferencias sexuales de la mayoría de los individuos, y que el sexo (sólo hay dos) debe ser reemplazado por el “género” (habría una multitud, constituyendo otras tantas “normas” que los poderes públicos habrían de institucionalizar), esta ideología conduciría, de hecho, a negar la alteridad sexual, los que terminaría en un confusionismo total. La ideología de género se inscribe en una ficción de libertad incondicionada, de creación de uno mismo a partir de la nada. Con ella, no se trata de liberar el sexo, sino de liberarse del sexo. No lo veo, sin embargo, como hace el Vaticano, como un medio desviado de “legitimar la homosexualidad”, que parece, como poco, bastante simplista.

Añadiría que, en un país donde dos de cada tres niños nacen ahora fuera del matrimonio, no se puede decir que los heterosexuales aparezcan hoy como los más creíbles campeones del “matrimonio tradicional” (que no es, en realidad, sino el matrimonio republicano). Actualmente, sin embargo, no hay nadie más que los “curas” y los “homos” (que a veces son los mismos) que quieran poder casarse. En cuanto a mi posición personal, ésta se resume en una fórmula: estoy por el matrimonio homosexual y contra el matrimonio de los homosexuales. Hablando claramente, pienso que el matrimonio clásico, en la medida en que es una institución fundada sobre una presunción de procreación, como lo muestra su etimología (del latín “matrimonium”, derivado de “mater”, madre), deber ser reservado a las parejas heterosexuales, pero no soy nada hostil a un contrato de unión civil que permita a dos personas del mismo sexo perpetuar, al menos formalmente, su unión. Soy favorable, además, a la adopción para todos, pero hostil a la adopción plena en el caso de parejas homosexuales. En efecto, en lo que concierne al matrimonio, todo es asunto de definición: o vemos un contrato entre dos individuos, o vemos una especie de alianza entre dos linajes distintos. Porque no son la misma cosa.

Después de años de lucha, ¿qué balance podemos sacar del feminismo?

Un balance necesariamente de contraste, por la excelente razón de que el feminismo, en sí mismo, no significa gran cosa. Ha habido siempre, de hecho, dos grandes tendencias en el interior del movimiento feminista. La primera, que denomino “feminismo identitario y diferencialista”, buscan ante todo defender, promover y revalorizar lo femenino por relación a los valores masculinos impuestos por siglos de “patriarcado”. No sólo lo femenino no es negado, sino que, por el contrario, es proclamado su igual valor con lo masculino. Esta tendencia, ciertamente, ha conocido excesos, a veces llegando a caer en la misandria (en la década de 1960, algunas feministas americanas llegaron a decir que “una mujer tiene la misma necesidad de un hombre que un pez de una bicicleta”). Al menos no cuestionan la distinción entre los sexos. Encuentro este feminismo bastante simpático. Es este feminismo el que debe hacer avanzar realmente la condición femenina.

La segunda tendencia, que podemos llamar “feminismo igualitario y universalista”, es bien diferente. Lejos de buscar la revalorización de lo femenino, considera que es, por el contrario, el reconocimiento de la diferencia de los sexos lo que ha permitido al “patriarcado” imponerse. La diferencia es así tan tenue como indisociable de la dominación, mientras la igualdad es, a la inversa, puesta como sinónimo de indiferenciación o de la mismidad. Entramos, por tanto, en otro registro. Para hacer desaparecer el “sexismo”, habría que hacer desaparecer la distinción entre los sexos (igual que para hacer desaparecer el racismo hay que negar la existencia de las razas) –y sobre todo negar su natural complementariedad. Así, las mujeres no debería concebir más su identidad sobre el modo de pertenencia (al sexo femenino), sino sobre sus derechos en tanto que sujetos individuales abstractos.

Como dijo la ultrafeminista Monique Wittig, “se trata de destruir el sexo para acceder al estatuto de hombre universal” En otras palabras, las mujeres son hombres como los otros. Es, evidentemente, de esta segunda tendencia de la que nación la teoría de género.

¿Es forzosamente necesario ser feminista para ser una auténtica mujer?

Habría que ponerse de acuerdo sobre lo que es una “verdadera mujer”. Raymond Abellio distinguía tres grandes tipos de mujer: las mujeres “originales” (las más numerosas), las mujeres “viriles” y las mujeres “últimas”. Él interpretaba el feminismo como un movimiento de movilización de las primeras por las segundas. Lo que es seguro es que se puede ser feminista en sentido identitario sin serlo en sentido universalista. La cuestión que se plantea, sin embargo, es saber si la segunda tendencia mencionada antes todavía puede ser calificada de “feminista”. Si no hay más sujetos que hombres y mujeres, si el recurso al “género” permite desconectar lo masculino y lo femenino de su sexo, no vemos cómo la teoría de género puede todavía ser considerada como “feminista”, es decir, ¿qué caracteriza a las mujeres en tanto que mujeres?. ¿Cómo podrían las mujeres seguir siendo mujeres liberándose de lo femenino? Tales son, precisamente, las cuestiones que ponen en duda las feministas más hostiles a la ideología de género, como Sylviane Agacinski o Camille Froidevaux–Metterie.

Hoy, las Femen… ¿es suficiente mostrar sus pechos para hacer avanzar la causa femenina?

Si tal fuera el caso, la condición femenina, después de varias décadas, ¡habría dado un extraordinario paso hacia adelante! Pero en el mundo actual, la exhibición de un par de senos es de una tremenda banalidad. Igual que en las playas el monokini está pasado de moda. Exhibiendo sus pechos por todas las partes, las Femen, venidas de Ucrania, ingenuamente imaginaron que iban a causar cierta impresión. Pero ellas sólo hacen sonreír. Diciendo que creían que, para hacerse entender, tuvieron que recurrir a lo que algunos sociólogos llaman “la hostil desnudez”, una desnudez que no es concebida como medio de atraer, de seducir o de provocar el deseo, sino como un agresivo desafío, una especie de proclamación frente al enemigo. Este tipo de práctica revela un pobre exhibicionismo en el que se resume actualmente una gran parte de la sociabilidad occidental, la cual consiste en usar su cuerpo como una mercancía. ¡Las desafortunadas Femen pronto se olvidarán porque nadie se preocupará ya de sus tetas!

Pero sería un error creer que ellas tienen el apoyo de las feministas. Aparte de Caroline Fourest, notoria y amorosamente caída en los brazos de Inna Shevchenko, la mayoría de las feministas han tomado rápidamente sus distancias frente a estas exhibicionistas, a las que reprochan utilizar sus cuerpos y hacer una llamada a una “política de telegenia”, para movilizar la atención mediática, a riesgo de legitimar indirectamente el reconocimiento de las diferencias entre los sexos –claramente, de hacer un uso de sus glándulas mamarias conforme con los “estereotipos”. Otros activistas se opusieron a la exhibición de los senos, que en lugar de afirmar la superioridad de la desnudez, ellas harían mejor en defender la libertad de las mujeres a vestirse como ellas quieran. Hay que leer, en este contexto, el artículo de Mona Chollet titulado “Femen por todas partes, feminismo por ninguna” En cuanto a las reivindicaciones propiamente feministas de las Femen, ¡todavía las están buscando!

Entrevista efectuada por Adriano Scianca.
Traducción de Jesús Sebastián.

FUENTE:

https://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=6024

ARRIBA hay dos fotografias de MUJER


A %d blogueros les gusta esto: