DEBEMOS VOTAR EN CONTRA DE…

by

Muchas personas tienen el dilema de no saber si en las elecciones a diputados, deben votar al partido minoritario de su preferencia… o a otro partido que aunque no sea de su pleno agrado, al menos tiene posibilidad de ganar y echar del poder al partido que considera totalmente nefasto.
Lo que hay que tener claro es que si nuestro objetivo es echar el poder a Z, debemos apoyar al partido que es menos malo que Z, el que ocupa en ese momento el segundo lugar por el número de escaños, por ejemplo P. Si en otra segunda convocatoria electoral, el partido Z no tuviera posibilidad de ganar, entonces sería potestativo votar a X, nuestro partido minoritario preferido.
Es decir, que no cabe ser indiferentes entre Z y P. Necesariamente uno es peor que otro. No existen dos partidos iguales. Si lo que más nos interesa es echar del poder a Z, hay que votar al siguiente partido en número de escaños o posibilidad de ganar, por ejemplo P. Pues en realidad votamos contra Z y para ello hay que dar la opcion de ganar a otro cualquiera, siempre que no sea peor que Z.

Sobre este dilema, en la revista “Tradición Católica”(nº 214, Madrid, febrero 2008), informa sobre el debate abierto, en el año 1905, por la revista “Razón y Fé”que recoge sendos artículos de del R.P. Venancio Minteguiaga y del R.P. Villada.

El P. Villada invoca a su favor los consejos dados por San Pío X a propósito de las elecciones italianas : “Los individuos particulares – dice – de los partidos políticos podrán ser peores unos que otros, y a veces quizá alguien perteneciente a un partido más avanzado podrá ser menos malo que otro perteneciente a un partido más conservador; pero siempre será de suyo menos malo o más tolerable el que en su programa de gobierno se muestra menos perseguidor de la Iglesia. Esta misma doctrina ha sido últimamente aprobada por Pío X en las elecciones italianas, permitiendo que muchos católicos votasen a diputados más o menos liberales y, por consiguiente, más o menos enemigos de la Iglesia y de los derechos del Papa, a fin de impedir el triunfo de los socialistas y anárquicos que en tales distritos se presentaban. Con razón, por consiguiente, muchos obispos españoles han excitado a los católicos de sus diócesis, según hemos indicado antes, para que amoldasen su conducta en las últimas elecciones administrativas a esta doctrina.

Por último, sabemos que en la Exhortación Postsinodal “Sacramentun Caritatis“, del 22 de febrero de 2.007, el Papa Benedicto XVI, señala la grave responsabilidad de los políticos y legisladores católicos, cuando deben decidir sobre cuatro aspectos que no son negociables:
-a) Defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural;
-b) La familia fundada en el matrimonio entre varón y mujer;
-c) La libertad de educación de los hijos;
-d) La promoción del bien común en todas sus formas.

Anuncios

Una respuesta to “DEBEMOS VOTAR EN CONTRA DE…”

  1. Anonymous Says:

    Pues bien, alguno en la Conferencia Nacionalsocial (uf, quise decir Episcopal)se estará retorciendo en la cama. Pena que sólo sea el PSOE el ganador, un partidillo de centro vamos, y no alguien de izquierdas de verdad, para que a esta gente le joda más aún..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: