Archive for 4/05/08

MÚSICA Y RELIGIÓN

4 de mayo de 2008

 

Es sabido desde siempre que la música es un sublime lenguaje por medio del cual se expresa el alma de un pueblo, de una cultura, de una fe, etc.  Es por consiguiente lógico que algunos israelitas durante muchos años tenían vetada la música de Richard Wagner en Israel.  También se ha observado que cuando en lugares públicos de Europa se interpreta música clásica, los inmigrantes de religión musulmana se alejan… También es sabido que durante el régimen soviético, la música y el ballet tuvieron un papel muy destacado en la lucha ideológica. Y lo mismo ocurrió en China de Mao, donde, al igual que en algunos países musulmanes, la música clasica europea fue casi proscrita.

Por mi parte, tengo experimentado que los sones de música árabe, durante la semana santa, irrumpieron en mis oidos como un zumbido blasfemo. Quizás los programadores de “Radio Nacional de España”, en su afán multicultural y laicista, no eran conscientes de que aquella música árabe era una auténtica provocación anticristiana. Tal es la fuerza que tiene la música y también su significación ideológica y religiosa. No es casual que el canto gregoriano haya sido durante siglos la más suprema manifestación de religiosidad musical.

 Todo este preámbulo me lo ha sugerido la aparición de un libro de un autor tan importante como Hans Küng. Su título es MUSIK UND RELIGION.

Coincidiendo con su 80 aniversario Hans Küng publica en Editorial Trotta un estudio que analiza, desde Mozart, Wagner y Bruckner, la relación entre música y religión.

Para iluminar estas cuestiones, Küng se ocupa con tres grandes compositores que suponen para él «todo un reto intelectual y artístico»: Mozart, Wagner y Bruckner. Se pregunta no sólo por su religiosidad personal, sino por la presencia de la religión en su obra. Pues en estos músicos la religión ocupa un lugar significativo, ya se trate de la peculiar vinculación de Mozart con el catolicismo y su plasmación en las misas que compuso; de los dramas musicales wagnerianos Parsifal y El ocaso de los dioses, situados entre la crítica social y el anhelo de redención; o de las sinfonías brucknerianas, nacidas de la tensión entre religiosidad y modernidad.

Estos ensayos de interpretación quedan enmarcados por una Obertura, exordio sobre música y religión, y un Final sobre arte y sentido que ensancha la cuestión religiosa hasta tocar las artes plásticas. Quiere así el presente libro lograr una pequeña sinfonía, una consonancia de sus distintos tiempos capaz de proporcionar al lector una mejor comprensión tanto de la música como de la religión.


A %d blogueros les gusta esto: