Archive for 30 enero 2009

desinforman y engañan

30 de enero de 2009

critica-argentina

Esta portada de un periódico de Argentina es sólo un ejemplo del talante desinformativo e indigno….de cierta   prensa “progre”, que  siempre criminaliza y miente…  Aquí pretende desacreditar a Su Santidad Benedicto XVI con motivo de unas declaraciones hechas en noviembre pasado por el obispo Richard Williamson a la televisión sueca.  Entonces se silencieron sus palabras, pero ahora, al ser retiradas las excomuniones que habían recaido en 1988 contra los obispos de Monseñor Lefebvre, los enemigos de la Iglesia  se apresuraron a informar que un obispo católico manifestó no creer en el “dogma de las cámaras de gas”, lo que les sirvió para crear graves dificultades a la Iglesia en su relción con Israel y los judíos en general.

Por otra parte, leemos en

www.vistazoalaprensa.com como Ismael Medina

comenta la política del gobierno ZP tendente a la difusión masiva

de los condones y cuyo objetivo es evitar que nazcan niños europeos,

mientras se favorece la inmigración de gentes de otras razas.

El citado artículo termina así:

Asistimos mientras tanto en el ámbito demográfico a un doble y amenazador efecto de la conspiración neomalthusiana, en concomitancia con la marea inmigratoria de los hambrientos del tercer y cuarto mundos: mientras en el occidental, desposeído de sus fundamentos morales cristianos, se estanca la natalidad, se multiplica entre los islámicos, fieles al Corán y refractarios a los condones. Y no conviene olvidar en este punto la premonición de Ben Barka, décadas atrás, a la que en alguna ocasión me he referido: “Conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres”. Y también ahora con el solícito amparo de la Alianza de Civilizaciones.

Anuncios

american way of life ó los americanos son más productivos

29 de enero de 2009

_1430366-hanne-jeppsson

La Nueva España (Oviedo, 29 enero 2009, pág. 16) publica una entrevista con una mujer jóven, guapa y nórdica.

Se trata de  Hanne Jeppsson, Directora de la oficina de Pensilvania en España, participa en Gijón  en el XIII Punto de Encuentro Internacional de Asturex. M. C.

Hanne Jeppsson nació hace 31 años en Madrid, adonde se habían desplazado para trabajar su madre, noruega, y su padre, sueco. Nórdica 100%, «aunque de corazón español», vivió seis años en Estados Unidos, donde estudió en la Universidad de Georgetown Economía Internacional, «la misma carrera que el Príncipe Felipe». Habla cinco idiomas. Tras seis años en EE UU, volvió a España «por amor». Entre sus tareas, se encarga ahora de la organización de las entradas vip de la plaza de toros de Las Ventas, es representante de la empresa de transportes Transcontinental y la directora de la oficina de Pensilvania en España. Ayer ofreció una charla en el XIII Punto de Encuentro Internacional de Asturex para convencer a los empresarios asturianos de las oportunidades de invertir en ese estado de la Costa Este, gobernado por el demócrata Edward Rendell, «íntimo de los Clinton y que creo que será en el futuro un candidato a la Presidencia». A una hora de tren de Nueva York y de otros grandes centros de consumo en Estados Unidos, Pensilvania es un Estado cuya economía creció en torno al carbón y al acero. Tiene como grandes sectores las renovables, los bienes de equipo y los comestibles. Su tasa de desempleo es del 4,5%. Gamesa, Iberdrola, SCH, Tabacalera y Tubacex han optado por Pensilvania para establecerse en EE UU.

Jeppsson señala que durante su estancia en EE UU la consideraban una americana más: «En Estados Unidos todo el mundo es americano, independientemente de dónde haya nacido. En Europa eres de donde tienes raíces. Allí hay un nacionalismo muy fuerte, pero no en el mal sentido, lo que supone una tendencia de poder muy fuerte. A ningún americano se le ocurriría nunca criticar a su país fuera de él».

-¿Ni en plena crisis?

-Lo bueno de Estados Unidos es que reacciona muy rápido. La mentalidad americana es muy distinta. Por ejemplo, en Estados Unidos la construcción no está basada en casas duraderas. Se hacen muy rápido, pero para durar 50 años. Luego se tiran y se construyen otras. La facilidad para el despido también hará que se recupere allí antes la economía. Los americanos están habituados a los despidos. De media, a un estadounidense lo despiden cinco veces en su vida. En España un despido es un trauma, como si te deja tu pareja, por eso la gente que coge un puesto se aferra a él toda su vida, aunque sea un negado, y ése es un sistema muy poco productivo. Incluso para los trabajadores más valiosos no es bueno, porque las personas tenemos tendencia a aburrirnos y cuando pierdes el entusiasmo ya no produces tanto. El movimiento es muy bueno, porque coges el nuevo trabajo con ilusión. En Estados Unidos te despiden sin razón y no pasa nada, porque sabes que mañana puedes encontrar otros 1.500 trabajos, porque la gente cambia habitualmente de trabajo. El abanico de oportunidades es inmenso. Esa percepción hace que cambien mucho las cosas en el momento de afrontar una crisis. Lo que no veo bien del sistema americano es que te pueden despedir sin previo aviso y eso a veces crea una cierta incertidumbre.

-Se le ve optimista.

-Los americanos saben que esto ha llegado a un punto en que sólo puede subir. La reacción del americano es más rápida que la del europeo. También por su actitud. En Estados Unidos si un camionero llega a hacer un reparto y se encuentra aparcado un Ferrari, piensa: «Tengo que trabajar duramente para tener también un Ferrari». En Europa, si puede, el camionero raya el Ferrari y aparca delante para que no pueda salir el coche. Porque Europa no está hecha para que el de abajo pueda subir. En cambio, en EE UU se han creado grandes empresas en garajes de personas humildes, como Microsoft o Häagen Dazs, y como éstos hay miles de ejemplos. El sueño americano existe. En Europa la situación no es tan fuerte como en la India, donde no puedes cambiar de casta, pero si naces en un tipo de vida, normalmente mueres en él.

-¿Obama lo va a tener fácil?

-No, porque cuando entras como una macroestrella, lo fácil es estrellarse. Además, se encuentra con una situación mala, al contrario de lo que le ocurrió a Clinton. Personalmente, nunca he criticado mucho a Bush, aunque no ha sido el mejor presidente. Porque también entró en una situación muy mala y porque no se puede echar sólo la culpa a una persona. Obama ha hablado con gente que estaba alrededor de Bush; no todos los asesores de Bush eran unos negados. Tendemos al maniqueísmo, pero hay que valorar la situación.

-¿Cree que Obama va a defraudar?

-Es tan grande la expectativa sobre Obama como mala la situación en la que entra. Le han puesto como el salvador del mundo. Pero no hay que olvidarse de que es americano y primero va a mirar por su propio país. Es cierto que representa muchas más cosas que un simple presidente. Muchas gentes de clases bajas y medias lo ven como al Mesías, pero es una persona. En todo el mundo creen en él. Incluso, la gente en Kenia cree que los va a salvar a ellos también. Va a cambiar lo de Guantánamo, puede cambiar otras cosas, como apostar por las energías renovables. Pero en la política se está limitado.

-¿Cómo cree que va a influir eso en superar la actual situación de crisis?

-Mentalmente. Confianza es la clave. El ser humano, teniendo confianza, llega hasta donde quiere. Un cambio tan radical como ha sido meter a Obama en la Casa Blanca crea expectativas, ganas, sueños. Todo eso en combinación crea una energía poderosa. El miedo nos lleva a cerrar puertas y eso es lo que estaba pasando antes. Ahora se empezarán a abrir.

-Zapatero ha calificado a Obama de «socialdemócrata», como lo es él. ¿Cierto?

-No se puede comparar. Un demócrata de Estados Unidos no es un hombre de izquierdas ni mucho menos. Es más liberal que un republicano, que es más conservador. Pero de ahí a considerar a Obama como un socialdemócrata… yo creo que hay mucha distancia. Además, no es comparable la política americana con la forma de hacer política en España. No sólo por su ideología. También por su trayectoria. El político americano normalmente es un empresario. Que yo sepa, Zapatero no ha trabajado ni un solo día de su vida en la calle. Para el americano estar metido en política es un orgullo. Aquí es una carrera. Yo creo que hay dos trabajos en los que es fundamental conocer las cosas antes. El político y el periodista tienen que conocer la vida real y eso es algo que no se puede enseñar en la Universidad. Hay que tocarla para saber de qué va. La gran diferencia es que los políticos americanos no están allí para ganar dinero, sino porque es lo que les falta en su currículo para sentirse realizados. No es como aquí, que se entra en el partido con 18 años y a los 40 o antes se tiene un puesto. Yo no voy a criticarlo, pero es una diferencia. Aquí lo que sí tienen a su favor es que saben hablar muy bien.

-¿Cómo ve que el país paladín del libre mercado inyecte dinero a las grandes empresas?

-La intervención en la industria automovilística y en la banca es algo totalmente nuevo. Pero si la solución es ésa, ¿por qué no hacerla

-¿Se piden en EE UU más responsabilidades a los ejecutivos que ocasionaron la crisis financiera que aquí?

-Las mentalidades son diferentes. En Estados Unidos está muy mal visto aprovecharse. La mentira es casi igual de malo que matar a tu vecino y está muy penalizada moralmente. A un alto cargo que le pillan mintiendo no vuelve a levantar cabeza. Aquí no. En España la gente siempre pone en duda si mientes o no. Eso no entra en el pensamiento del americano, porque no se miente. Madoff engañó e hizo un fraude imperial. La diferencia es que Madoff ha perdido seguramente a todos sus amigos y la dignidad como persona. En Europa no hubiera pasado eso, sino que dirían: «Qué bien se lo ha montado». En España, la picardía es lo que lleva más lejos.

-¿Se vive mejor en Estados Unidos?

-Estados Unidos es un país más productivo. Desde el primer ejecutivo de una compañía hasta el último trabajador. Pero la calidad de vida en España es mejor. Dicen que ahora hay crisis, pero aquí sales a la calle y ves los restaurantes llenos, la gente jugando a las cartas o tomando sus copas. Hay depresión, pero no se nota.

-¿Y la formación?

-Lo que inviertes en estudiar te lo recompensan muy bien. El primer sueldo de un universitario en EE UU ronda los 80.000 dólares.

«Madoff ha perdido a sus amigos y la dignidad; si pasara en Europa dirían: “Qué bien se lo ha montado”»

«En EE UU no son un trauma los despidos, que son habituales, por eso va a salir antes de la crisis»

«El cambio radical en la Casa Blanca crea confianza, que es la clave para recuperar la economía»

decreto que revoca 4 excomuniones

27 de enero de 2009

“Ite, missa est”

Con estas palabras del sacerdote  termina el sacrificio litúrgico que actualmente llaman Eucaristía…

Esta celebración litúrgica quizás va a ser más conocida con motivo de la publicación del

 

 

 

Texto del decreto de la Congregación para los Obispos:

 

 

Con la carta del 15 de diciembre de 2008 dirigida a Su Eminencia el Señor Cardenal Darío Castrillón Hoyos, Presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, monseñor Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros obispos consagrados el 30 de junio de 1988, solicitaba nuevamente el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada con decreto del Prefecto de esta Congregación para los Obispos el 1 de julio de 1988.

En la mencionada carta, monseñor Fellay afirma, entre otros puntos: “Estamos siempre firmemente determinados en la voluntad de ser y permanecer católicos y de poner todas nuestras fuerzas al servicio de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana. Nosotros aceptamos todas sus enseñanzas con ánimo filial. Creemos firmemente en el Primado de Pedro y en sus prerrogativas, y por esto nos produce tanto sufrimiento la situación actual.

Su Santidad Benedicto XVI –paternalmente sensible al malestar espiritual manifestado por los interesados a causa de la sanción de excomunión, y confiado en el compromiso por ellos expresado en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en las conversaciones necesarias con las autoridades de la Santa Sede en las cuestiones aún abiertas, de forma que se pueda llegar pronto a una plena y satisfactoria solución del problema originalmente planteado– ha decidido reconsiderar la sanción canónica de los Obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con la consagración episcopal de éstos.

Con este acto se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza e intensificar y dar estabilidad a las relaciones de la Fraternidad San Pío X con la Sede Apostólica, testimoniando así verdadera fidelidad y verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa con la prueba de la unidad visible.

Este don de paz, al final de las celebraciones de Navidad, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, y por su medio, llegar a remover el escándalo de la división.

En virtud de las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los Obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1 de julio de 1988, mientras declaro carente de efectos jurídicos, desde el día de hoy, el Decreto que en aquel momento se emitió.

Roma, desde la Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009. Card. Giovanni Battista Re, Prefecto de la Congregación para los Obispos.

Comunicado del superior general de la Fraternidad San Pío X

 

 

El mismo sábado 24 de enero, al hacerse público el decreto de la Congregación para los Obispos con el que Benedicto XVI acepta el pedido de levantar la excomunión a los cuatro obispos ordenados por monseñor Marcel Lefebvre, el superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, monseñor Bernard Fellay, emitió en Menzingen, el siguiente comunicado:

“La excomunión de los obispos consagrados por monseñor Marcel Lefebvre el 30 de junio de 1988, que había sido declarada por la Sagrada Congregación para los Obispos por un decreto del 1º de julio de 1988 y que nosotros siempre negamos, ha sido retirada por otro decreto de la misma Congregación fechado el 21 de enero de 2009 por mandato del Papa Benedicto XVI.

“Expresamos nuestra gratitud filial al Santo Padre por este acto que, más allá de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, representará un beneficio para toda la Iglesia. Nuestra Fraternidad desea poder ayudar siempre al Papa a remediar la crisis sin precedentes que sacude actualmente al mundo católico, y que el Papa Juan Pablo II había calificado como un estado de ‘apostasía silenciosa’.

“Además de nuestro reconocimiento al Santo Padre, y a todos los que le ayudaron a realizar este valeroso acto, nos congratulamos de que el decreto del 21 de enero juzgue necesarias la realización de ‘reuniones’ con la Santa Sede, las cuales permitirán a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X exponer las razones doctrinales de fondo que ella estima ser el origen de las dificultades actuales de la Iglesia.

“En este nuevo ambiente, tenemos la firme esperanza de arribar pronto a un reconocimiento de los derechos de la Tradición católica”.+

 

Fuente: aica

¿Fin del “cisma” entre Vaticano y Fraternidad San Pio X?

22 de enero de 2009

att_jpgphpppapa

Informa religionenlibertad que próximamente será levantada la excomunión sobre los cuatro obispos ordenados por Monseñor Lefebvre en 1988:

 

Benedicto XVI ha firmado el decreto por el que se levanta la excomunión a los obispos ordenados por monseñor Marcel Lefebvre. Está previsto que el Vaticano haga oficial la noticia en los próximos días. Con esta decisión, el Papa quiere acabar con el “problema lefebvriano” aunque queda por solucionar la cuestión del estatus jurídico, ya en el seno de la Iglesia Católica, de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, fundada por monseñor Lefebvre. Monseñor Bernard Fellay es el actual responsable de la dirección de la Fraternidad.
Luis F. Pérez/ReL) Benedicto XVI ha decidido levantar la excomunión a los obispos de la Fraternidad San Pío X, monseñor Bernard Fellay, monseñor Bernard Tissier de Mallerais, monseñor Richard Williamson y monseñor Alfonso de Galarreta, que fueron excomulgados en 1988 al ser ordenados por monseñor Marcel Lefebvre en contra de la voluntad de Juan Pablo II.
La noticia ha sido publicada en Italia por el diario ha sido publicada hoy en italia por  Il Giornale 

Nota de YRANIA: Con fecha del día 24 de Enero de 2009, parece que ha sido levantada la excomunión de los cuatro obispos arriba citados. (Noticia publicada en el diario de Madrid “El Mundo”)

BERLIN, BERLIN, BERLIN…

20 de enero de 2009

746px-berlin_tempelhof-schc3b6neberg250px-2006-08-07_rathaus_schoeneberg250px-1895_rathaus_schoenebergunefemmec3a0berlin5b25d

La lectura de un diario personal, “Eine Frau in Berlin”, en el que Marta Hillers narra la tragedia  vivida  por ella misma y por  las mujeres berlinesas (muchas de ellas fueron violadas) tras la caida de Berlin, en 1945, me ha llevado a conocer con más detalle aquellos apocalípticos momentos, de los cuales hoy poco se sabe.  Según  Erich Kuby, “De los 1,3 millones de toneladas de bombas que cayeron sobre la ciudad en todo el curso de la contienda, un tercio fue arrojado en la época comprendida entre febrero y mayo de 1945”. ([“Die Russen in Berlin 1945”; en la versión española de Luis de Caralt, 1966, pág . 28)….[Nota de Yrania: debo precisar que el autor es  moderadamente simpatizante de la Unión Soviética y de sus  “aliados”  USA y UK]

Al  haber encontrado  en Milenio un post que trata sobre  Berlin, su historia y significado cultural,   me parece oportuno reproducirlo, y lo hago si su autor no tiene inconveniente:

Dice así:

El motivo por el cual me estoy dedicando a la ciudad Berlin (próximamente también de Potsdam) es, en parte, porque no sé por cuánto tiempo esta ciudad seguirá siendo como es y como era, y como la conozco. Hay un lado oscuro de esta ciudad, o un lado destructivo: barrios enteros están siendo ocupados por una masa a la que no interesa la historia ni la cultura de la ciudad, no valora el lugar en donde vive ni agradece lo que tiene, ni mucho menos se integra. Sólo les interesa el dinero fácil, la violencia y la destrucción. En Nueva Europa pondré más cosas sobre ese lado oscuro, para que se vea el contraste, de esos barrios que, a los que no conocen bien Berlin, les desaconsejo visitar. Algunos barrios de Berlin se vienen salvando de esa ocupación, pero no sé por cuánto tiempo. Cuando esos pocos barrios, que son los únicos que son Berlin o te sientes que estás en Berlin, cuando también sean ocupados, Berlin dejará de ser la ciudad que conozco y que me gusta, será su final. Una vez Berlin fue totalmente destruida y luego fue levantada de las cenizas y las montañas de escombros piedra por piedra. La mayoría de las manos que levantaron esas piedras eran de mujeres (Trümmelfrauen). Tal vez Berlin sea una ciudad destinada a vivir en ciclos de luz y sombra. Pareciera que a álguien no le gustase como ha sido creada y la quisiera destruir para volver a construirla tantas veces hasta que sea perfecta. Pero Berlin sin sus imperfecciones y contrastes no sería Berlin. Si otra vez se destruyera todo, quiénes  recogerán las piedras?

en España la gente gana más dinero que en USA

20 de enero de 2009

Según un comunicante bromísta y anónimo, en España la gente gana más dinero que en USA…

Este es el mensaje que he recibido en mi correo de este blog:

ASÍ ESTÁN LAS COSAS:

Le envié a un amigo que vive en USA un email con esta pregunta:

¿Por qué somos pobres los españoles?”  

Su respuesta desde Florida (USA) fue la siguiente:

 

¡Hola, cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque…! ¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo?

 

…Cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y de telefonía móvil un 80% más caras de lo que me cuestan a mí? ¿Cómo puedes llamarte pobre cuando pagas comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito el triple de lo que aquí nos cuestan, o cuando por un automóvil que a mi me cuesta 2.000 dólares ustedes pueden pagar el equivalente a 20.000 dólares? ¿Por qué ustedes sí pueden darse el gusto de regalar 18.000 dólares y nosotros no?

Nosotros, los habitantes de Florida, somos pobres. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (más otro 4% que es Federal; total = 6%) Y no el 16% como a ustedes los ricos que viven en España. Además, son ustedes los que tienen “Impuestos de Lujo” como son los impuestos por gasolina y gas, por alcohol, cigarros, cigarrillos, cerveza, vinos, etc., que alcanzan hasta el 320% del valor original, y otros como: Impuesto sobre la renta (impuesto sobre el sueldo), impuesto sobre automóviles nuevos, impuesto a los bienes personales, impuesto a los bienes de las empresas, impuesto por uso del automóvil (de circulación). Y todavía os dais el lujo de pagar un 16% de IVA por estos impuestos, además de todos los trámites y pagos nacionales y municipales (tasas). Porque si ustedes no fueran ricos, ¿qué sentido tendría tener unos impuestos Nacionales, Autonómicos y Locales, de ese calibre?

Un país que es capaz de cobrar el IMPUESTO SOBRE LAS GANANCIAS Y LOS BIENES PERSONALES por adelantado (mediante retenciones) como España, necesariamente tiene que nadar en la abundancia, porque considera que los negocios de la  nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias  a pesar de saqueos y asaltos, mordidas, terremotos, sequía,  invierno, corrupción, saqueo fiscal e inundaciones y por supuesto seguro que todos deben ganar muchísimo.

Los pobres somos nosotros, los que vivimos en USA y que NO pagamos impuesto sobre la renta si ganamos menos de 3.000 dólares al mes por persona (más o menos 2.000 €).

Ustedes tienen además el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, impuestos de basuras, impuestos sobre el consumo de Agua, Gas y Electricidad. Y pagan vigilancia ó seguridad privada en bancos, urbanizaciones, municipios, etc. mientras que nosotros nos conformamos con la vigilancia pública. Ustedes envían a los hijos a colegios privados, y mire si seremos pobres aquí en EE.UU.., que las escuelas públicas nos prestan los libros de estudio previendo que no tenemos dinero para comprarlos.

A veces me asombra la riqueza de los españoles que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar el 8% mensual de intereses, como mínimo  [*].  No como aquí, que apenas llegamos al 8% anual (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.

Supongo que usted, como todo rico, tiene un automóvil y que está pagando un 8% ó 10% anual de seguro; si le sirve de información, yo pago sólo 245 dólares por año. Y como les sobra el dinero, ustedes pagan anualmente eso que ustedes llaman IMPUESTO DE CIRCULACION, (aparte de la ITV, zona verde, zona azul, aparcacoches forzosos, etc., mientras que aquí nosotros no podemos darnos esos lujos y pagamos 15 dólares anuales por el STICKER sin importar qué modelo de automóvil conduzcas, pero claro, eso es para gente de recursos).

Ser rico, es tener 86.000 concejales, casi 9.000 alcaldes, 17 Presidentes de Autonomías, casi 1.600 parlamentarios autonómicos, 350 diputados en Cortes, 300 Senadores, 200 parlamentarios en Estrasburgo, una Casa Real, 20 Ministros y todos sus adláteres — paradójicamente a menor rango, mayor sueldo, hay alcaldes que ganan más que el presidente del Gobierno–, todo esto para un país tan pequeño como el suyo.

Así, ustedes, quienes se quedaron en ESPAÑA son RICOS. Bueno, le envío un abrazo y ya me contará cómo les va con el nuevo presupuesto del Estado…: lo que es seguro es que les aumentarán más los impuestos.

Además eso es lo que hay que pagar por vivir en la 8ª potencia mundial, el mejor lugar del mundo y tercero donde la gente se siente más feliz del planeta. Un saludo: Su pobre amigo emigrante.

P.D.: SI DECIDES REENVIAR ESTE MENSAJE POSIBLEMENTE AL MENOS ASÍ NOS UNIMOS EN ALGO Y QUIEN SABE, QUIZÁS ALGUN DÍA, PODAMOS CAMBIAR LAS COSAS EN  ESPAÑA.

[*] Nota de YRANIA: En este dato sobre el interés mensual se supone que hay un error.

 

La colonización de Europa, según Faye

6 de enero de 2009

En URANIA se ha iniciado la reproducción de un importante documento, firmado por G. Faye, en el que se denuncia una peligrosa invasión de pueblos y culturas antagónicas al espíritu, acervo cultural e identidad de la Europa milenaria.

Esta es la primera parte del artículo:

LA COLONISATION DE L’EUROPE
Por Guillaume Faye
La guerra étnica ha comenzado. Por lo bajo. Y, año tras año, se amplia. Por el instante, ha tomado la forma de una guerrilla urbana larvada: incendios de automóviles o de comercios, agresiones repetidas de europeos, ataques al transporte público, emboscadas a la policía o a los bomberos, razzias desde los suburbios hacia los centros urbanos, etc… Como demuestra un estudio sociológico encargado para analizar el fenómeno, la delincuencia de los jóvenes afro-magrebíes es también un medio de conquista de territorios y de expulsión de los europeos en el interior del territorio estatal francés. No está motivada únicamente por razones de simple criminalidad económica.

 

 

 

 

A partir de los suburbios, se crean enclaves o “zonas sin derecho”, que se extienden como manchas de aceite hacia el exterior. Desde que la población alógena alcanzó cierta proporción, la delincuencia ha hecho emigrar a los “petits blancs”, acosados por las bandas étnicas. (…) Se calculan en más de 1000 estas zonas en Francia. El fenómeno de parcelación del territorio puede sugerir que estamos entrando en una nueva Edad Media. Pero también encubre un proceso de colonización territorial, proceso que hace pedazos las utopías izquierdistas del “mestizaje étnico”. Las élites intelectuales francesas, que suelen vivir en las caras barriadas reservadas a los blancos, siempre han propuesto el mestizaje social en las zonas urbanas. El mestizaje funciona de forma muy diferente entre las clases sociales de origen europeo. Entre las élites, que niegan las diferencias étnicas, no existe problema alguno en abandonar amplias zonas urbanas a las mayorías emigradas. En estos casos se habla de “fractura social”, cuando la realidad es que se agita una fractura racial y etno-cultural

Los políticos invocan vagas causas económicas, cuando en realidad se agitan causas étnicas muy transparentes. Peor aun: culpabilizan de “petits blancs” a las clases populares, que se quejarían, por pura exageración, ante “fantasmas”, por evidente racismo. Ellos serían los responsables de la formación de “ghettos”. (…) Pero, en propiedad, no se trata de ghettos, sino de territorios conquistados y de colonias. Un ghetto es una zona relegada a una población que sufre un ostracismo. Hoy, en Francia, son la poblaciones alógenas las que han conquistado, por la fuerza, sus espacios territoriales. Hablar de ghettos es presentar a los inmigrantes como víctimas, mientras que por el contrario son los actores voluntarios de sus espacios autónomos. Hablar de ghettos deja entender que se está hablando de miseria, de pauperismo en las “zonas sin derecho” cada vez más numerosas. Al contrario, la economía criminal, centrada en la droga y en la reventa de bienes robados, así como otros recursos legales o fraudulentos, hacen que estas poblaciones accedan a un nivel de vida confortable, a veces superior a los de un asalariado francés.

Las iglesias, la mayor parte de los partidos, una miríada de instituciones y asociaciones, el mundo del show-business, durante años, han abogado por la instalación de emigrantes, por la apertura de fronteras y por la inexpulsabilidad de los clandestinos. ¿Animados por un cierto etnomasoquismo? ¿Por xenofilia? ¿Por ingenuos adalides de la religión de los derechos humanos? ¿Por snobismo antirracista o políticamente correcto? ¿Por voluntad deliberada de mestizar Francia y Europa, por odio a la “pureza étnica” europea? Sin duda, un poco de todo. En todo caso se constata una mezcla de fatalismo cara a la inmigración incontrolada y ante la ya declarada incontrolable. Un fatalismo de pulsiones autodestructivas hacia el pueblo propio. “¡¡¡ Sí, invadidnos, nos hacéis un favor !!!”

En agosto de 1999, Yaguine y Fodé, dos colegiales guineanos, se introducían en el tren de aterrizaje de un airbús (…) y fueron encontrados muertos por hipotermia. Entre las ropas de uno de ellos, se descubrió una carta interesante (…) en ella pedían asilo por razones de guerra (no hay guerra en Guinea) y debido a la miseria de sus familias (las investigaciones demostraron que pertenecían a la clase alta de su país). Entre los creadores de opinión se dispararon las alarmas. Si habían muerto dos niños, habían muerto por nuestra culpa, por nuestra negativa a acoger sin discusión a todos los “pobres” del continente negro. (…) Inmediatamente después, como demuestran los archivos, las llamadas asociaciones antirracistas se lanzaron en una campaña de crítica hacia los controles aduaneros en los flujos migratorios en Europa (los más laxistas de todo el mundo) y en una crítica de la egoísta Europa (cuando ahora que se agotan los fondos de ayuda al Tercer Mundo, Europa se ha mostrado la más generosa). Para muchos de los responsables africanos, el discurso consiste en forzar las puertas de Europa a cambio de un chantaje moral. Hablamos de la colonización por la mendicidad y la compasión.

El 4 de agosto de 1998, una adolescente menor de edad fue violada y después abominablemente torturada por dos jóvenes africanos que se la encontraron por la calle preguntando una dirección. Después de los hechos, orinaron simbólicamente sobre su cuerpo martirizado. La chica murió a causa de la hemorragia provocada. Su calvario y su oración fúnebre se resumieron en dos líneas pintadas por los asesinos con la sangre de la chica en la pared, que aparecieron fotografiadas en el semanario “Le Parisién”, el 05/08/98: “chiens écrasés” (“aplastad a los perros”). La chica no era guineana, sino polaca. Se llamaba Ángela… Para mí, la memoria de Ángela vale mil veces más que la de Fodé y Yaguine.

No me cansaré de señalar que la mayoría de los inmigracionistas colaboradores y sus cabezas de fila proceden de la burguesía o pertenecen a las clases sociales perfectamente preservadas del contacto con las poblaciones alógenas, totalmente protegidos de la criminalidad en general. Su desprecio, su ignorancia de las condiciones de vida y de cohabitación del pueblo europeo real, de los “petit blancs”, es inconmensurable.

Esta nueva izquierda, convertida al capitalismo, defiende con garras un socialismo virtual y un inmigracionismo real. En este cocktail, es difícil adivinar la parte de imbecilidad, de altruismo alucinatorio, de snobismo antirracista, de etnomasoquismo y de (peor todavía) cálculo político. El sentimiento que domina entre los colaboradores es el mismo que atrapó a las élites declinantes romanas en el siglo III: la ruindad y la cobardía, (…) y un egoísmo indiferente hacia su propio pueblo y hacia sus generaciones futuras. La historia retendrá que los europeos, y concretamente sus burguesías declinantes, fueron los primeros responsables de la colonización de Europa y de su submersión demográfica. Los inmigrantes del Tercer Mundo, que yo considero como el enemigo principal, desde su punto de vista tienen perfecta razón para invadirnos. Ellos rellenan un vacío, al igual que los americanos rellenan un vacío ante la ausencia de los europeos en los planes geopolíticos y estratégicos.

Los burgueses fueron los aliados de los ingleses en el siglo XV, como la izquierda fueron los primeros en claudicar en la II Guerra Mundial. Para resolver el problema, problema del que surgirá el caos, no hay otra solución, por un medio o por otro, que reducir al silencio a los colaboradores, a los lobbies inmigracionistas, que son las causa primera, tras 30 años, de nuestra colonización. El enemigo-colonizador, es un enemigo estimable, un enemigo que juega su juego. Pero los colaboradores que atentan contra su campo, que apuntan sobre su propio objetivo, no merecen, como decían De Gaulle y el emperador Diocleciano, gracia alguna.

La política de ghettos es imposible: los territorios urbanos no son los suficientemente grandes, ni los medios de transportes lo suficientemente lentos para impedir las fricciones étnicas. Ciudades como Roubaix, Mantes-la-Jolie, Créteil, Le Val-Fourré, hoy en día son patrimonio de las poblaciones alógenas, no son ghettos, centros urbanos casi prohibidos a los europeos y focos de enfrentamientos raciales. En América, las zonas de mayoría no-caucásica (que dicen allí) suelen estar rodeadas de cordones sanitarios y no ofrecen mayores problemas. Los Estados Unidos, después de todo, desde su origen, son un país de inmigración y de impermeabilidad étnica; este es el fundamento de su contrato social. En Europa, el modelo de la cohabitación territorial de las etnias, como en el caso del Oriente Medio, es inaplicable e inviable.

La política del mestizaje étnico es también imposible; y no sólo en Francia, sino en todos los países del mundo. Presa de un repentino impulso de demagogia social, la alcaldía de París se embargó, durante los años ochenta, en construir bloques y barrios enteros, cómodos y a bajo precio, reservados, en nombre de una “discriminación positiva” que no se atreve a llamarse por su nombre, sólo a familias africanas y magrebíes, con el fin de “apaciguar las tensiones” y de “favorecer la integración” de estos “franceses de hecho”. Diez años después, podemos leer en la revista “Paris-Le Journal”, editada por el ayuntamiento, las siguientes noticias: “La delincuencia continúa en progreso. 284.663 crímenes y delitos en 1998 contrastan contra los 272.145 denunciados en 1997. Esto señala un aumento del 4,6%, es decir, el doble de la media nacional (…) La delincuencia de los menores en las nuevas zonas de población en fuerte crecimiento” (nº94, abril 1999). Y los progresos en la inseguridad de (en los colegios, en las calles, por robo o a mano armada) conciernen más exactamente a los distritos construidos bajo la legislación especial para inmigrantes que los edificados en los siglos XV, XVIII y XIX.

Tomemos el ejemplo de la nueva África del Sur, fundada sobre el mito de la cohabitación multirracial. Tras la abolición del apartheid y la instauración del poder negro, la inseguridad es tal, la criminalidad negra ha subido a tales alturas que los blancos, los asiáticos, los zulúes y los xhosas se atrincheran a cal y canto en sus zonas respectivas. La paradoja de la nueva Sudáfrica es que tras la abolición del apartheid, el apartheid es ahora un hecho más fuerte y presente que nunca.

En la vida, el hecho de reconocer que ciertos problemas no tienen solución, salvo la crisis, es una constante histórica. ¿Políticas de ghettos, políticas forzadas de mestizaje étnico? En los dos casos, un callejón sin salida. Desalentado, Gérard Dezempte, alcalde por el gaullista RPR en una comunidad de 8.500 habitantes, Charvieu-Chavagneux, tomada por la criminalidad asfixiante, declaraba a la prensa en enero de 1999, con una lucidez poco corriente: “Si se desea luchar contra los ghettos, es preciso cambiar de legislación. Hoy impera una noción de tolerancia, y el desequilibrio racial es tan pronunciado que nos conduce progresivamente a la guerra civil. Mi ciudad sufre de hecho la guerra civil”. Para nuestra pequeña historia, anotemos que el consejo municipal de Charvieu-Chavagneux había votado, el 24 de septiembre de 1998, la organización de un referéndum sobe “la segregación de las poblaciones concernientes a las leyes HLM”, llamadas por otro nombre poblaciones afro-magrebíes. El prefecto declaró las deliberaciones como ilegales, despreciando las 13.000 firmas presentadas por petición popular a favor del referéndum. Esta es la democracia moderna. ¿La “guerra civil”, según las palabras de Gérard Dezempte…? Para salir de un atasco, es preciso construir accesos. Los medicamentos del “docteur République” ya han caducado. Es la hora de los cirujanos.

Desgraciadamente, esta “segregación” crearía un coste monetario asombroso para las arcas del Estado (la “politique de la ville” cuesta unos 20 millardos por año), pero se explica porque los franceses, de hecho, no soportan ya vivir en las zonas donde la concentración de afro-magrebíes es mayoría o es muy fuerte, por el hecho del comportamiento mismo de las poblaciones. Ningún voluntarismo estatal podrá hacer ya nada contra esta negativa a la integración, que ya no podrá ser más decretada ni financiada. Es la lógica de los ghettos de Los Angeles, donde ningún coreano aceptará bajo ningún pretexto la instalación de ningún negro en sus zonas. Pero el Estado francés no ha admitido nunca las realidades étnicas, como otros negaron la esfericidad de la Tierra. Hablando de las “zonas desfavorecidas” (y por lo tanto irrigadas por la mano financiera de los contribuyentes), el diputado Cardo explica: “El mestizaje social avanza muy poco. Las minorías sociales (que en su lenguaje quiere decir “étnicas”) se refugian en las zonas donde la vida es difícil y la inseguridad fuerte. Y es difícil hacer regresar a las gentes que abandonan esas zonas”.

¿Por qué no reflexionamos sobre los hechos siguientes? Los polacos, los italianos, los portugueses, los españoles que inmigraron masivamente a Francia durante los años sesenta jamás necesitaron de “políticas de inserción” para participar en la vida económica, para formar parte del tejido social, para escapar a la delincuencia. Con los africanos y los magrebíes, la misma asistencia social no puede evitar su aserción. Y aquí se descubre un problema. La ideología dominante no puede, evidentemente, admitir que la causa de esta inserción imposible no es ni social, ni económica, ni financiera, sino étnica. Si la inserción de los afro-magrebíes no funciona, no es porque la política de inserción esté equivocada, sino porque la misma inserción de estas poblaciones es consustancialmente imposible. La distancia etnocultural entre estas poblaciones y los europeos es demasiado extensa para que sea posible una cohabitación.

La misma perspectiva de ver crecer en Europa estos territorios, cada vez mas extensos, ocupados por comunidades alógenas que, a partir de estos reductos, quieren irradiarse, es inadmisible. Los poderes públicos se despreocupan de las dramáticas consecuencias que están creando. Se aferran al dogma inefectivo de la integración y de la dispersión de la población contra la formación de ghettos, en nombre, por otra parte, de una política pro-islámica que es la menos efectiva para impedir la extensión de las “zonas sin derecho”. Los poderes públicos, completamente desbordados e inconscientes del peligro, no realizan política alguna que no sea la del “dejar-hacer”. Otros, más conscientes, dicen que estamos condenados a la extensión de las zonas territoriales alógenas. El propósito de este libro es dar a conocer las fórmulas que se oponen a lo inadmisible.

Al día de hoy están censados 4 millones de musulmanes en Francia. La cifra real posiblemente es más elevada, entre los 6 y 7 millones. El islam es la segunda religión de Francia. Más o menos existen unas 1430 mezquitas en Francia. Sus practicantes son jóvenes (mientras que los practicantes católicos son viejos), con un alto nivel de evolución demográfica, tanto por el flujo masivo de inmigrantes como por la alta natalidad de los islamistas. Si nada lo impide, el islam será la primera religión en Francia a partir del 2015. Francia contiene más musulmanes que Albania y Bosnia juntas. En la Unión Europea, se estima que el número de musulmanes alcanza los 15 millones. Están en crecimiento en todos los países.

Afirmar hoy que “Francia no tiene trazas de devenir en una república islámica” es una afirmación tan ridícula como el afirmar en los años cincuenta que “Alemania no se reunificará jamás”, o que “el comunismo no puede desaparecer”.

Ninguno de mis propósitos es fijar una mirada de odio hacia el islam, el cual no siempre practica esta reciprocidad. En revancha, considero al islam como una grave amenaza y un enemigo, desde el momento en que esta religión de conquista procede a una instalación masiva y consciente en Europa. A un enemigo no se le desprecia, se le combate. Y cuando se estudia al combatiente, no deja uno de asombrarse por la ingenuidad de los intelectuales de hoy día, que le declaran tolerante, sin haberlo estudiado jamás.

Por lo mismo, se puede partir perfectamente de los valores del enemigo. Su carácter de enemigo viene de su puesto de ocupante. Se puede, como el islam, combatir y deplorar el materialismo y el individualismo inherentes al Occidente moderno, sin dejar de considerar que la instalación del islam en Europa es un acto de guerra, según los mandatos del Corán. Las palabras de alerta de Carl Schmitt se aplican magníficamente a todos los europeos tolerantes con el islam: “Si no eres tú quien decide quién es tu enemigo, y si te declaras su amigo cuando él ha decidido que eres su enemigo, entonces no podrás nada”.

http://www.debatimos.com/portal/index.php?option=com_smf&Itemid=29&topic=5851.0

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: