american way of life ó los americanos son más productivos

by

_1430366-hanne-jeppsson

La Nueva España (Oviedo, 29 enero 2009, pág. 16) publica una entrevista con una mujer jóven, guapa y nórdica.

Se trata de  Hanne Jeppsson, Directora de la oficina de Pensilvania en España, participa en Gijón  en el XIII Punto de Encuentro Internacional de Asturex. M. C.

Hanne Jeppsson nació hace 31 años en Madrid, adonde se habían desplazado para trabajar su madre, noruega, y su padre, sueco. Nórdica 100%, «aunque de corazón español», vivió seis años en Estados Unidos, donde estudió en la Universidad de Georgetown Economía Internacional, «la misma carrera que el Príncipe Felipe». Habla cinco idiomas. Tras seis años en EE UU, volvió a España «por amor». Entre sus tareas, se encarga ahora de la organización de las entradas vip de la plaza de toros de Las Ventas, es representante de la empresa de transportes Transcontinental y la directora de la oficina de Pensilvania en España. Ayer ofreció una charla en el XIII Punto de Encuentro Internacional de Asturex para convencer a los empresarios asturianos de las oportunidades de invertir en ese estado de la Costa Este, gobernado por el demócrata Edward Rendell, «íntimo de los Clinton y que creo que será en el futuro un candidato a la Presidencia». A una hora de tren de Nueva York y de otros grandes centros de consumo en Estados Unidos, Pensilvania es un Estado cuya economía creció en torno al carbón y al acero. Tiene como grandes sectores las renovables, los bienes de equipo y los comestibles. Su tasa de desempleo es del 4,5%. Gamesa, Iberdrola, SCH, Tabacalera y Tubacex han optado por Pensilvania para establecerse en EE UU.

Jeppsson señala que durante su estancia en EE UU la consideraban una americana más: «En Estados Unidos todo el mundo es americano, independientemente de dónde haya nacido. En Europa eres de donde tienes raíces. Allí hay un nacionalismo muy fuerte, pero no en el mal sentido, lo que supone una tendencia de poder muy fuerte. A ningún americano se le ocurriría nunca criticar a su país fuera de él».

-¿Ni en plena crisis?

-Lo bueno de Estados Unidos es que reacciona muy rápido. La mentalidad americana es muy distinta. Por ejemplo, en Estados Unidos la construcción no está basada en casas duraderas. Se hacen muy rápido, pero para durar 50 años. Luego se tiran y se construyen otras. La facilidad para el despido también hará que se recupere allí antes la economía. Los americanos están habituados a los despidos. De media, a un estadounidense lo despiden cinco veces en su vida. En España un despido es un trauma, como si te deja tu pareja, por eso la gente que coge un puesto se aferra a él toda su vida, aunque sea un negado, y ése es un sistema muy poco productivo. Incluso para los trabajadores más valiosos no es bueno, porque las personas tenemos tendencia a aburrirnos y cuando pierdes el entusiasmo ya no produces tanto. El movimiento es muy bueno, porque coges el nuevo trabajo con ilusión. En Estados Unidos te despiden sin razón y no pasa nada, porque sabes que mañana puedes encontrar otros 1.500 trabajos, porque la gente cambia habitualmente de trabajo. El abanico de oportunidades es inmenso. Esa percepción hace que cambien mucho las cosas en el momento de afrontar una crisis. Lo que no veo bien del sistema americano es que te pueden despedir sin previo aviso y eso a veces crea una cierta incertidumbre.

-Se le ve optimista.

-Los americanos saben que esto ha llegado a un punto en que sólo puede subir. La reacción del americano es más rápida que la del europeo. También por su actitud. En Estados Unidos si un camionero llega a hacer un reparto y se encuentra aparcado un Ferrari, piensa: «Tengo que trabajar duramente para tener también un Ferrari». En Europa, si puede, el camionero raya el Ferrari y aparca delante para que no pueda salir el coche. Porque Europa no está hecha para que el de abajo pueda subir. En cambio, en EE UU se han creado grandes empresas en garajes de personas humildes, como Microsoft o Häagen Dazs, y como éstos hay miles de ejemplos. El sueño americano existe. En Europa la situación no es tan fuerte como en la India, donde no puedes cambiar de casta, pero si naces en un tipo de vida, normalmente mueres en él.

-¿Obama lo va a tener fácil?

-No, porque cuando entras como una macroestrella, lo fácil es estrellarse. Además, se encuentra con una situación mala, al contrario de lo que le ocurrió a Clinton. Personalmente, nunca he criticado mucho a Bush, aunque no ha sido el mejor presidente. Porque también entró en una situación muy mala y porque no se puede echar sólo la culpa a una persona. Obama ha hablado con gente que estaba alrededor de Bush; no todos los asesores de Bush eran unos negados. Tendemos al maniqueísmo, pero hay que valorar la situación.

-¿Cree que Obama va a defraudar?

-Es tan grande la expectativa sobre Obama como mala la situación en la que entra. Le han puesto como el salvador del mundo. Pero no hay que olvidarse de que es americano y primero va a mirar por su propio país. Es cierto que representa muchas más cosas que un simple presidente. Muchas gentes de clases bajas y medias lo ven como al Mesías, pero es una persona. En todo el mundo creen en él. Incluso, la gente en Kenia cree que los va a salvar a ellos también. Va a cambiar lo de Guantánamo, puede cambiar otras cosas, como apostar por las energías renovables. Pero en la política se está limitado.

-¿Cómo cree que va a influir eso en superar la actual situación de crisis?

-Mentalmente. Confianza es la clave. El ser humano, teniendo confianza, llega hasta donde quiere. Un cambio tan radical como ha sido meter a Obama en la Casa Blanca crea expectativas, ganas, sueños. Todo eso en combinación crea una energía poderosa. El miedo nos lleva a cerrar puertas y eso es lo que estaba pasando antes. Ahora se empezarán a abrir.

-Zapatero ha calificado a Obama de «socialdemócrata», como lo es él. ¿Cierto?

-No se puede comparar. Un demócrata de Estados Unidos no es un hombre de izquierdas ni mucho menos. Es más liberal que un republicano, que es más conservador. Pero de ahí a considerar a Obama como un socialdemócrata… yo creo que hay mucha distancia. Además, no es comparable la política americana con la forma de hacer política en España. No sólo por su ideología. También por su trayectoria. El político americano normalmente es un empresario. Que yo sepa, Zapatero no ha trabajado ni un solo día de su vida en la calle. Para el americano estar metido en política es un orgullo. Aquí es una carrera. Yo creo que hay dos trabajos en los que es fundamental conocer las cosas antes. El político y el periodista tienen que conocer la vida real y eso es algo que no se puede enseñar en la Universidad. Hay que tocarla para saber de qué va. La gran diferencia es que los políticos americanos no están allí para ganar dinero, sino porque es lo que les falta en su currículo para sentirse realizados. No es como aquí, que se entra en el partido con 18 años y a los 40 o antes se tiene un puesto. Yo no voy a criticarlo, pero es una diferencia. Aquí lo que sí tienen a su favor es que saben hablar muy bien.

-¿Cómo ve que el país paladín del libre mercado inyecte dinero a las grandes empresas?

-La intervención en la industria automovilística y en la banca es algo totalmente nuevo. Pero si la solución es ésa, ¿por qué no hacerla

-¿Se piden en EE UU más responsabilidades a los ejecutivos que ocasionaron la crisis financiera que aquí?

-Las mentalidades son diferentes. En Estados Unidos está muy mal visto aprovecharse. La mentira es casi igual de malo que matar a tu vecino y está muy penalizada moralmente. A un alto cargo que le pillan mintiendo no vuelve a levantar cabeza. Aquí no. En España la gente siempre pone en duda si mientes o no. Eso no entra en el pensamiento del americano, porque no se miente. Madoff engañó e hizo un fraude imperial. La diferencia es que Madoff ha perdido seguramente a todos sus amigos y la dignidad como persona. En Europa no hubiera pasado eso, sino que dirían: «Qué bien se lo ha montado». En España, la picardía es lo que lleva más lejos.

-¿Se vive mejor en Estados Unidos?

-Estados Unidos es un país más productivo. Desde el primer ejecutivo de una compañía hasta el último trabajador. Pero la calidad de vida en España es mejor. Dicen que ahora hay crisis, pero aquí sales a la calle y ves los restaurantes llenos, la gente jugando a las cartas o tomando sus copas. Hay depresión, pero no se nota.

-¿Y la formación?

-Lo que inviertes en estudiar te lo recompensan muy bien. El primer sueldo de un universitario en EE UU ronda los 80.000 dólares.

«Madoff ha perdido a sus amigos y la dignidad; si pasara en Europa dirían: “Qué bien se lo ha montado”»

«En EE UU no son un trauma los despidos, que son habituales, por eso va a salir antes de la crisis»

«El cambio radical en la Casa Blanca crea confianza, que es la clave para recuperar la economía»

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: