Archive for 28 septiembre 2010

Evolución… ó … Involución? : teorías discutibles

28 de septiembre de 2010

Copiamos del blog  CATOLICIDAD un post que merece leerse, aunque sólo sea porque nos hace pensar que no siempre lo que parece y se presenta como “científico”  puede ser verdadero…

jueves 13 de mayo de 2010

EL EVOLUCIONISMO: UNA DE LAS GRANDES MENTIRAS DE LA HISTORIA

Una mentira dicha mil veces, se convierte en “verdad”: Vladimir Lenin

 
Dicen que “el hombre desciende del mono por una evolución lenta y progresiva que abarca varios millones de años. El origen de la vida se desconoce, pero es el fruto del azar, a través del encuentro fortuito de algunas moléculas aisladas en el “tinglado” primitivo”.

Esto es lo que todos los libros de biología enseñan a vuestros hijos: tal afirmación tropieza no solamente con la Fe católica, sino también con la ley natural, la verdadera ciencia y el normal sentido común. Pero el hombre moderno, al perder su Fe, ha perdido el sentido común, y por eso acepta sin inmutarse tales enseñanzas.

La revolución, más preocupada en destruir que en construir, enseña a nuestros hijos que la Biblia se ha equivocado, que Dios no tiene nada que ver con la historia de la Creación del mundo. Por eso, la revolución construye el siguiente silogismo:

.
-Vuestros padres y la Iglesia Católica os han dicho que Dios había creado al hombre del barro de la tierra.

-Ahora bien,la ciencia demuestra lo contrario: el hombre desciende del mono.

-Por consiguiente, vuestros padres y la Iglesia Católica os han mentido.

Si os han mentido en este tema, han debido hacerlo respecto a otros, no podemos estar seguros de nada: no hay ni Dios, ni Verdad. Todo cambia y todo evoluciona.

La enseñanza de la Iglesia católica es muy clara: el Espíritu Santo nos dice en el libro del Génesis: “Y Dios creó al hombre a su imagen: los creó macho y hembra”. “Dios formó al hombre del polvo de la tierra y exhaló en su nariz un aliento de vida y el hombre llegó a ser un ser vivo.”

El hombre moderno, lleno de orgullo, afirma que no puede someterse a esta verdad. ¡A mí me parece más noble descender de Dios que descender del mono! Quiérase o no, la vida proviene de Dios y sólo Él puede crearla. Los decididos sabios americanos que habían creado artificialmente, hace unos decenios, un grano de trigo, todavía aguardan a que germine.

¿Qué es el evolucionismo?.- Es la teoría por la cual las especies se transformarían unas en otras: así de la materia inerte habría salido la primera célula, a continuación de ésta los seres pluricelulares invertebrados y seguidamente de éstos el pez, el reptil, el mamífero, el mono y ¡por fin el hombre!

Resumámoslo en esta célebre fórmula de Darwin: Evolucionismo = cambio + selección natural + largos períodos.

Pero esta fórmula capciosa esconde toda una serie de flagrantes mentiras:

1ª mentira: “el evolucionismo”. Efectivamente se observa una evolución pero ésta es o indiferente o regresiva y nunca progresiva. De un mono listo tal vez puede salir un mono menos listo, pero nunca un hombre.

2ª mentira: “los cambios”. La mayoría de los cambios genéticos o cromosomáticos son insignificantes o dañinos. No puede existir evolución progresiva sin aparición de genes nuevos y funcionales, mientras que la sexualidad no aporta ningún gen nuevo y solamente puede provocar un cambio de posición, una repetición o duplicación de algunos nucleótidos o genes.

El A:D:N. (Acido Desoxirribonucleico) no puede enriquecerse con genes desconocidos. Hay mutaciones que pueden provocar tal vez la desaparición de un órgano pero nunca la aparición de uno nuevo.

Dicho con sencillez; esto quiere decir que se puede ir de más a menos pero nunca de menos a más. ¡Ciertos cambios genéticos podrán conseguir que haya vacas sin cuernos pero no podrán hacer crecer cuernos a ciertas especies que nunca los han tenido!

3ª mentira: “los largos períodos”. Se pueden aplicar a los cambios, fruto del azar, las leyes matemáticas del cálculo de las probabilidades. Cualquier científico o matemático honrado os dirá que sería necesario multiplicar por 10 seguido de millares de ceros el tiempo de los períodos geológicos para que el mecanismo “cambios + selección natural” pueda originar el órgano más insignificante.

4ª mentira: “los cambios entrañan la evolución”. Existe una absoluta incompatibilidad entre la evolución progresiva y el carácter aleatorio de los cambios o mutaciones.

5ª mentira: “la selección natural”. La selección natural de ninguna manera puede originar la aparición de un nuevo órgano.

6ª mentira: “el árbol genealógico es único y todas las especies descienden unas de otras”. Esto es imposible: los evolucionistas han tenido buen cuidado en no contar más que los casos favorables y encubrir celosamente los desfavorables. Han hecho de la tesis del árbol genealógico una ley absoluta a la que deben someterse el resto de los hechos. De la misma manera olvidan que la paleontología no descubre las partes blandas de los organismos.

7ª mentira: “todo se ha hecho poco a poco”. No es cierto. La Naturaleza sigue la ley del todo o nada. Así pues, no se puede decir que un ojo sin retina funcione peor que un ojo con retina, ya que un ojo sin la retina no funciona en absoluto, de la misma manera que un coche sin carburador no funcionará nunca. Si todo se ha hecho poco a poco, ¿dónde se encuentran las especies intermedias entre el mono y el hombre, ya que siempre hay sobre la tierra no sólo hombres (que no son monos) sino también monos (que no son hombres).

8ª mentira: “las osamentas que se han hallado prueban la verdad de las tesis evolucionistas”. Falso, pues en numerosos terrenos se han encontrado al mismo tiempo esqueletos antiguos y modernos; así Dubois, el famoso descubridor del “Hombre de Java” (el Pitecántropo), ha confesado después de varios años que había encontrado osamentas de fecha moderna junto a aquéllas del hombre de Java.

Puesto que la mayor parte de los esqueletos son reconstituidos artificialemtne a partir de un trocito de hueso, a menudo hay errores o falsas alarmas: y así el famoso diente de Hesperopiteco era solamente el diente de un jabalí; el hombre de Pildow, del que se afirmaba que tenía una antigüedad de 500.000 años, era un cráneo de un hombre actual unido a una quijada de mono, todo ello tratado con bricromato de potasio y sulfato de hierro y con los dientes limados para hacer ver su antigüedad.

9ª mentira: “Ya no faltan eslavones en la larga cadena que va del mono al hombre”. Falso. ¡Entre el último Ramapiteco y el primer Australopiteco, hay un vacío de 10.000.000 de años, desprovisto de fósiles! Además esta famosa cadena es un engaño: ¿por qué los hombres-monos han desaparecido mientras que existen siempre hombres, monos y chimpancés? Semejanza no quiere decir descendencia.

10ª mentira: “el azar puede dar lugar a todo”. Falso. Más que un factor de orden, el azar es un factor de desorden. Hacen falta 27.000 pares de nucleótidos para poder formar el pigmento de un ratón, errando tal vez en el proceso con la alteración de uno solo de ellos; ¿cómo es posible que el azar pueda dar lugar a la evolución completa de una especie y a la aparición de nuevos órganos? Sabemos que la posibilidad de cambio en los seres vivos es de 10.50; ¡no hay ni una posibilidad sobre 100.000 de que aparezca en mil millones de años un solo Vertebrado Tetrápodo provisto de genes nuevos y funcionales!

11ª mentira: “todo evoluciona”. No es cierto. Hay un número incalculable de bacterias, algas marinas, amebas, peces, anfibios, reptiles, mamíferos, que no han evolucionado desde el Primario, son exactamente las mismas que las que viven actualmente.

Además el evolucionismo no puede explicar la diferencia esencial que existe entre el mono y el hombre, es decir la existencia en este último de un alma inmortal.

 
Por otra parte, y puesto que los peces no tienen necesidad de patas, ¿por qué los evolucionistas actuales desean ver crecer las patas a estos pobres peces para que así puedan transformarse en reptiles?

12ª mentira: “Con el método del Carbono 14 para fijar fechas, podemos probar que el hombre ha hecho su aparición hace un millón de años”. Falso. Los objetos con más de 50.000 años no pueden ser fechados con este procedimiento; además tal sistema para fijar fechas no podría ser eficaz más que si el nivel de Carbono en la atmósfera fuera constante durante todo el periodo estudiado (no es éste el caso); también tiene que ser homogénea la prueba estudiada.

.
La precisión dada por tal sistema para conocer fechas o tiempos, es tanto más dudosa cuanto más antiguo es el objetivo. A menudo este sistema consiste en medir los segundos con un reloj que no tiene más que una manecilla para marcar las horas.

13ª mentira: “La fecha histórica del terreno nos da la fecha histórica de los fósiles que se encuentran en él”. Falso también. A menudo se encuentran fósiles de épocas muy distintas en un mismo lugar: eso es debido a los movimientos de tierra provocados por los deslizamientos, los temblores y el volcanismo. Además muchos fósiles han sido destruidos o bien, jamás han sido descubiertos y no se halla nada más que una ínfima parte de los animales que han vivido en el mismo tiempo histórico del terreno. Por otra parte, la ausencia de fósiles en un terreno no significa que esta especie no ha existido en esa época.

14ª mentira: “Lamark afirma que los seres vivos se transforman adaptándose a nuevas situaciones: así el cuello de la jirafa se ha alargado para permitirle comer las hojas de los árboles altos”. ¡Absurdo! Los caracteres adquiridos conciernen solamente a lo somático, es decir al cuerpo, y nunca se transmiten por herencia. Además la evolución de un órgano no explica su aparición.

15ª mentira: “Darwin se atreve a decir que la selección natural explica cómo el nuevo órgano se ha constituido gracias a la ventaja ofrecida por su función”. Falso. La selección natural no puede crear un órgano nuevo. El órgano precede a la función y no a la inversa.

Los evolucionistas ofrecen en demasía falsos razonamientos de este tipo: así afirman que las aletas lobuladas de los peces acantopterigios ofrecían a éstos la posibilidad de arrastrarse sobre el fondo de los océanos, facilitándoles de esta forma su salida del agua y transformarse en reptiles. Pero estos señores se olvidan de explicarnos el porque de la presencia en estos peces de tal sistema óseo que es un órgano muy poco idóneo para la natación.

Todas estas mentiras prueban que el evolucionismo es un tremendo engaño astutamente preparado por pseudosabios que creen que la gente es tonta.

Edmundo Rostand afirmaba: “el evolucionismo es un cuento de hadas para personas mayores”. Otro evolucionista decía (Y. Delage): “Estoy totalmente convencido que se es o no se es evolucionista, según los criterios que se tengan en historia natural pero influido por las propias opciones filosóficas”, lo que quiere decir que se profesa el evolucionismo como medio de difusión del propio ateísmo militante: es una forma como otra cualquiera de luchas contra Dios y su santa Ley.

El evolucionismo es una falsa verdad científica que se opone a la verdadera ciencia y a la verdadera religión. Los evolucionistas rechazan todo principio superior sin dejar lugar alguno a lo sobrenatural: preparan el camino a un agnosticismo profundo que acabará rápidamente en el ateísmo. El Papa San Pío X en 1907, decía que el evolucionismo es una parte integrante del modernismo.

Esta necia doctrina está en oposición flagrante con la Fe católica. No podemos ser evolucionistas y recitar la primera frase del Credo sin caer en una gran contradicción: “Creo en Dios, Creador del Cielo y de la Tierra”.

Los católicos no tienen nada que temer de los progresos de la ciencia: los notables experimentos de Watson y Crick sobre el Acido Desoxirribonucleico (ADN), o los de Jacob y Monod sobre el mecanismo regular de las proteínas, son sencillamente pruebas maravillosas de la existencia de Dios, un Dios Creador que ha previsto el engranaje extraordinario de las moléculas: la vida no ha podido aparecer por simple azar. Dios ha creado el mundo, hace varios millones de años quizás, pero la creación de Adán y Eva data a lo sumo de unos 10.000 años, no más. El texto del libro de Génesis no ofrece ninguna duda en este sentido.

Incluso este revolucionario que se llamaba Voltaire afirmaba: “El Universo me molesta, pero no puedo imaginar que este reloj funcione y no exista relojero alguno”.

Autor: Padre Jean Luc Lafitte

NOTA. Este artículo ha sido redactado tomando como base el excelente libro de J.F. Peroteaur: “De la seducción a la superchería transformista”.

===

12 comentarios:

Alejandro dijo…Excelente articulo he entendido con esto la duda que tenia acerca de Adan y Eva 🙂 que había expresado en el pasado

15 de mayo de 2010 09:13

Carlos Carmona dijo…Que artìculo tan truculento
SEñores. tratan de desmentir la teoria de la evoluciòn con ciencia?
que saben ustedes de ciencia y de evoluciòn?
Que grave error tratar de dementir la ciencia con la religiòn y la religiòn con la ciencia
son dos cosas que nunca estaran del mismolado
mientras que la ciencia se basa en EVIDENCIAS
la religión se basa en creencias
de que hay mas evencias de adan y eva o de la evolución
de que hay mas evidencias del barro de donde fué creado adan o de la evolucion
donde està el barro con el cual se puede crear el ADN de un humano? y las cèlulas?
Señores dediquese a su religion y no a criticar cosas que desconocen

17 de mayo de 2010 11:51

Carlos Carmona dijo…Como que mi comentario será visible tras la aprobación. ?
aprobación de quien?

el blog fué hecho para crear debate de un tema
y ustedes seleccionan los comentarios que mas se amoldan a su conveniencia
que barato
así creo que manejan la religión católica
con sensura

17 de mayo de 2010 11:57

Catolicidad dijo…Don Carlos:

Vamos por partes:

La ciencia se comprueba con HECHOS y no con TEORÍAS.

La evolución de una especie como adaptación al medio, está comprobada científicamente.

La TEORÍA de la evolución como salto de una especie a otra, NO. Por eso sigue siendo una TEORÍA, esto es: una tésis a investigar propuesta, pero no comprobada.

Y desde Darwin a la fecha esa comprobación no ha podido ser realizada a pesar que en muchos centros se enseña como si fuese ciencia y no una mera teoría. De ahí que tantos -como usted- creen en ella como si fuese un DOGMA. En realidad hay más dogmatismo en muchos de sus seguidores que verdadera ciencia. Así los han convencido con argumentos que intentan ser científicos, pero que si lo fueran esa teoría ya hubiese dejado de serlo y sería ciencia.

No se desmiente la ciencia con religión, pues ambas ven una misma realidad desde ventanas diferentes y no hay contradicción en la verdad. Dios creador -valga la redundancia- creó las leyes que estudia la ciencia y Dios revelador nos enseña con su Palabra la Verdad.

Lo que sí existe es la pseudo-ciencia que intenta presentar a las teorías como si fuesen ciencia comprobada. Y muchos son engañados.

Dice usted que la ciencia se basa en evidencias, y es verdad. Pero la teoría de la evolución de una especie a otra -que usted tanto defiende-sigue sin estar comprobada científicamente, por eso se le llama TEORÍA. La verdadera ciencia es irrebatible, mientras que las teorías son debatibles pues pueden ser falsas y en muchos casos lo son.

Si no hay evidencias de la evolución de una especie a otra -sino sólo cambios dentro de una misma especie-, tampoco hay evidencias CIENTÍFICAS de Adán y Eva, que ciertamente conocemos no por la ciencia sino por la Revelación en la Biblia. La creación se conoce no sólo por la Revelación sino por otra ciencia: la FILOSOFÍA que demuestra que de la nada no puede salir nada y que todo proviene de un principio al que se denomina Dios. Esto es, el principio creador de todo cuanto existe.

Y aún suponiendo -sin que lo creamos así pues no está probado- que el hombre descendiese del otra especie, eso no negaría la intervención divina que -en ese supuesto- se hubiera valido de esa ley creada por Él para -a partir de ahí- crear al hombre e infundir en él, el alma humana. La encíclica Humani Generis analiza este aspecto.

En realidad no existe contradicción entre ciencia y religión. Quien creó todo -las leyes científicas- es el mismo que creó todo y quien nos hizo la Revelación. Claro que para esto último se requiere el don sobrenatural de la fe, que quizá usted no posea.

Por último, existen científicos que con argumentos de la misma ciencia sostienen que la TEORÍA de la evolución de una especie a otra es falsa y que se ha convertido en un dogma impuesto en muchas partes. Así la teoría no ha pasado a su comprobación científica y se ha convertido en DOGMÁTICA. El estudio del ADN hoy todavía en sus inicios, parece que dará mucho de que hablar en este sentido y a favor de la verdadera ciencia.

Ciertamente para la Iglesia lo fundamental es creer -pues la Bilia lo enseña- que Dios creó todo y entre ello a la primera pareja humana. El modo y el cómo lo puede estudiar la ciencia. Pero la verdadera ciencia y no la imposición de teorías como si fuesen leyes ciertas y comprobadas, cuando no lo están científicamente.

Por último, no tiene nada de particular que se autoricen los mensajes. Ésa es la mecánica de la mayoría de los blogs para evitar mensajes con calumnias, majaderías, insultos o bajezas que ciertamente se dan frecuentemente en internet. No se trata de no publicar necesariamente toda opinión contraria; si está dicha de manera decente tal como la ha presentado usted no hay motivo de ello. Además ese sistema nos permite conocer los comentarios que llegan y -en su caso-tener la corrección de responderle a los lectores.

Un abrazo.
Atentamente
CATOLICIDAD

17 de mayo de 2010 20:34

Catolicidad dijo…P.D.

Por cierto, el video muestra los argumentos de otros científicos que refutan la teoría de la evolución de las especies.

Y el escrito, aunque resumido por un sacerdote, se trata de una síntesis -en su mayoría- del excelente libro de J.F. Peroteaur: “De la seducción a la superchería transformista”.

De cualquier manera, en un futuro presentaremos a nuestros lectores otros estudios y escritos con los argumentos y pruebas de científicos contrarios a las teorías evolutivas de las especies.

17 de mayo de 2010 21:01

Anónimo dijo…Teilhard de Chardin era un corrrupto; como casi todos saben pero no recuerdan, FALSIFICÓ dos veces al menos, pruebas que se debían tener como concluyentes de la evolución, como el caso de los supuestos cráneos del “Hombre de Pekín” y del “Hombre de Piltdown”. El segundo caso fue un fraude hecho y derecho y perfectamente comprobado, que involucró personalidades como el propio Arthur Conan-Doyle y al P. Teihlard directamente.

El caso de Pekín es más confuso desde que los cráneos en cuestión, unos 14, desaparecieron muy oportunamente en 1941 hasta nuestros días, sin dejar tras de sí rastro alguno que permitieran verificar su supuesta y alegada autenticidad. Ningún otro “rastro” de cráneo pekinés ha sido encontrado nuevamente, pese a la intensidad de la búsqueda emprendida después de la Segunda Guerra.

En esta maniobra se involucró fuertemente al P. Tehilard de Chardin (heterodoxo jesuíta), como “inventor-descubridor” del carácer “humano” del titular supuesto de estos restos fósiles, que jamás se probó que fueran humanos.

Las investigaciones y sobre todo los hallazgos de fósiles afines a la teoría del evolucionismo han estado contaminados por infinidad de fraudes, ocultamientos y falsedades. Como demostración simple, además de lo dicho arriba, conste que los huesos creaneales del supuesto “hombre de Java”, cuyos restos tampoco se conoce dónde se hallan al presente, fueron hallados junto a dos calaveras humanas verdaderas, información que fue ocultada por el descubridor. Los “hombres de Tautavel o Neanderthal” son meras suposiciones armadas sobre pequeñas fracciones óseas indeterminadas y dispersas, que solamente una imaginación novelesta ha podido juntar para constituir supuestas “prueba”.

A la vez, su “antigüedad” presunta jamás ha sido probada por medios técnicos sino que son el fruto de suposiciones teóricas inconstatables.

Saludos

21 de mayo de 2010 03:54

Anónimo dijo…La infusión de alma racional no deja fósiles, y el relato del Génesis es excelente para describirla.

22 de mayo de 2010 02:41

Anónimo dijo…Excelente información. Desgraciadamente los que se dicen conocedores del tema de la evolución, de Dios no saben nada.

Y si ellos quieren sentirse descendientes del mono, qué poca dignidad tienen pues se bajan a la condición de un animal, cuando Jesucristo nos eleva a la dignidad de hijos de Dios.

25 de junio de 2010 19:32

Anónimo dijo…EN VERDAD LOS FELICITO POR TOMARSE EL TIEMPO Y EL TRABAJO PARA DIFUNDIR LAS VERDADES DEL CATOLICISMO, TAN APEDREADO EN ESTOS TIEMPOS QUE NOS TOCAN VIVIR, Y QUE ESPERO NO TERMINE EN UNA NUEVA PERSECUCUSIÓN A LA VERDADERA IGLESIA. Aunque escrito está…
Gabriel de Bs As, Argentina.
PD:DEBERÍAN DE HABER MÁS BLOGS COMO EL DE UDS.

1 de julio de 2010 23:48

Anónimo dijo…Todo el mundo está siendo golpeado por las políticas destructivas y esclavistas del Nuevo Orden Mundial. Sería más que bueno en estos momentos una mayor actividad católica en todas las regiones, y que nuestro Papa haga público el tercer secreto de Fatima, y no lo que dijeron en el año 2000, que desde el mismo blog de Fatima y otros sectores tambien católicos lo están desmintiendo desde hace mucho tiempo ya. Seguramente nuestra Señora no debe de estar contenta con los retoques que le hicieron a sus dichos en aquella aparición.
Desconocemos si estamos caminando ya en los tiempos del anteúltimo o último Papa, pues sólo Dios maneja los tiempos, pero no debemos dejar caer nuestra FÉ ni nuestra IGLESIA.

1 de julio de 2010 23:57

Anónimo dijo…Estimados Señores:
Leyendo su articulo me tope con un autor que mencionan llamado J. L. Peroteaur, del cual no tengo ninguna informacion. Por favor ¿podrian indicarme los datos de la editorial, fecha de publicacion y donde puedo adquirirlo?.

Mil gracias de antemano por su ayuda.

24 de julio de 2010 11:19

Catolicidad dijo…Con mucho gusto trataremos de hacer contacto con el autor del artículo y solicitarle estos datos.

Por lo pronto permítanos recomendarle el libro EL EVOLUCIONISMO EN APUROS de Silvano Borruso, Editorial Criterio Libros, S.L. Apdo de Correos 3.198 28080 Madrid España Tel: 915530582

Un abrazo en Cristo
Atentamente
CATOLICIDAD

26 de julio de 2010 00:50

Anuncios

Simbolismo Illuminati en “Egoísta”, de la ex chica Disney, Belinda. (via Radio Cristiandad)

25 de septiembre de 2010

Hay que tomar en serio las revelaciones de quienes conocen las interioridades
de las sociedades secretas… aunque hay que tener cuidado… porque esas mismas sociedades secretas emiten falsas señales y mensajes supuestamente “antimasónicos” para… finalmente tratar de desacreditar a quienes ellos llaman “conspiranoicos”, es decir paranoicos…
Como decían en Galicia… yo no creo en las meigas… pero haberlas,… haylas!

Simbolismo Illuminati en “Egoísta”, de la ex chica Disney, Belinda. Original de Vigilant Citizen – Traducción de Radio Cristiandad  – Algunas imágenes o videos han sido alterados u omitidos debido a su naturaleza gráfica En artículos anteriores nos ocupamos del simbolismo Illuminati que prolifera en las industrias musicales de América, Asia y Europa del Este. El presente artículo analiza el simbolismo que se encuentra en las imágenes de una de las principales estrellas del pop de América Latina, Belinda. Vamos a … Read More

via Radio Cristiandad

Existimos “nosotros” y “los nuestros”, nuestra estirpe…

13 de septiembre de 2010

Son realmente cómicos quienes se esfuerzan en negar la existencia de las llamadas “razas humanas”.  Primero definen lo que según ellos es “raza” y luego… encuentran que el factor o factores diferenciales entre razas son irrelevantes…

Según ese criterio igualitario y relativizante yo voy a afirmar que los “ricos” no existen, como tampoco existen los “pobres”, pues es irrelevante la diferencia de fortuna entre CIEN EUROS y MIL MILLONES DE EUROS… cuando esas cifras se comparan con cantidades casi infinitas de trillones y billones de trillones de euros…

Y además… es que resulta que según Jesucristo y, también, según la experiencia histórica de miles y hasta decenas de miles de años de historia de la “humanidad” (concepto discutible) sobre el planeta Tierra…” los pobres siempre estarán entre vosotros…”…

 Y es evidente que si algún poder despótico tratara de igualar la fortuna o la economía de los ciudadanos de un Estado… se estaría cometiendo un abuso de poder que sería  una realidad tan antiigualitaria como la desigualdad que trata de eliminar…  En fin… que estamos ante un problema que no existe y no se debe plantear… : la desigualdad forma parte de la naturaleza de las cosas, como la diversidad y, por tanto, también las razas “humanas”…

Dicho sea todo lo anterior como colofón o se se quiere introducción a un post muy iluminador y clarificante que he leído en el excelente blog  CÍRCULO IDENTITARIO NIETZSCHE:

LAS RAZAS HUMANAS SÍ EXISTEN

(Escrito para unos tiempos extraños en los que hay que fundamentar hasta lo más obvio y lo más increíble se da por bueno sin más).
____

Es necesario problematizar el hecho de que la ideología dominante propague sin descanso el discurso de la inexistencia de diferentes razas en la especie humana. De hacer caso a este relato hegemónico resultaría que esta peculiar especie sin subespecies, es decir sin razas, constituye una rara excepción en la naturaleza, sobre todo entre las epecies con un mínimo de complejidad. No es en la biología donde los defensores de la inexistencia de razas humanas encontrarán fundamento. En la especie humana se presentan genes polimórficos y genes no polimórficos. Son los primeros los que nos interesan aquí. Estos son llamados así por ser susceptibles de presentarse en distintas formas, cada una de las cuales es denominada alelo. En la especie humana existen poblaciones que difieren entre sí notablemente en la frecuencia de aparición de determinados alelos, referidos lógicamente a los genes polimórficos (únicos que presentan alelos), y este hecho hace que el genotipo y el fenotipo (o apariencia externa) de los miembros de estas poblaciones consideradas grupalmente diverjan entre sí. Eso es, ni más ni menos, una raza, una subespecie de una especie inclusora. Es importante clarificar bien cada concepto para no terminar confundiéndolos y llegar a conclusiones manifiestamente erróneas. Así, un error frecuente de los propagandistas de la ideología dominante, que trabaja insistentemente para imponernos una especie de consenso racial según el cual sólo habría una raza, la “raza humana”, es la confusión entre especie y raza.

¿Cómo se llegan a constituir las poblaciones definidas que denominamos razas? Aún admitiendo la tesis, en discusión, de que la especie humana tuvo un origen sincrónico y común en África, y de que se parte en principio de individuos similares en lo que aquí tratamos, nadie informado puede negar la realidad de las mutaciones espontáneas, la selección natural en función del medio sobre estas mutaciones, la deriva génica y la endogamia dentro de grupos físicamente separados o dentro de grupos relativamente cercanos pero dotados de sanciones sociales que llevan hacia esta endogamia. Éstos son los principales elementos que crean, siempre admitiendo, como se ha dicho, la aún cuestionada tesis monogenista, las distintas razas humanas existentes en la actualidad.

Una raza es un grupo genético real pero difuso, y este hecho es fuente de error de muchos inadvertidos. Es decir, en virtud de un común origen, o de la existencia de fronteras moderadamente permeables entre los distintos grupos raciales, o de ambos factores, la manifestación del hecho racial no ocurre necesariamente como exclusión, es decir, como presencia o no de determinado alelo o número de alelos en cada grupo racial, sino como tendencia (si bien es notorio el hecho de que determinados alelos siempre están excluidos para determinados grupos raciales). Cada raza tiene una tendencia central, genotípica y fenotípica, alrededor de la cual oscilan los miembros de la raza. Esa tendencia es distinta a la de otros grupos raciales aunque permita cierta convergencia individual en alguna o algunas características entre elementos situados en estándares extremos respecto de su propia tendencia central. Este hecho último no representa ningún argumento en contra de la existencia de las razas ni ningún descubrimiento reciente que la biología no conozca desde hace mucho: se enmarca bajo el concepto de clina. No hablamos por tanto de categorías exactas ni discretas, pero sí tendenciales y consistentes. Y esto a pesar de la constatación por parte de los genetistas de la existencia de zonas de cambios genéticos abruptos.

De todo lo anterior se deduce que una raza es una población que difiere respecto a las demás en frecuencias de alelos en muchos sitios genéticos, siendo esto causa de efecto fenotípico en los miembros de dicha población, configurados de una manera particular en lo que a características físicas (externas o internas) concierne.

Publicado por León Riente en 9/01/2010 07:54:00 PM 21 comentarios
Etiquetas: ,

Los musulmanes marcan su territorio con Mezquítas (via NUEVA EUROPA- Nueva Eurabia)

2 de septiembre de 2010

Los musulmanes marcan su territorio con Mezquítas En otras palabras: MUSLIMS ARE LIKE DOGS…… ……except Muslims use mosques instead of urine to mark their territory. The Intelligence of Dogs gnos da la explicación clásica de este mito: "Todos los caninos utilizan la orina … para marcar los límites de sus territorios.  En los machos  este comportamiento por lo general va acompañado de la pierna levantada , para dirigir la orina contra objetos grandes (árboles, rocas, arbustos) para colocar el olo … Read More

via NUEVA EUROPA- Nueva Eurabia


A %d blogueros les gusta esto: