…lobotomia…o psiquiatría criminal…

by

…hace años, Joaquim Bochaca escribió [*]  un artículo en el que se preguntaba si el llamado psicoanálisis es una ciencia. Señala que Sigmund Freud se convirtió,  hasta el fin de sus dias, en un adicto a la cocaina, como resultado de sus experimentos de usar esa droga como terapia para curar los desordenes mentales.  La psicoterapia utilizada por ese judío vienés  fue calificada de charlataneria por un cientifico hungaro, Thomas Szasz, en su libro “El mito de la Psicoterapia”.

No obstante, el descubrimiento de Freud  fue crear una fachada de soportes intelectuales supuestamente científicos que consiguiera que el paciente, tumbado sobre un diván, se abandonase a un interrogatorio sín límites. En este sentido, Thomas Szasz, en su obra “Siegmund Freud, the Jewish Avenger”, escribe que “la pseudociencia de la Psicoterapia es  utilizada por el judío para obtener poder sobre el Gentil.”, pues Freud fue nieto de un rabino, sionista, y amigo de Herzl, padre del Sionismo.  Por supuesto que hay psiquiatras –ó mejor, psicólogos– que no son  farsantes. Por ejemplo, prestigiosos psiquiatras, como Jung, quien, harto de las obsesiones sexuales de Freud, se distanció  de sus teorías. En su obra “Memorias, Sueños, Reflexiones”, escribe Jung: “(…) para Freud todo son símbolos sexuales: ¿un anciano se apoya en un bastón? En su subconsciente está empuñando un falo. Un contable coge una pluma. ¿Para anotar una cifra en una cuenta? Ese es el pretexto, pues, en su subconsciente, otra vez es el falo. ¿Una obra de arte, una expresión de espiritualidad? Se trata de expresiones sexuales”.

En realidad, todas las teorías de Freud, nunca sobrepasaron la fase de ser meras teorías. Tal, por ejemplo, el pseudodogma de la “homosexualidad reprimida según la cual en casi todo hombre existe, latente, un deseo homosexual.  Es más, Freud pretende demostar  que Leonardo Da Vinci que era un invertido, al igual que la mayoría de genios de la Cultura Occidental.

Lo que debiera tenerse muy presente al estudiar el caso de Freud es que, en todo caso, sus teorías sólo
podían fundamentarse, prácticamente, en sus pacientes que, durante muchos años y en su gran mayoría,
fueron judíos. Desde Belloc, hasta Mullins, todos los especialistas del tema, incluyendo otros numerosos
judíos, han afirmado que la etnia judía es muy propensa a las enfermedades y desordenes mentales.
En sus escritos, Freud  a menudo se queja de  que entre sus pacientes, los Gentiles le evitan. Aún si aceptamos   que el judío, en general, es un individuo obsesionado por el sexo, es poco  creíble que las teorías freudianas respondan a la realidad, sea judía o gentil.
La Psiquiatría ha sido  promocionada por judíos, y judíos son ­ la  mayoría de los psiquiatras  en Occidente, sobre todo  en los países anglosajones, donde es de buen tono psicoanalizarse a menudo.  Es muy lucrativa  […] y, es tambien una fuente de informaciones  confidenciales  para el propio psiquiatra ó para su entorno correligionario. Y además, “last but not least”,  un excelente recurso “legal” y “humanitario”, para deshacerse de adversarios peligrosos, acusados de padecer síndromes mentales, tal como le ocurrió a Forrestal, Secretario de la  U.S. Marine,  o tal como acaece a los “detenidos de marca” en el Gulag soviético.

Los psiquiatras, al interrogar a sus pacientes, muchos de ellos miembros de familias ricas e influyentes, pudieron enterarse de secretos comerciales y políticos de incalculable valor. Debemos tener presente que, en USA, casi las tres cuartas partes de los psiquiatras son judíos. El paciente indefenso que revelaba una actitud crítica hacia los judíos o, simplemente, que era susceptible de pensar en forma no conveniente a los intereses del  ”Establishment”, era tratado despiadadamente. Los manicomios y otras instituciones de cuidados mentales proporcionaron  el laboratorio ideal para ejercer los más desmedidos poderes para control  sobre los Gentiles.
Un rio  interminable de víctimas indefensas, cuyos gritos no serían oídos desde el mundo exterior;  torturas,  asesinatos,   han tenido lugar en esas instituciones en bajo dominio  de dictadura freudiana. La mayor parte de las víctimas nunca hablarán. ¡Están muertas! Los relatos de sus sufrimientos  no son más que elucubraciones de mentes enfermas.

Uno de los casos más dramáticos que se conoce es el de la actriz cinematográfica Francis Farmer.  He aquí, resumido. Francis Farmer, joven actriz que, en pocos años de carrera, había merecido ser llamada ”la Garbo americana”, hizo un viaje a Rusia, en 1938. Cuando regresó, un periodista colaborador de una publicación “derechista”, le hizo una entrevista en  que se  suponía que iba a adecuarse a los habituales“clichés” anticomunistas, pero la actriz, muy seriamente, manifestó que en Rusia no había podido ver casi nada, que los guías oficiales soviéticos no la dejaron un momento libre y que, por consiguiente, no podía pronunciarse ni a favor ni en contra del llamado Paraíso del Proletariado. Esta imparcial declaración fue tomada como “favorable” por los numerosos grupos pro­comunistas que entonces existían en la llamada ‘”Meca” del cine, y el talento de Francis Farmer, por otra parte auténtico, recibió una súbita e inusitada promoción. Creyéndola madura para la “Causa”, propusieron a la actriz que se convirtiera en un “correo” de la célula comunista de Harold Ware. Ella se “dejó querer”, se enteró, según parece, de muchas cosas, y finalmente rechazó de plano la oferta. Hizo más, manifestó a una persona que ella creía de su confianza, que iba a revelarlo todo a la Comisión de Actividades Antiamericanas. [**]. En una reunión de comunistas judíos en Hollywood, se planeó el fin de Frances Farmer. Fue invitada a una “party” en casa del productor cinematográfico judío David O’Selznick, en el curso de la cual se le administró una droga. Cuando volvía en coche a su casa, fue detenida por un policía que, acusándola de haberse saltado un semáforo la llevó el juez. Este pretendió que la actriz le había insultado y ordenó que la visitaran los psiquiatras de la penitenciaría del Estado Durante seis años, no se supo nada más de Francis Farmer. La prensa, siempre tan sensacionalista, guardó “atronador” silencio. Sólo un periodista, William Arnold, investigó privadamente el caso. Reveló que durante todos esos años la Farmer fue sujeta a tratamientos de “electroshocks” y que, por vez primera, en un ser humano, se ensayó en ella la droga del “LSD”. Cuando la actriz salió del hospital, física y moralmente deshecha, presentó denuncia por secuestro y malos tratos, pero fue nuevamente internada en un manicomio, donde el doctor Freeman, un psiquiatra israelita, practicó en ella la lobotomía, convirtiéndola prácticamente en un vegetal. A Arnold se le aconsejó que cejara sus investigaciones; primero fue echado del periódico en que trabajaba, y luego sufrió un accidente de tráfico de resultas del cual murió.

===

[*]: en la revista del Circulo de Estudios de Amigos de Europa, Cedade,  Nº 97, Mayo de 1981.

[**] Nota de YRANIA:  Si bien su viaje a la URSS pudo hacerla aparecer con un perfil de simpatizante del “comunismo”, su largas y penosas temporadas de internamiento en hospitales para enfermos mentales dio base a la sospecha de una venganza de las personas a quienes ella pretendía denunciar ante la Comisión de Actividades Antiamericanas.  Lo que parece claro es que, en los últimos años de su vida, ella se adhirió, hasta su muerte, a la Iglesia Católica Romana, como puede comprobarse en el lugar de su enterramiento,  en Oaklawn Memorial Gardens en Fishers, Indianápolis, (Indiana, USA).

%%%%%%%%%%

Elena  Francis Farmer (Seattle, Washington, 19 de septiembre de 1913 – Indianápolis, 1 de agosto de 1970) fue una actriz  de cine, teatro y televisión. Hija de Ernest,  -abogado- y de Lillian Farmer, desde pequeña destacó en su instrucción académica consiguiendo muy buenas calificaciones en el instituto.

A finales de los años 30 se interesó por la interpretación y participó en el Group Theatre de Nueva York. En 1936 fichó por la Paramount y debutó en el cine con la película “Too Many Parents”, de Robert McGowan

El mismo año de su inicio cinematográfico también intervino en la película de Howard Hawks y William Wyler “Rivales (Come and get it)” (1936), un film por el que alcanzó la popularidad por su interpretación de dos personajes (madre e hija).

Estudió drama en la Universidad de Washington y más tarde, en Nueva York, comenzó su carrera como actriz de teatro.  Contaba Farmer 22 años de edad,  cuando Paramount le ofreció un contrato de siete años  y entonces  (año 1936) se mudó a Hollywood y se casó con el actor Leif Erickson, con quien compartió cartel en “Ride the Crooked Mile” (1938).

Tras ganar un concurso de escritura en una revista de su localidad hizo un viaje a la Unión Soviética, lo cual  dio lugar a que se la considerara simpatizante de ideas izquierdistas.

Su carácter orgulloso y obstinado le hizo perder rápidamente su popularidad en Hollywood, lo que la llevó de nuevo al teatro, que compaginaría más tarde con el cine, de nuevo en la Paramount. Tenía 28 años, en 1942, cuando se divorció de Erickson.
Durante finales de los años 30 y principios de los 40, Francis Farmer apareció en títulos como “El Ídolo De Nueva York” (1937) de Rowland V. Lee, “Aventureros De Dakota” (1941) de Alfred E. Green o “El Hijo De La Furia” (1942) de John Cromwell.

A partir de entonces, se vio envuelta en una serie de escándalos, siendo arrestada en el año 1942 por conducir ebria, denunciada por un peluquero del estudio al que supuestamente dislocó la mandíbula de un golpe, y permaneció  varias temporadas en prisión, donde también agredió físicamente a los policías. Se la llevó a un hospital psiquiátrico de Los Ángeles, donde fue diagnosticada de psicosis maníaco-depresiva y más tarde de esquizofrenia paranoica. Fue sometida a inyecciones de insulina y estuvo recluida nueve meses hasta que se escapó del centro.

De nuevo volvió a Seattle con sus padres, pero las discusiones con su madre eran continuas y, tras agredirla físicamente, fue recluida de nuevo durante tres meses en un hospital psiquiátrico de Washington, donde recibió un duro tratamiento a base de electroshock.
A los 32 años, (año 1945) volvería al mismo centro psiquiátrico, donde esta vez permanecería cinco años, durante los cuales [hasta 1950, con 37 años de edad] sufrió abusos sexuales y violación en repetidas veces al parecer con la pasividad de los médicos del centro y además se le practicó la terapia de  electroshock  y una lobotomía.
Hacia 1946 se ausenta del mundo del cine.

En 1949 fue dada de alta en el sanatorio pero su carrera cinematográfica ya nunca se recompuso.

Después de esto, en 1951  se casó con Alfred H. Lobley y trabajó unos años como secretaria en Eureka, California. En 1958 se divorció de Lobley,  trabajó en un hotel de San Francisco como recepcionista, y conoció a Leland C. Mikesell, que la animó a escribir un artículo con sus experiencias y con el que se casaría más tarde, ese mismo año de  1958.

También en 1958, tras dieciséis años de ausencia regresó a la gran pantalla con “The Party Crashers” (1958), un film dirigido por Bernard Girard. Posteriormente consiguió hacerse un hueco en una televisión local, presentando un programa de cine. Su  tercer matrimonio acabaría en divorcio en el año 1963, cuando Frances tenía 50 años.

Pasó sus últimos años trabajando en televisión, especialmente en el programa ‘Francis Farmer presents’. Murió en 1970, el 1 de Agosto, a la edad de 56 años, de cáncer de esófago. En los últimos años de su vida se convirtió a la religión católica.  Está enterrada en el cementerio Oaklawn Memorial Gardens en Fishers, Indiana.

La vida de Francis Farmer fue llevada al cine en 1982 con el protagonismo de Jessica Lange en la película “Frances”.

&&&&&&&&&&&&&

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Frances_Farmer

http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article106.html

http://www.henrymakow.com/francis-farmer-america-psychiatric-gulag.html

http://www.legacy.com/news/legends-and-legacies/frances-farmer-brains-beauty-and-rebellion/1458/

 

& eff1


—eff2

–eff3

—eff4


—eff5


Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: