Archive for the ‘ALEMANIA’ Category

varios videos muy interessantes

22 de junio de 2016

 

1

“LO SIENTO MAMÁ, ESTABA EQUIVOCADA RESPECTO AL HOLOCAUSTO”..Monika Schaefer.

https://www.youtube.com/watch?v=kG-td8q3XmY

https://youtu.be/kG-td8q3XmY

“ASÍ NACIÓ la Historia del HOLOCAUSTO”…Investigador Rafael Palacios.

 

https://www.youtube.com/watch?v=MZaej-i8ps4

 

https://youtu.be/MZaej-i8ps4

“MI LUCHA” de Adolf Hitler..GRAN ANÁLISIS ACTUAL. A.Salbuchi, JM Soaje y Pedro Varela

 

https://www.youtube.com/watch?v=3qXafn4Lj0I

https://youtu.be/3qXafn4Lj0I

https://www.youtube.com/watch?v=TXDvEuPDrg8

https://youtu.be/TXDvEuPDrg8

Audiolibro Completo | Mi Lucha | Mein Kampf | Adolf Hitler

 

La Historia Más Grande Jamás Contada: Adolf Hitler

 

https://www.youtube.com/watch?v=RIKKrp_NjAU

https://youtu.be/RIKKrp_NjAU

…El Cine alemán durante el III Reich…

31 de mayo de 2016

30/05/2016 04:53

Auge y caída del cine durante el III Reich

Un nuevo libro repasa el cine realizado durante el nazismo: 1.200 películas no sólo de propaganda.

JUAN CARLOS LAVIANA /  Madrid

 

Que nadie se crea que por haber visto algunas escenas de El triunfo de la voluntad o de Olimpia, o por saber quién es su directora, ya conoce el cine que se realizó en Alemania bajo el dominio nazi. Leni Riefenstahl es sólo la punta de un inmenso iceberg.

 

Desde que en 1933 el partido nazi asume el poder hasta 1945 en que Hitler pierde la guerra, se realizaron en Alemania más de 1.200 películas. Es cierto que todas pasaron por el férreo control de Goebbels, el gran vigilante del espíritu nacionalsocialista. Y también lo es que muchos de los títulos se hicieron a mayor gloria de los delirios del Fürher. Pero no por ello deja de ser verdad que entre ese éxtasis del cine propagandístico, también florecieron películas nada desdeñables. No en vano, Alemania ya había sido, en el cine mudo y en el expresionismo, la única gran potencia cinematográfica mundial que pudo hacer frente a Estados Unidos.

Notorious pone hoy a la venta el libro del profesor Marco da Costa (Badalona, 1976) El cine en el III Reich, que lleva por subtítulo Desmontando el cine nazi en 50 películas (1933-1945). Esta obra viene a ofrecer luz sobre una cinematografía “de la que se desconoce casi todo”, en palabras del escritor y cinéfilo Luis Alberto de Cuenca, que introduce y apadrina el estudio.

 

Asegura en el prólogo que la propaganda y la censura no lograron cortar de raíz el impulso creativo que hasta 1933 había desarrollado “la aventura cinematográfica más deslumbrante del planeta”, sólo equiparable, eso sí, a la que lideró en Estados Unidos el gran pionero D. W. Griffith.

 

Explica el académico de la Historia que el masivo exilio de creadores alemanes hacia el otro lado del Atlántico puso las bases del periodo de mayor esplendor del cine norteamericano, entre los años 30 y 40. Lo compara con el caso de España, donde la cultura “siguió floreciendo” tanto en el exilio como bajo la dictadura. Incluso llega a elegir una película del periodo como muestra de cine de calidad, alejado de las consignas propagandísticas. Se trata de El barón Münchausen (Von Baky, 1943), la que califica como “una de las cumbres del género fantástico”.

 

El mismísimo Hitler era un gran aficionado al cine. En la sala de proyección de su casa de descanso de Berghof, en los Alpes, se encontraron algunas películas de Walt Disney, a quien se atribuyen por cierto simpatías por el nazismo. Eva Braun se había mostrado admiradora de Lo que el viento se llevó y del mismísimo Clark Gable. Por no hablar del perverso Joseph Goebbels -que tan bien utilizó el cine en favor del nazismo-, fan declarado de la maestría del muy comunista y gran cineasta Sergei Eisenstein.

 

Marco da Costa, autor de este libro y profesor de Lengua Española en la Universidad de Izmir (Turquía), achaca a varios factores que las películas realizadas durante el Tercer Reich sean tan desconocidas. De un lado, estamos ante el cine de los perdedores, que, además, ha sido sometido a la censura y al proceso de “desnazificación” que padeció la sociedad alemana. Es decir, el intento de borrar todo lo que tuviera que ver con ese período [durante el que se llevó a cabo el Holocausto].

 

Y de otro lado, nos estrellamos contra el muro de la “invisibilidad” de este cine, excluido de los canales convencionales y en algunos casos -al menos 40 títulos- con los derechos en manos, aún hoy, de la Fundación Murnau, que sólo permite lo que denomina “pases especiales”. Es decir, aquellos en los que un preceptor advierte a los espectadores de que lo que van a ver es altamente peligroso.

 

Da Costa sostiene que muchos de aquellos directores, actores y técnicos que dieron esplendor a la época dorada del cine alemán se quedaron -o no se pudieron ir, como sus colegas Fritz Lang, Billy Wilder, Marlene Dietrich y tantos-, e hicieron buen cine. “El talento seguía en pie -afirma-, pero los objetivos habían cambiado”.

 

 

Propaganda y entretenimiento

 

Da Costa selecciona desde las obras cumbres de la propaganda nazi, hasta producciones musicales, pasando por grandes taquillazos y cine de mero entretenimiento, escapista, que “pretendía emular sin pudor al cine hollywoodiense de la Gran Depresión”. Con el estallido de la guerra, el cine se puso definitivamente al servicio de la maquinaria propagandística. Unas veces fue pro soviético, otras antisoviético, las más antibritánico, dependiendo de los avatares en el campo de batalla.

 

Entre las películas utilizadas para adoctrinar a la población, destaca la temprana El flecha Quex (1933). Es la primera gran producción de la nueva UFA en manos del partido nazi. Cuenta la historia del joven Heini, quien intenta salir adelante en la República de Weimar, aquella época que las nuevas autoridades consideraban oscura, devastada por el paro, la violencia, la anarquía y la falta de fortaleza política. Heini, ejemplo de la juventud sana de Hitler, acaba siendo asesinado por las huestes comunistas.

 

Del cine propagandístico es imprescindible, por supuesto, destacar el trabajo de Leni Riefenstahl en El triunfo de la voluntad (1935), sobre el congreso de Nuremberg del partido nacionalsocialista. La directora no engaña, y ya en los créditos lo deja claro: “Realizado por orden del Führer”. Al igual que Olimpia (1938), el documental de los Juegos de Berlín, que es un sensacional monumento al culto al cuerpo, una fusión de la cultura grecolatina con la Alemania nazi.

 

A Riefenstahl también le debemos la menos conocida Tierra baja, rodada en gran parte en España y que consiguió la admiración de Jean Cocteau: “La poesía de la cámara no tiene igual y la película posee estilo”.

 

Lo más repugnante del cine nazi, por sus espeluznantes consecuencias, se encuentra, sin duda, en las películas antisemitas. Y en especial en tres producciones del año 40, conocidas como la Trilogía judía.

 

Los Rotschild (Erich Waschneck) es la historia de la emblemática familia, la esencia de la “Internacional judía” (de la que por cierto ya había hablado el capitalista Henry Ford), que multiplicó su fortuna, en la versión nazi, con la venta de armamento en la Primera Guerra Mundial. “Sólo se puede hacer mucho dinero con mucha sangre”, sentencia uno de los personajes de la película.

 

La más mitificada -que todavía revuelve las tripas a quienes tienen oportunidad de verla- es sin duda El judío Süss (Veit Harlan), la cinta más taquillera del III Reich, vista por más de 20 millones de espectadores. Goebbels echó el resto en esta gran superproducción, con los actores más populares y con una factura técnica impecable. Todo para presentar al judío no sólo como un bufón, como solían, sino también como un ser “sucio, miserable, mentiroso, salvaje y astuto”. Son sólo algunos de los adjetivos recogidos del film por el autor de este estudio.

 

Cierra la trilogía El judío eterno (Fritz Hippler), un documental sobre la historia del pueblo errante, en el que se usan las más efectivas armas del montaje y la banda sonora para despertar con las imágenes un sentimiento de “repulsión y odio” hacia aquellos seres “animalizados, bárbaros y crueles que amenazaban desde dentro a la civilización aria”.

 

Alejadas de estos terribles mensajes, se encuentran pequeñas joyas del cine. Cabe destacar la comedia disparatada de ambiente cabaretero Victor o Victoria (1933), que inspiró el remake de Blake Edwards en 1982. Fue dirigida por el único realizador judío de la era nazi, Reinhold  Schünzel. Admirado desde la época muda por el propio Hitler, llegó a nombrarle “ario honorario” (Ehrenarie). En el 37 se exilió a EEUU y muchos le recordarán como el Doctor Anderson de Encadenados (Hitchcock, 1946).

 

La exótica Oro (Karl Hatl, 1934) es la historia de un científico utilizado por un ricachón para la masiva producción de oro -feroz crítica al capitalismo-, que provocaría inflación, paro y pánico. El filme recuerda mucho a la genial Metrópolis (Fritz Lang, 1927).

 

Allotria (Willi Forst, 1936) podría pasar por una auténtica screwball comedy, género en el que se especializó su director para no significarse en el asfixiante ambiente  goebbeliano.  La comedia de evasión está protagonizada por la gran estrella de star system nazi Renate Müller, muerta a los 31 años tras arrojarse por la ventana de un hospital, donde se recuperaba de una operación de rodilla. Esa fue la versión oficial. Aunque hay otras más verosímiles: su adicción a las drogas, su relación ilegal con un judío, o la persecución a la que la sometía la Gestapo por haber aireado la historia de su relación con el mismísimo Hitler, [en la que, por cierto, la virilidad del Führer quedaba cuestionada.]

 

Otra de las rarezas encontradas por Da Costa es Fährmann María (Frank Wysbar, 1936), “una pequeña joya del expresionismo”. Inexplicablemente se produjo bajo el régimen nazi, que había tachado esta corriente vanguardista de arte “degenerado”. La protagonista, Sybille Schmidt, fue marginada del cine tras la derrota. Cayó en las garras de la droga y una sobredosis se la llevó en 1955. Su vida inspiraría en 1982 a Fassbinder en La ansiedad de Veronika Voss. Fue, y es, una oportuna conexión con el “nuevo cine alemán” y casi con el presente, de unas películas que pueden y deben ser condenadas, pero jamás olvidadas.

 

FUENTE:

http://www.elmundo.es/cultura/2016/05/30/574ba8b8e2704efe0e8b4608.html

¿Existe Dios? … Respuestas de un niño prodigio…

16 de marzo de 2016

¿Si Dios Existe Por Qué Hay Tanta Maldad? Mira La Respuesta De Un Niño Brillante.

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=HnbFIlpUBtI&feature=youtu.be

 

https://youtu.be/HnbFIlpUBtI

 

 

Radetzky March – Vienna, City of My Dreams

9 de marzo de 2016

Andre Rieu live at Schönbrunn Vienna 2006 – Radetzky March – Vienna, City of My Dreams

…05  YRANIA

https://www.youtube.com/watch?v=oIbtOKahaVo

https://youtu.be/oIbtOKahaVo

Alemania, 2 meses después de la 2º guerra mundial (DESCARGABLE)

7 de marzo de 2016




Alemania, 2 meses después de la 2º guerra mundial (DESCARGABLE)

¿Si Dios Existe Por Qué Hay Tanta Maldad?

21 de febrero de 2016

https://youtu.be/HnbFIlpUBtI

 https://youtu.be/HnbFIlpUBtI

 

CANCIONES E HIMNOS

18 de febrero de 2016

Para escuchar los himnos y  canciones pincha encima de cada título (coloreado en azul).

 MÚSICA DEL TERCER REICH

 MÚSICA DE LA ITALIA FASCISTA

 MÚSICA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA:

MARCHAS DE ESTADOS UNIDOS:

MÚSICA DEL IMPERIO BRITÁNICO – COMMONWEALTH:

Wagner – Siegfried’s Funeral Music

9 de febrero de 2016

https://youtu.be/Uka8ykFDw2U

https://www.youtube.com/watch?v=Uka8ykFDw2U

Wagner – Siegfried’s Funeral Music (George Szell – Cleveland Orchestra)

 

 

sorprendentes fotografías históricas

8 de febrero de 2016

http://historiasladob.blogspot.com.es/Tumba de Adolf Hitler - 2 Dalai Lama y Miguel Serrano - Nazi - Chile

….una supuesta “Tumba de Adolf Hittler”…  (¿Se trata de un judio de Rumanía… Hittler, con doble T,…o de una argucia para insinuar que Adolf Hitler tuvo antepasados judíos?

y un encuentro entre el Dalai Lama y Miguel Serrano Fernández.., el conocido escritor y diplomático chileno, exponente del llamado “hitlerismo esotérico”…

 

http://historiasladob.blogspot.com.es/2015/12/viejos-videos-de-berlin-en-color.html

 

 

+++

Berlin in July 1945 (HD 1080p color footage)

+++

Flug über das zerstörte Berlin 1945 (in Farbe), Teil 1

 

Flug über das zerstörte Berlin 1945 (in Farbe), Teil 2

https://youtu.be/-xK0gTML5_g

 

 

Flug über das zerstörte Berlin 1945 (in Farbe), Teil 3

 

 

https://youtu.be/dRzuZVxcDow

5 de febrero de 2016
 

¿DONDE ESTABAN LOS HOMBRES?

Los cobardes prefieren la paz a la victoria.
Enrique Jardiel Poncela
El heroísmo no se puede exigir,
pero la cobardía no se debe disculpar.
Valentin Moragas Roger
Cerrar los ojos… no va a cambiar nada.
Nada va a desaparecer simplemente
por no ver lo que está pasando.
De hecho, las cosas serán aún peor
la próxima vez que los abras.
Sólo un cobarde cierra los ojos.
Cerrar los ojos y taparse los oídos
no va a hacer que el tiempo se detenga.
Haruki Murakami


Durante la noche del 31 de Diciembre de 2015 al 1° de Enero de 2016, en la ciudad de Colonia, Alemania, medio mundo salió a la calle como siempre lo ha hecho, a festejar la llegada de un nuevo año.

Solo que esta vez las cosas no salieron exactamente como se esperaba y algunas, decididamente, salieron mal.

La catedral de Colonia, vista desde el río Rin

En medio de los festejos, grupos de entre 20 y 30 hombres – compuestos por inmigrantes musulmanes de Medio Oriente y África del Norte – se dedicaron a agredir, robar, manosear y eventualmente violar a mujeres alemanas. En las palabras de una testigo: “(…) Nos las arreglamos para ir a la catedral, pero queríamos llegar más allá del Museo Ludwig para unirnos a todo el mundo y ver los fuegos artificiales junto al río. Pero de pronto fuimos rodeadas por un grupo de entre 20 y 30 hombres. (…) Nos agarraron de los brazos, trataron de quitarnos la ropa para llegar entre nuestras piernas (…) llevarse todo lo que teníamos en los bolsillos“. [1]

Hagámosla corta, concentrémonos en los hechos y obviemos los detalles. En Colonia, el resultado del ataque de las patotas de inmigrantes asilados fue de 121 mujeres que denunciaron “(…) haber sido “toqueteadas, acosadas, agredidas sexualmente y robadas” a lo cual se agregan al menos dos mujeres que denunciaron haber sido violadas.

Y no fue solo en Colonia. Durante 2015 Alemania permitió la entrada de 1,1 millones de musulmanes, según la cifra actualizada del Ministerio del Interior. El resultado de eso es que hechos como los señalados se repitieron en Hamburgo (40 denuncias), Düsseldorf (11 denuncias) y Stuttgart de dónde no hay datos oficiales.

Lo destacado en esto es que los medios de difusión alemanes tardaron días enteros en publicar la noticia. Durante un buen tiempo los pontífices máximos del pensamiento políticamente correcto especularon con poder barrerla bajo la alfombra y los hechos solo trascendieron cuando se multiplicaron las denuncias (por supuesto que nunca sabremos si se denunciaron todos los casos) y el asunto explotó en las redes sociales de Internet. Pero lo más importante de todo no es esto. Lo más importante de todo es la pregunta: ¿Qué hicieron los hombres alemanes mientras sus mujeres eran manoseadas, robadas y violadas?

¿Quieren saberlo?

¿Realmente quieren saberlo?

Porque la respuesta es bien triste. La respuesta es: nada. No hicieron nada. Lo máximo que hicieron fue gritar tratando de llamar la atención de algún policía. Que por supuesto llegó tarde; si es que llegó en absoluto. No sea que a algún integrante de la fuerza lo denuncien por brutalidad policíaca y discriminación racial. En Alemania esa acusación no es moco de pavo para ningún policía.

Para ningún civil cualunque tampoco.

¿A qué tiene derecho un hombre blanco y cristiano en Europa? Pues, en primer lugar a soportar las cargas y pagar. Y después de eso a no mucho más. En algunos países europeos ni siquiera tiene derecho a saber si el hijo de su esposa o pareja es suyo, o no.  En Francia, por ejemplo, las pruebas privadas de paternidad por ADN están directamente prohibidas para el padre. [2] Una prueba de paternidad solo puede ser realizada por orden judicial o con el consentimiento por escrito de la madre después de haber sido informada de su naturaleza y propósito. [3] Una traba legal que miles de franceses, ni cortos ni perezosos, evitan sin mayores problemas sencillamente enviando el material genético a laboratorios suizos o españoles. O bien adquiriendo kits de prueba de paternidad que se pueden comprar libremente en cualquier farmacia de los EE.UU. y que, por un precio por demás razonable, ofrecen un análisis con una certeza de prácticamente el 100%. [4]

En Francia, la prohibición de realizar las pruebas en forma privada por parte de los hombres se justifica alegando que se legisló así para “preservar la paz” (sic!) dentro de las familias francesas. Los inefables psicólogos franceses argumentan que la paternidad está determinada por la sociedad y no por los genes. El padre, según esta teoría abstracta, sería el que convive con el niño y no aquél cuyos cromosomas han contribuido a formarlo en absoluto. Lo curioso de la teoría es que, si la madre se divorcia y se vuelve a casar – quizás incluso varias veces – el chico puede terminar teniendo “n” cantidad de “padres”. Imagínense la situación cuando a este chico, ya en edad adulta, alguien le pregunte:

— ¿Padre?

— Bueno… hasta los seis años, nadie. De los seis a los diez, Juan Fulano. De los diez a los doce, Pedro Mengano. De los doce a los 15 José Zutano y de los 15 hasta los 20 Manuel Perengano. Después de eso, otra vez nadie. Estoy sin padre en la actualidad.

Lo tragicómico del caso es que los norteamericanos permiten la libre comercialización de los kits de análisis de paternidad con un argumento psicológico exactamente opuesto: al tener la certeza y la tranquilidad de ser el verdadero progenitor, el padre puede mejorar y fortalecer el vínculo con sus hijos e hijas.

No hay nada que hacerle; la psicología da para todo. Ya sea para tapar la infidelidad de las francesas y los franceses,  ya sea para favorecer la comercialización de algún producto; nunca faltará un psicólogo con la explicación adecuada.

Pero volvamos a nuestro tema: ¿dónde estaban los hombres alemanes mientras patotas de meso-orientales y norafricanos manoseaban, robaban y violaban a sus mujeres?  Pues, mis estimados lectores, lamento tener que decirlo pero estaban ahí, haciéndose los distraídos o masticando la vergüenza de su impotencia. No podían ser ni hacer otra cosa después de más de medio siglo de vivir en un mundo en dónde el hombre blanco europeo y cristiano tiene la culpa de absolutamente todo lo malo que le pasa al mundo ya sea porque es machista, o porque es fascista, o porque es racista, o porque es imperialista, capitalista, explotador, colonialista, burgués, anticuado o retrógrado. Haga lo que haga estará siempre mal. Incluso si hace lo políticamente correcto sospecharán de él y pensarán que solo está actuando para disimular.

Pues, honestamente, creo que sería hora de revisar estos criterios. Porque si prosigue este proceso así como se ha venido dando durante el último medio siglo, Occidente morirá por emasculación masiva de los únicos que podrían – y tendrían que – salir a defenderlo. A menos, naturalmente que otros, menos decadentes, menos afeminados y menos cobardes se encarguen de una defensa que los hombres actuales de la Europa decaída ya no consiguen sostener.

Aproximadamente un mes después de los sucesos de Colonia, Noruega expulsó hacia Rusia a más de medio centenar de migrantes meso-orientales y afganos por “mal comportamiento” y por haber ingresado al país en forma ilegal. Una vez de regreso en la zona rusa de Murmansk, los “refugiados” decidieron descargar su agresividad sexual en el boliche bailable “Gandvik” tratando de hacer más o menos lo mismo que habían hecho sus congéneres en Colonia.

Vladimir Putin y “los muchachos” de Murmansk

No tuvieron suerte y cometieron un pequeño error de cálculo. Pasaron por alto que los hombres de Murmansk no tienen el cerebro lavado por la doctrina de “tolerancia” vigente en la ilustrada Europa y, por consiguiente, cuando comenzaron a manosear a las mujeres del local, el entredicho con los hombres del lugar se hizo prácticamente inevitable.

¿El resultado?

Según el recuento en los medios sociales: 18 “refugiados” hospitalizados con politraumatismos varios y 33 detenidos por la policía, que también colaboró eficazmente en el proceso de “educación” de estos jóvenes para hacerles comprender que, en Rusia, esas cosas simplemente no se hacen. [5]

Está bien; lo admito. Los rusos de Murmansk no son precisamente lo que en Occidente llamaríamos el modelo de un fino caballero civilizado.

Pero al menos son hombres que no permiten que cualquier advenedizo le manosee impunemente el trasero a una mujer que está bajo su protección.

——————————————
NOTAS:
1)-  Cf. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/01/160107_alemania_colonia_detalles_ataque_masivo_agresiones_sexuales_mujeres_anio_nuevo_lv  – Consultado el 02/02/2016
2)- Cf. https://www.ibdna.com/paternity-testing-ban-upheld-in-france/  Consultado el 05/02/2016
3)- Ver Código Civil Francés: legifrance.gouv.fr/content/download/7754/105592/version/4/file/Code_civil_20130701_EN.pdf  Consultado el 05/02/2016
4)- Cf. https://dnatesting.com/  — o bien —  https://www.gtldna.co.uk/DNA-paternity-test.html  – Consultados el 05/02/201
5)- https://www.therussophile.org/migrants-in-murmansk-go-too-far-with-russian-girls-some-in-hospital-some-in-jail.html/

====

FUENTE: http://denesmartos.blogspot.com.es/2016/02/donde-estaban-los-hombres.html

&&&&

9 comentarios:

  1. En Berlín según mis parientes también hubo incidentes. Otro detalle es que la policía, en el ataque de Colonia, se borraron las grabaciones de las cámaras de seguridad a pedido de Merkel.
    http://www.liveleak.com/view?i=b1b_1452579086
    (Este video tampoco está en español)
    Alemania está destruida, pero Suecia está peor: las violaciones son hechos cotidianos y si alguien siquiera osa quejarse en lo más mínimo de los pobre rapefugees es automáticamente echado del trabaja y estigmatizado. Pero no solo las mujeres están en la mira de estos engendros, también los niños.
    La única reserva de Europa son los países del este: Hungría, Polonia, Rusia y los pequeños países del Báltico.
    Pregunta, ¿que lleva a un país del primer mundo, que no tiene problemas raciales, religiosos o económicos a buscarse semejante quilombo?

    Responder

  2. “¿que lleva a un país del primer mundo, que no tiene problemas raciales, religiosos o económicos a buscarse semejante quilombo?”
    Respuesta: esos países no son soberanos, y varias de sus políticas son impuestas de afuera por un poder global, que todavía no se manifiesta explícitamente.
    Países realmente soberanos hay pocos, poquísimos en el mundo, y se cuentan con los dedos de una mano: Irán, Corea del Norte, Rusia, quizás China. De entre ellos, solo uno tiene un sistema político y económico aceptable para un cristiano (desde que, óbviamente, no sea un idólatra de la “democracia liberal”).

  3. Estimado Carlo la pregunta es una ironía. Claro que hay una mano que maneja el mundo a través de organizaciones económicas. Incluso esos países que decís soberanos, no lo son. Dos veces los yankee pudieron arrasar Rusia y no lo hicieron ¿porque?. Y China no existe, es el mago de oz.
    ¿Sabía algo de esto señor Martos?
    http://nsarchive.gwu.edu/nukevault/ebb432/

  4. Estimado Anónimo: algo de eso sé, como lo sabe cualquier persona medianamente bien informada y que no tiene anteojeras ideológicas que se lo impidan. Pero no era el tema de la nota. Cordiales saludos.

  5. Bueno… la cara de ese Poder Global que se apropia de la soberanía de los países, fue denunciada por un personaje europeo del siglo pasado que nos han enseñado a odiar de manera enfermiza desde la infancia… Es cuestión de ponerse a escarbar un poco, indagar, buscar información, atar los cabos sueltos, y con el andar del tiempo uno simplemente traga saliva, porque la conclusión simplemente da miedo, ya que se termina pensando inevitablemente que: “y al final, después de todo aquel personaje tenía razón… ¡Válgame Dios!”. Que Dios nos ampare.

  6. Me gustan los rusos.Que sigan asi . El hombre tiene que ser hom bre .Europa esta creando moluscos como dijo Oriana Fallaci ,ella se referia a los italianos en particular Gracias otra vez Sr.Martos

    Responder

  7. Gracias Mima. Un cordial saludo.

  8. Estoy de acuerdo, y simpatizo mucho con los rusos. Pero creo que si algo semejante pasara en EEUU, los hombres harían lo mismo. EEUU, no tanto el de las grandes metrópolis de las costas, sino “la América profunda”, de las “mayorías silenciosas”, no es ni un poco simpático a ideologías de género o feminización de los hombres.
    Los europeos occidentales de hoy sí son unos “pussies”.

  9. Muy bueno Denés, que lástima que se haya destruido la fuerza y valentia que caracterizaba a los hombres alemanes.


A %d blogueros les gusta esto: