Archive for the ‘Hispanidad’ Category

SOY MUJER

16 de marzo de 2017

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/ale-amaya-arenga-cristera/

 

ALE AMAYA: ARENGA CRISTERA

MARTES 14 MARZO 2017 ~ GUSTAVO MALDOCENA

 

 

SOY MUJER

SOY CATÓLICA

SOY TRADICIONALISTA…

PERO, ¿SUMISA?

La autora de esta vibrante arenga, Ale Amaya, amablemente nos ha permitido publicarla.

Vaya nuestro agradecimiento, junto con el deseo de que muchas jóvenes y mujeres sean fortalecidas y estimuladas por ella, así como a otras tantas les sirva de materia de reflexión.

8 de marzo: ¡Día Internacional de la Mujer! El día en que la sociedad intenta recordar que fueron las mujeres quienes, con orgullo y voluntariamente, alzaron la voz para anunciar que querían vivir sin ataduras, que rompían el cordón que las sometía a su religión, a su esposo, a la educación de sus padres, a su condición biológica.

El día en que la mujer pretende enaltecerse por haberse atrevido a rechazar la idea de ser alguien que debe obedecer y servir.

El día en que se recuerda que la mujer decidió romper el cordón umbilical con el Cielo, el día en que la mujer moderna grita al mundo: “no serviré”….

¡Sí! Yo he tenido como todas ellas el carácter altanero, el corazón orgulloso, el ánimo áspero y presto a asumir tales ideas; algunas veces por abuso de autoridad masculina, algunas otras por orgullo feminista.

25 de marzo: Día celestial de la mujer, el día en que el Cielo recuerda a Aquella que voluntariamente, por humildad, se sometió a su Dios, a su religión, a su esposo, a la educación de sus padres, a su condición biológica.

Ese día tan grande, en que los Ángeles supieron que tenían por Reina a la Mujer por excelencia; ese día tan grande, en que Todo un Dios la eligió por Madre, siendo Ella quien vino al mundo para restablecer la primitiva misión de la mujer, la de ser portadora de Dios en la humanidad.

Y es que una mujer, cuanto más mujer, ¡más santa es!

El recóndito deseo de la mujer, en la historia de todo corazón femenino, tuvo cumplimiento en el instante en que María dio al Ángel el fiat: “he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. Aquí es donde está la esencia de la feminidad; en la aceptación, la cooperación y la sumisión.

Haz de volverte más mujer siendo como Ella, cuidando tu pureza, manteniendo tu dignidad en la sumisión, dando a luz nuevas criaturitas que puedan formar parte de su reino, llevando la luz a muchas almas que viven en la oscuridad, renunciando a ti misma con amor y generosidad, tornándote una sola carne para formar un hogar donde Cristo pueda reinar.

Esparciendo con alegría el enorme agradecimiento por haber sido elegida desde toda la eternidad para ser madre espiritual, madre, esposa, hija…

Es por eso que los momentos más dolorosos y confusos para el corazón de una mujer son aquellos en los que no puede dar, y los más diabólicos en los que se rehúsa a dar.

¡Ea, chicas! Levanten la cabeza, y no se pongan la falda de la cintura a los pies, ¡portémosla del corazón a los pies!…

Confundamos a ese ser que pretende destruir a Nuestra Reina, eliminando a través de nosotras la feminidad con esa envoltura a la que llama: “Libertad”.

No tengamos miedo de decir: ¡YO, sumisa! Porque, si Dios coronó tal sumisión con la maternidad, y toda la corte celestial se arrodilla diariamente ante Ella…, ¿quién de ustedes, hombres, digno de llamarse tal, se atreve a mofarse y no arrodillarse con la corte celestial?…

¿Qué hombre de Dios no venera, protege y enaltece tal virtud en su madre, en su hija, en su hermana, en su esposa? ¿Quién de ustedes no se rinde ante aquella que porta dicha hermosura?…

Todos estamos llamados a restaurar el Reino de Nuestro Buen Dios; por lo tanto, necesitamos ser mujeres que quieran cooperar, y necesitamos hombres que nos quieran proteger.

Cada vez que tú, Madre Espiritual, Madre de Familia, Hija, Esposa, tengas la torpe idea de liberarte de alguna atadura…; cada vez que tengas ganas de encajar en ese mundo que te vende la falsa idea de que eres más mujer coqueteando con las modas, las ideas, las costumbres, los placeres…, recuerda que hay alguien contigo, que desde el Cielo está gritando:

En mí, satanás, no vas a triunfar. ¡YO, SÍ ME SOMETO! PORQUE SOY MUJER, PORQUE SOY CATÓLICA, (…). PORQUE SOY GUADALUPANA.

 

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/ale-amaya-arenga-cristera/

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/guerra-contra-dios/#more-50638

 

GUERRA CONTRA DIOS

MARTES 14 MARZO 2017 ~ LORENAVZQ

 

¿IGUALDAD ENTRE EL HOMBRE Y LA MUJER?

Mirando, día tras día, las noticias y los eventos que se van desarrollando en este disparatado mundo, no puedo dejar de quedar perpleja observando la intervención de la mujer en todo ésto.

Siendo mujer, esposa, madre, no puedo más que sentir dolor y vergüenza por esas mujeres que tanto se denigran, tanto buscan desaparecer como femeninas; se puede observar cuando se manifiestan cuánto odio hay en sus corazones, tan apartadas de Dios sólo buscan declararle una guerra incesante; reconociendo, eso sí, a la Iglesia Católica como verdadera, ya que sus balas de cañón siempre apuntan hacia allí, reclamando un fin a la violencia, cuando en realidad la ira es lo que las motiva, el rechazo hacia la figura de Nuestra Santísima Madre es lo que más se puede advertir en este último lapso.

El día 8 de Marzo he podido observar, atónita, con indignación, impotencia y gran pena, manifestaciones a modo de “huelga” o paro, ejemplos más que aberrantes en donde se ha blasfemado contra Nuestra Santísima Madre; y en todo el mundo, como en España, con parodias de las procesiones religiosas. Tan denigrantes, tan faltas de moralidad, de respeto, de temor de Dios, que realmente me da vergüenza ajena colocar los enlaces de dichas noticias; por lo cual, no pienso colaborar con tremendo pecado…

Lo curioso de todo ésto, lo encontré en el portal Periodista Digital, que fue lo que me motivó a realizar este artículo.

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/03/08/mujeres-catolicas-id-a-la-huelga-religion-iglesia-mujer-aradillas-igualdad.shtml

***

Ustedes como yo, deben haber quedados con los ojos fuera de órbita.

Desencajen, pues, la mandíbula y luego lean lo que la Verdadera Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo nos enseña, no éste mamarracho del Concilio Vaticano II, que lo único que ha hecho es llevar a la destrucción total de la fe verdadera.

Una sociedad bien ordenada no puede existir sin la diversidad y jerarquía de las condiciones. La Iglesia no engaña al pueblo con el incentivo de la igualdad absoluta de dones físicos, intelectuales y morales, con el igualitarismo de condiciones sociales y de bienes. La Iglesia no engaña a la mujer con la mentira de la liberación femenina, basada en una igualdad antinatural. Estas igualdades son imposibles.

Por más que digan y hagan, los revolucionarios nunca podrán poner término a las naturales desigualdades.

Sólo la Santa Iglesia establece la verdadera igualdad; sólo el catolicismo iguala a los hombres enseñándoles su origen común, su naturaleza creada y redimida por igual, su destino igualmente eterno de felicidad o de desdicha.

Los revolucionarios se atribuyen resueltamente la invención y la defensa de la igualdad. Es la estrategia de Satanás: reivindicar para sí y los suyos el prestigio de las palabras, mientras trabaja por aniquilar las ideas y conceptos expresadas por ellas.

Los revolucionarios hablan mucho de igualdad, y sólo aspiran a la más absoluta como injusta dominación, en la cual unos pocos ejercerán un tiránico gobierno sobre la gran masa de sometidos por la fuerza y el miedo.

La Iglesia Católica habla poco de igualdad, pero la practica. La realidad expresada por esa palabra nunca faltó en los siglos verdaderamente cristianos, cuando regía el derecho católico y la “filosofía del Evangelio gobernaba las Naciones”. Esa realidad que responde a la palabra igualdad falta realmente en las sociedades que apostatan del catolicismo y adoptan el nuevo derecho.

Si hoy nos hemos ocupado de la igualdad, es para reivindicar lo que Jesucristo nos legó, para devolver a las palabras el verdadero valor y el concepto exacto que encierran, y para aquilatar en las ideas el brillo obscurecido por la nube del error y el polvo de la falsa filosofía.

 

SER MUJER…

¿Qué es la mujer?

Dice Santo Tomás: “Del corazón del hombre tomó Dios la substancia para formar a la mujer. No la tomó de la cabeza, porque no fue hecha para dominar, ni de los pies, porque tampoco debe estar sujeta a la esclavitud ni al desprecio. Fue creada para amar y para ser amada por el hombre”(S.T. I, q.92, a.2 y 3).

¿De dónde entonces tomó Dios a la mujer? Del costado de Adán, de su corazón…, porque al igual que del corazón traspasado de Cristo brotó un torrente de amor hacia los hombres que fueron los Sacramentos, la mujer, saliendo del costado de Adán, nace para amar y ser amada.

Este pensamiento de Santo Tomás nos enseña lo que la fe, la Iglesia ve en cada una de ustedes: “un ser hecho para amar y ser amado”, para colaborar con el hombre en la creación misma de Dios.

El género humano ha llegado a tal grado de decadencia que todo lo embrolla, todo lo confunde, todo lo degrada. El hombre moderno, y al decir hombre me refiero tanto al sexo masculino como al femenino, ya no conoce su grandeza, pisotea sus prerrogativas.

La creación del hombre y de la mujer es la joya de Dios, la obra maestra de las manos divinas, el primer hombre y la primera mujer, cada hombre, cada mujer.

Varón y mujer forman una naturaleza humana: la naturaleza total humana.

¿Hay algo común y algo distinto en el varón y en la mujer?

Dos opiniones extremas —y ambas falsas— resumen todas las ideas que se han formado en este campo tan turbado por las pasiones:

Una es la del común de las gentes, más expresada con los hechos que con las palabras; representa más una actitud de vida que algo reflexivo: el hombre es propiamente un “animal racional”, mientras que la mujer pasa a ser un animalito vistoso, agradable a ratos. Y ésto no sólo lo profesan los hombres, sino lo más asombroso es que, también las mujeres cuando se comportan no como lo que son, sino como animalitos que sólo buscan satisfacer sus pasiones, haciéndose agradables a los hombres…

Otra es la del feminismo, el cual enseña que no hay ninguna diferencia entre el hombre y la mujer.

Ambas posturas son falsas, fruto de intereses o resentimientos, y no de una sincera búsqueda de la verdad.

Esta se encuentra en un justo equilibrio, es decir, que hay entre el hombre y la mujer algo de común y algo de distinto.

Lo común: la mujer, ante todo, es criatura racional como el varón. Es también ante todo, persona humana y no la concupiscencia del hombre. Tiene el mismo origen, ha sido redimida igualmente por Cristo y tiene un mismo fin último que el hombre.

Lo distinto: son las dotes, los modales y aptitudes exclusivas de la mujer (físicas y espirituales), cuyo conjunto constituye la femineidad.

 

La mujer antes de Cristo

¿Qué era antes de la venida de Cristo la mujer?

Menos que una esclava, porque el esclavo podía comprar su libertad…, mientras que la mujer estaba bajo la tutela perpetua de sus parientes masculinos, nada poseía en propiedad, de nada podía disponer por sí sino bajo la autoridad de aquel que era su tutor, no intervenía para nada en el gobierno de la familia, y mucho menos en los negocios industriales y comerciales. No podía siquiera enterarse de las leyes que se trataban en el Senado, y si llevaban una mala conducta, un tribunal formado por sus conocidos podía condenarla hasta con la muerte…

¿Qué hacía entonces para ocupar su tiempo? Lujo, fiestas, placeres, se rodeaban de sus esclavas y esclavos, el peluquero, el perfumista, el confitero, con todo lo que eso significa de vida degradada, concubinatos, divorcios, adulterios…, para caer tiempo después en el otro extremo de obtener una equiparación absoluta con el hombre.

Una madre, cuenta Cicerón, provoca a su yerno para que se divorcie, y después desvergonzadamente se casa con él cuando el matrimonio con su hija se ha roto.

La menor razón era causa suficiente para divorciarse. En una sátira se alude a esto diciendo: “Partid, vuestro aspecto nos disgusta. ¡Os sonáis con tanta frecuencia! Partid inmediatamente. Esperamos una nariz menos húmeda que la vuestra”.

Y Séneca decía que la castidad es una prueba de fealdad. Las mujeres cuentan su edad no por los años sino por el número de sus maridos…

La Mujer después de Cristo

 

Pero viene Cristo, y la mujer se hace católica.

¡Qué diferencia entre la mujer pagana y la mujer cristiana!

La transcripción de un párrafo de Tertuliano, autor cristiano de los primeros siglos nos lo enseña:

“Esta mujer va a visitar a los hermanos en los más pobres reductos; se levanta durante la noche para rezar y asistir a las solemnidades de la Iglesia; se acerca a la sagrada mesa o penetra en las prisiones para besar la cadena de los mártires, para lavar los pies de los santos… En las fiestas, están muy lejos de ellas los himnos profanos y los cantos voluptuosos. A diferencia de las paganas, que llenas de comida y de vino, no pueden digerir y vomitan para comenzar a comer de nuevo, invoca a Jesucristo, y se prepara a la templanza por la salutación divina. Nadie la ve en los espectáculos ni en las fiestas de los gentiles. Permanece en su casa, y no se muestra afuera sino por graves motivos: para visitar a los hermanos enfermos, para asistir a un santo sacrificio, para escuchar la palabra de Dios. Nada de sortijas para las manos que tiene que soportar el peso de las cadenas. Nada de perlas ni esmeraldas para adornar una cabeza amenazada por la espada de la persecución”.

Así era la mujer cristiana en la primera edad del Cristianismo, así se preparaba la mujer católica tanto para la muerte valerosa en el martirio, como para una vida santa.

Así debe ser quien es mujer y católica en el mundo de hoy.

 

Y en su catolicismo, la mujer también es diferente al hombre, ella:

1) Tiene naturalmente más piedad que el hombre:

Es más rezadora, hay normalmente más mujeres rezando en las iglesias que hombres (desde los primeros tiempos: al pie de la Cruz, sólo San Juan y el resto mujeres…, la Verónica).

2) Tiene naturalmente más fe que el hombre.

La mujer cree y necesita creer.

El hombre discute las verdades, para la mujer esas verdades forman un edificio con cada cosa en su lugar…

3) La mujer tiene naturalmente más corazón que el hombre.

En ella domina la sensibilidad y la delicadeza. Su corazón es teatro del dolor, sobre todo cuando es madre…

Todas estas armas dio Dios a la mujer para su misión mientras vive aquí en la tierra:

Tiene fe para convertir.

Tiene esperanza para consolar.

Tiene caridad para salvar almas.

***

Todo ésto es lo que me hace sentir verdaderamente mujer; ésto debe reflejar nuestro corazón (no lo que este mundo invertido y fuera de foco propone, no las mentiras que nos quieren hacer creer), irradiar aquello que es propio de nuestra naturaleza: somos así, como el Señor nos creó, y a Él queremos servir y a María Santísima queremos imitar…

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/guerra-contra-dios/#more-50638

 

 

Anuncios

14 de septiembre de 2015
El filósofo Gustavo Bueno en su casa de Niembro (Asturias)
El filósofo Gustavo Bueno en su casa de Niembro (Asturias) – jorge peteiro

Gustavo Bueno: «En España tenemos el cerebro hecho polvo»

Si algo no tiene el filósofo Gustavo Bueno son pelos en la lengua. Y lucidez es lo que le sobra. A sus 91 años, el autor de «Telebasura y democracia» demuestra en esta entrevista por qué le acompaña siempre la polémica

1

Gustavo Bueno recibió a ABC Cultural en su residencia de Niembro (Asturias). Acaba de cumplir 91 años y en septiembre se estrena un documental sobre su vida y obra.

Cuando habla, el filósofo suelta las dos manos, vueltas hacia sí, y las deja moverse, apremiantes, al mismo ritmo de su pensamiento. Es un gesto antiguo que no es el del orante ni el del orador y que imitan sus discípulos.

Sin afectación, contra el confusionismo general, Bueno y su materialismo constituyen la actualidad del realismo español.

¿A qué le da vueltas ahora?

Un tema suscitado por un programa que vi en la televisión sobre la cultura. Es una cosa impresionante. Lo que entienden por cultura es sobre todo danza. Llaman a individuos que llevan una guitarra y solo saben rasguear, y danzan y el público también se mueve. La cultura es una de las columnas vertebrales de España hoy en día y cada día tiene más importancia. En El mito de la cultura contaba la anécdota de un alcalde que invitó a una gran orquesta sinfónica, se gastó varios millones y acosado por los periodistas respondió: «¡Pero es que es cultura!» Porque la cultura es sagrada completamente. Antes en la tele escuchabas conciertos sinfónicos, ahora han ido suprimiéndose porque es propio de élites y te ponen una danza que recuerda a los chimpancés, con la gente levantando los brazos. O Bob Dylan. Una cultura macarra. Pero se trata de que la gente vaya y haga algo.

Contra la mayoría, usted ha negado que hubiera una ruptura intelectual en la posguerra.

No la hubo, al menos yo no la noté. Hay una anécdota graciosa. Yo estaba en Salamanca en un colegio mayor que dirigía Lázaro Carreter. Allí estaba rodeado de filólogos, por cierto, que ponían los ojos en blanco cuando leían lo de que «Dios está azul» de Juan Ramón Jiménez, una auténtica idiotez. Ahí también estaban Cela y Tierno, que un día llegó diciendo que en España hacía falta fustigar a la clerigalla y que había un filósofo alemán que vivía en Londres y decía no se qué de que no todas las preguntas tienen respuesta. «¿Te refieres a Wittgenstein?» «¿Cómo, cómo?» «Que si se llama Wittgenstein.» Se lo tuve que escribir. «¡Sí, sí, ese!» «Pues un momentito –dije–, que lo tengo en la habitación.» Y se lo bajé. Luego lo tradujo del inglés, creo que no se enteró mucho. Tenía audacia, Tierno.

Yo venía de estudiar en Zaragoza, donde no había división de letras y ciencias, algo muy importante. Era el año 41 e íbamos a clases de psiquiatría o anatomía. Freud o Darwin no se podían estudiar en la facultad de letras porque allí estaba el clérigo. Nos enseñaba la foto de Darwin, con esa cara de simio, y nos decía: «¡Miren el darwinismo! ¡Él es el que procede del mono, no nosotros!» Esto a mí con dieciocho años me irritaba mucho. Pero en la facultad de medicina sí nos los explicaban, y nos íbamos allí. Así que en el franquismo había de todo. Teníamos un profesor católico y poeta, Frutos Cortés, que nos hacía leer El ser y el tiempo, de Heidegger, y El ser y la nada, de Sartre, en 1943, y en las bibliotecas estaban, para quien las quisiera leer, las obras de Bertrand Russell. Al seminario de Frutos llegó un día un cura catalán, don Ramón Roquer, y nos dio una conferencia sobre el neopositivismo porque había estado en los congresos del Círculo de Viena. ¿Así que donde está la discontinuidad? Esta anécdota la conté yo precisamente en el homenaje a Martín Santos que se hizo en Madrid, en el Liceo Francés, con todo el PSOE presente. Defendí allí que el tiempo de silencio de la novela no era el del franquismo, sino el de la bomba atómica, la teoría de Jaspers, que después de lanzada para qué íbamos a hablar ya, sólo quedaba callarse y esperar la siguiente. Pues menuda bronca se organizó.Se definió como un católico ateo.

Mi familia era muy católica. Mi tía Ángeles era de la CEDA y he vivido siempre entre curas. En la adolescencia me dio por no ir a misa, y mi madre, que era aragonesa, me decía que hacía el ridículo si no iba. Y tenía razón. Entonces me las arreglé para coger el Tratado teológico-político de Spinoza, que está lleno de latinajos, de un armario cerrado con llave en el que lo guardaba mi padre junto a libros de Voltaire y Anatole France. Lo metí en un devocionario de mi tía y entonces en misa los domingos yo cogía el devocionario y me ponía a leer a Spinoza; y el notario, que estaba a mi lado, me miraba de reojo y le decía a mi padre: «Oye, tu hijo muy bien, va para cura».

Yo siempre vi lo mismo, que la Iglesia heredó el derecho romano y la filosofía griega y les dio un impulso gigantesco que en cierto modo fue lo que hizo la transición de la Edad Media a la Edad Moderna. Esto lo digo yo en un libro con comentarios a unas conferencias de Ratzinger, ¡Dios salve la Razón! Yo a Ratzinger le seguía mucho, era un teólogo que sabía mucho, no como este Papa de ahora, que es otro cantar, pero yo no comparto la teología de Ratzinger, Dios no es racional. Confundirlo con la razón es absurdo. Me dediqué a sacar textos escolásticos donde dicen que Dios no es racional, que Dios no puede hacer silogismos. Dios directamente lo ve todo.Ahí citaba además una serie de nombres para quienes, tipo Draper, hablaban del conflicto ciencia-Iglesia, de la Iglesia como campeón de la superstición; el krausimo, en una palabra. Para negarlo citaba a Copérnico, que era canónigo y su obra fue apoyada por los papas, porque no veían ninguna contradicción con el pasaje de Josué en que paraba el sol, lo que demostraba que el sol estaba en movimiento.

La enemistad de la Iglesia contra Copérnico y Galileo no fue por geocentrismo, sino por el atomismo, que sí planteaba dificultades para explicar el dogma de la transustanciación.

La Iglesias desvió la atención con la astronomía porque temían mucho más el atomismo y la negación de la Eucaristía, del Corpus Christi, que es la esencia del catolicismo y que aquí por cierto se negó como si tal cosa. Un día el ministro Ordóñez dejó de considerar el Corpus Christi como fiesta obligatoria. Esto es la revolución, pensé, y no se han dado ni cuenta.

Pues además de Copérnico estuvo Mendel con la teoría de la herencia o el abate Lemaître, precursor de la teoría del big bang. Todos curas. ¿Cómo que la iglesia catolica es enemiga de la ciencia? Ahora bien, en el siglo XIX la cosa cambia con el materialismo y el marxismo; ahí la Iglesia perdió francamente posiciones, porque se extendió completamente esta ideología, el darwinismo, la termodinámica, el origen del universo y el fin del mundo.Ahora todos los teóricos del big bang, Fleischmann, Hawking, empiezan sus libros contando un mito azteca. Que Dios vomitó el mundo y de la vomitina salió el sol y no sé qué. ¿Para qué me lo cuentas? ¿Para que veamos que eres más listo? En el fondo, siguen teniendo esa ideología.

¿Lo dejó Ratzinger por cuestión de fe?

Yo creo que dudaba. Pero sencillamente estaba cansado, razones fisiológicas, y estaba al tanto de los enormes problemas de la Iglesia católica. La Iglesia estuvo bien en el poder, cuando las cruzadas.

Usted se ha aproximado a la religión desde el materialismo.

En El animal divino sostuve la tesis de que la religiones son verdaderas, que los númenes no son meras especulaciones mentales, sino que tienen una realidad. Los identifiqué en las cuevas prehistóricas. El bisonte, el tigre de los dientes de sable, les producían terror y empezaron a adorarlo, cosa que ya dicen los paleontólogos.

Es una vulgaridad completa lo que voy a contar, pero un día, paseando por un camino, vi que se acercaba un perrazo impresionante, y quizás se reanimó en mí un mecanismo del Paleolítico: ¿Voy a tener miedo a este perro? Cuando pasé a su lado no le miré, pero al dar varios pasos me volví y el perro hizo lo mismo y nos quedamos los dos mirándonos. Este es tan listo como yo, pensé.

¿Qué opinión le merece el animalismo?

Totalmente disparatado. Hubo uno del PSOE, Garrido, que presentó la moción para reconocerles derechos. Decir que tienen derechos es un absurdo. Incluso, en el colmo, les quieren extender los derechos humanos. Claro, como nadie sabe lo que son los derechos humanos… Fundamentar los derechos humanos en el hecho mismo de su reconocimiento es como el gesto del barón de Munchausen de sostenerse agarrándose de los pelos.

¿Qué recepción ha tenido el materialismo?

La palabra materialismo es lo que más ha asustado. Por materialismo la gente entiende corporeísmo, el del marxismo propiamente, que lo real son los cuerpos; y es una cosa tan grosera que a cualquiera le espanta. Pero el materialismo no es corporeísmo. La materia no es una sustancia única, que es la tesis de los presocráticos y la de Marx, sino que tiene géneros distintos, y concretamente tres géneros: M1, M2 y M3. M1 es la materia física. M2 es la materia psicológica, el ánimo, la psique, y luego está M3: por ejemplo, la distancia entre dos cuerpos es también material, pero no corpórea.

Materialismo es pluralismo, pero sin continuidad entre las partes de la materia. Lo esencial es la discontinuidad, que fue el gran descubrimiento de Platón cuando habló de la symploké. Si todo estuviera ligado con todo (continuidad) sería imposible el conocimiento. «Todo está en todo» es la máxima del racionalismo para muchos, pero entonces no podríamos conocer nada. El principio de symploké implica que si todo estuviese desconectado de todo sería el caos. Platón dice que por tanto hace falta un principio según el cual no todo está ligado con todo o todo separado con todo. Nuestro materialismo es una forma de platonismo. Symploké, en una imagen, es el batallón de hoplitas cuando luchan con espadas y se entrelazan. Ese entrelazamiento.¿Con Cataluña habrá «symploké»?

Eso es un desastre completamente. Acusan a Rajoy de pasota, pero creo que Rajoy tiene en cuenta el millón de individuos que sacarían a la calle los catalanes.

A mí antes me invitaban a ir allí, ahora nada. Estuve haciendo el servicio militar en el Pirineo en el 47 y no había problemas, pero aquello fue degradándose. Por el 56 formé parte de un tribunal examinador en Mallorca y suspendimos a todos porque no sabían español, solo mallorquín. Tuvimos que salir por la puerta de atrás. En septiembre volvimos a suspenderlos a todos; nos parecía absurdo que fuera bachiller un tipo que no sabía español siendo español.

En estas cosas lo principal no es el dinero, lo fundamental es el afán de ser distintos y el resentimiento. La confusión de ideas además es completa. La Constitución del 78 fue una cosa para salir del paso, hecha por gente que no sabía. El más eminente era Peces-Barba, una nulidad completa en filosofía del derecho. Otro que llegó a asombrarme fue Mayor Zaragoza, un pensamiento blando, malísimo. Estos son ingenuos completos, pero esta ingenuidad es intolerable a esta alturas.Y la izquierda no sé lo que es. Es un concepto en principio puramente topográfico, de colocación en la Asamblea y antes en el Concilio de Nicea, pero políticamente no se sabe. Hay gente que dice, como Haro Tecglen, que son de izquierdas de toda la vida. Pues peor para ti. O que han mamado la izquierda. ¡Pero qué vas a mamar, si eso no se puede mamar!

En El mito de la derecha trato de demostrar que hay una derecha más a la izquierda que la izquierda. El franquismo tiene instituciones de izquierda: el Estado del Bienestar, la Seguridad Social, por eso las novedades no sé de dónde vienen.

Y luego, la democracia. ¿Pero quién sabe lo que es la democracia? Eso tiene bemoles. La de Pericles, dicen. Pero si era una democracia de esclavos. Descubrió el sistema de urnas y votar con piedras blancas o negras, la democracia procedimental, que yo he llamado muchas veces la democracia del autobús, como los del Imserso. A mitad de carretera se levanta un paisano y dice que en lugar de a Santiago nos vamos a Sevilla. A ver, votos. Pum. Pues todos a Sevilla. Eso está pasando ahora en los ayuntamientos con tanto grupo.

Platón y Aristóteles fueron críticos de la democracia de Pericles. Y modernamente, se cita a Rousseau y Kant como precursores, pero precisamente Rousseau dijo que la democracia está cerca de la tiranía porque tapa a la minoría. Además, ¿qué coño es el pueblo? Habló el pueblo y dijo mu. El pueblo es una fantasía completamente metafísica. El conjunto de los ciudadanos no es el pueblo.Otro caso típico de confusión es el uso de los derechos humanos. Un ejemplo es lo de Atapuerca, con la mala sombra de usar una terminología contradictoria. Al hombre de Atapuerca le llaman el homo antecessor. ¡Pero si es antecessor entonces no es hombre! Lo dicen ustedes mismos, pero le aplican los derechos humanos y el derecho de ser tratado como tal. O el follón del cráneo del negro de Bañolas, que hubo que devolverlo. Reivindicar los derechos humanos para el tratamiento de unos huesos del Paleolítico obligaría a preguntar qué es el hombre para ellos.

¿Y la socialdemocracia?

Los soviéticos la llamaban el socialfascismo. Después del revisionista Bernstein y del renegado Kautsky, que decía Lenin, el Estado según ellos está en evolución permanente y es progresivo y gradual y no tiene fin. Por eso Lenin les acusaba de socialfascistas. La socialdemocracia eran los nazis. De hecho, los alemanes ayudaron al PSOE de aquí en la Transición. Eran la CIA y los alemanes los que financiaban esto. Y Carrillo vino porque a la URSS no le interesaba otro frente. La Transición fue una continuación del Plan Marhall, como Europa fue una invención del Plan Marshall.

¡Oh, Europa! Se les llena la boca, pero nadie sabe qué es Europa. Europeo soy antes que los alemanes porque cuando los alemanes andaban por las ramas nosotros ya teníamos un Estado, pero yo no tengo nada que ver con el Mercado Común. Europa es una biocenosis y su Historia no deja un solo mes sin una guerra.

Usted va en contra de mitos, supersticiones…

Contra las ideas confusas, para decirlo con Spinoza. Mi actitud es simplemente procurar que las ideas sean claras, pero no cortas, porque hay quien tiene ideas, pero cortas, como Boyer. Yo vi que la cosa iba muy en serio aquí cuando le confiscaron los bienes a Ruiz-Mateos.

¿Conoció a Fernandez Miranda?

Con Torcuato tuve mucha relación. Era muy de la época. Una mentalidad jurídica, había estudiado bastante a los clásicos: Vázquez de Menchaca, Soto…

¿Y Suárez?

No sabía lo que era. Era el jefe del Movimiento y cambió. Se fue a vivir a Puerta de Hierro para tener contacto con políticos. Medrar era su objetivo, lo cual está muy bien; y quería la paz universal, la igualdad. Otro ejemplo de confusión es la transparencia, que la gente no sabe lo que es. Que hay que ser transparente, dicen; ¿pero por qué? La opacidad es una condición necesaria de todos los animales en la lucha por la vida.

¿Qué filósofos hay ahora en España?

Todo el mundo es filósofo ahora. A un hotelero sevillano le preguntaron por su filosofía y dijo que se resumía en tres palabras: jamón, jamón y jamón. Y no niego que allí hubiese filosofía, pero el individuo no sabía lo que decía, porque la importancia a mi juicio del jamón es que elimina a todos los moros. Es una filosofía españolista frente a la yihad, que no come jamón. Ahí sí que hay filosofía.

¿Qué opina de la ideología de género?

Como digas algo te llaman fascista. Eso del género yo creo que tiene mucho recorrido, porque para las mujeres es su modo de sentirse víctimas y agruparse. Se parte seguramente de un complejo de inferioridad de la mujer, que quiere resarcirse inventando cosas raras como esa. Es curioso, en el libro de Lenin Materialismo y empiriocriticismo aparece mucho el machismo, pero como un adjetivo derivado del físico alemán Mach.

En los años 60 se usaba lo de Engels, que las mujeres habían tomado el oficio de los esclavos. Esto se generalizó, porque Engels lo decía de refilón, y entonces dijeron que había una lucha de sexos, que las mujeres eran proletariado y los hombres, explotadores. Y en los 70 andaba por Madrid un grupo que se llamaban Las Tigresas, que iban a violar hombres y a emascularlos. Me acuerdo de que por aquella época me entrevistó Sardà. Hablaban sobre el amor y me preguntó por Abelardo y Eloísa. Opiné que la cosa acabó mal porque a Abelardo le emascularon. Me dijeron que por favor no utilizara palabras filosóficas como emascular.¿Cuántos años estuvo estudiando escolástica?

Recuerdo la impresión que me produjo en Salamanca ver aquellas filas impresionantes de infolios. Algo dirán estos frailes, pensé, y me tiré once años estudiando escolástica. Ahora se conoce al padre Ceferino porque tiene una calle en Oviedo, y se vive de una filosofía del big bang y el cerebralismo, el cerebro como un ordenador que nos permitirá pensar en todo. Y la gente con eso vive. ¿Qué es pensar? ¿Ponerse como el de Rodin, desnudo? Y sin embargo el de Rodin es el prototipo de pensador, el cogito ergo sum y todo lo que me rodea puede ser falso. Esa es la duda metódica de Descartes. Cada vez entiendo menos que Descartes se haya convertido en el prototipo de los filósofos. A lo mejor es que todo lo que me rodea no existe y lo que existe es el pensamiento, dice, pero luego su pensamiento va y encuentra a Dios. Pues hombre, haber empezado por ahí. En filosofía era un voluntarista radical.

Hablaba antes de Mayor y Peces-Barba, ¿los «homo antecessor» de lo actual?

Se decían los liberales de aquellos años. Que tampoco sabe nadie lo que es liberal. Una palabra que apareció en Sevilla por herencia de la famosa división que venía de Boecio entre las artes liberales y las serviles. Y servilón se llamaba a los de Fernando VII. Servil y liberal, y los liberales eran los médicos, los notarios, las profesiones que no dependían de un sueldo. Los liberales inventaron toda una teoría del ciudadano, eran la burguesía, la que triunfó en la Revolución Francesa. ¿Los derechos humanos? La crítica más firme a los derechos humanos que conozco se la hizo Marx: eran los derechos del burgués. Y luego la crítica de Adorno y la Escuela de Fráncfort al liberalismo y a la Ilustración.

La Ilustración es otro ejemplo. Recuerdo cuando el PSOE sacó a Carlos III y la Ilustración porque la izquierda quería ser la modernidad y la racionalidad, cuando el término era una palabra propagandística de Voltaire y compañía, que decían que era la luz; pero la teoría de la Iluminación era de San Buenaventura. Eso es la luz. ¿Pero qué luz era aquello?Esto es esencial cuando llegas al bachillerato. Antes se estudiaba en serio la Historia de la filosofía, lo que te daba un criterio para no decir bobadas porque no partías de cero. En España ahora todo el mundo parte de cero, constantemente estamos descubriendo el Mediterráneo con conceptos equívocos, ambiguos. Tenemos el cerebro hecho polvo. No se puede hablar.

Llega a ser difícil entenderse…

Lo de la Diada, por ejemplo, es una cosa bochornosa, cómo te cuentan la historia de Casanova y demás. Pero los catalanes son la gente más ingenua que pueda haber. Los vascos son otra cosa y tienen el convenio por las guerras carlistas, y no se puede eliminar porque partimos siempre de la Historia, no partimos de cero como se creen los de Podemos. En lo de la Puerta del Sol parecía que estábamos en la etapa de los australopitecos y que íbamos a descubrir la asamblea.

Bueno, quizás ellos sí empiezan de cero.

Es la diferencia que encuentro yo con los de IU, que todavía es peor porque se lo creen, es una cosa realmente absurda, porque el marxismo de Cayo Lara no es de Marx, es el catecismo de Marta Harnecker, que es lo que se estudiaba.

Yo tengo la impresión de que actualmente en España la gente se ha degradado de tal modo que tenemos la cabeza totalmente destrozada, no hay ideas generales de establecer una sintaxis entre una cosa y otra, cada uno dice lo que le da la gana y no sabe lo que dice.

Nos faltan herramientas.

La tradición te las da. Uno de los enemigos principales de esto es el psicologismo, los pedagogos. Lo importante no es la psicología, es la Historia.

¿Hubo algún desfallecimiento en su pasión intelectual?

No, realmente no, pero eso es pura fisiología. Cuando cojo un libro de estudiante me acuerdo de cuando lo leía y es exactamente lo mismo. Por eso cuando dicen que hubo un corte en la Historia de España con la Transición, hombre, déjeme de historias. Corte, para el que estaba en la cárcel y acabó en las Cortes, no para mí.

Habrá sufrido una envidia atroz…

Yo más que envidia he visto imbecilidad. Y la sigo viendo.

===

FUENTE:

http://www.abc.es/cultura/cultural/20150914/abci-entrevista-gustavo-bueno-201509141132.html

 

ENTREVISTA A PÍO MOA, …: “Sonaron gritos y golpes a la puerta”…

27 de diciembre de 2013

“LA INDEPENDENCIA TIENE UN PRECIO, A VECES MUY DURO,

PERO VALE LA PENA” (Pío Moa)

Por Luis Gómez López y Manuel Fernández Espinosa,

Consejo Redactor de RAIGAMBRE

principal-sonaron-gritos-y-golpes-a-la-puerta-es_med[1]

D. Pío Moa visitó Jaén para presentar su reciente novela “Sonaron gritos y golpes a la puerta”, en el marco del V Aniversario de la giennense Asociación Cultural y Juvenil “Iberia Cruor”. Pío Moa (Vigo, 1948) ha logrado consolidarse como uno de los historiadores más solventes, rectificando los errores y las manipulaciones con las que tergiversan nuestra más reciente historia (la que gira alrededor de la Guerra Civil, con sus antecedentes, desarrollo y postguerra). Frente a los que nos hurtan la verdad histórica o la guisan a su conveniencia, la obra de D. Pío Moa se yergue como un colosal esfuerzo por restituir a las generaciones de futuros españoles la historia que nos están burlando y birlando. Esa es la razón por la que determinados medios y su comparsa de periodistas y demás enteradillos, todos al servicio de los espurios intereses de sus patronos, cargan contra Pío Moa. Pocos le rebaten los argumentos, pues pocos son los que conocen las fuentes tan a fondo como el historiador gallego. Historiadores de prestigio, como Seco Serrano o Cuenca Toribio, también Stanley Payne y Hugh Thomas (entre los extranjeros) han elogiado la obra de Pío Moa. Solo los periodistas mercenarios que cobran su soldada por repetir las consignas de sus dueños se atreven, en su incultura y desfachatez, a llevarle la contraria a Pío Moa y, como no son capaces, tienen que recurrir al argumento “ad hominem”.

El autor compagina su formidable obra como historiador con una labor ensayística no menos encomiable, puesto que –en los tiempos que corren- Pío Moa tiene una voz propia, siendo una de las pocas excepciones de personajes públicos que piensan por sí mismos, sin doblegar su criterio a las tendencias marcadas por el discurso predominante; lo propio hace Moa en sus artículos de opinión. “Los mitos de la guerra civil”, “Años de hierro. España en la posguerra 1939-1945” y tantos otros títulos pertenecen a su producción histórica. En su faceta ensayística mencionaremos “La democracia ahogada, Ensayos sobre la España de hoy” o “Contra la balcanización de España”. Sin embargo, este hombre sencillo y trabajador, también tiene una vena creativa que tenía que expresarse a través de otro género literario y otros registros: la novela. “Sonaron gritos y golpes a la puerta” es el título de la novela de Pío Moa que, al margen de los circuitos de la crítica literaria oficialista (tan insignificante como bien pagada por el poder establecido) ha suscitado muy buenas críticas entre lo mejor de nuestros escritores (es el caso de Aquilino Duque). A propósito de esta novela entrevistamos a D. Pío Moa y esto nos respondió.
Luis Gómez: Todas las novelas tienen algo de biográfico o de vivencias propias del autor. En “Sonaron gritos y golpes a la puerta” ¿nos encontraremos con algo parecido? ¿hay vivencias personales de la vida de Pío Moa reflejadas en la novela?

Pío Moa: Como el autor es el “padre” de los personajes, inevitablemente deja algo de sí en ellos. Pero mis vivencias biográficas son muy distintas, incluso contrarias a las de los personajes de la novela. Podría identificarme con Paco y Alberto, hasta cierto punto, o con Contreras, como personas de mente especulativa y al mismo tiempo dadas a la acción, a la aventura. Algunos aspectos íntimos también tienen algún reflejo más o menos lejano. De todas formas he querido retratar a personajes verosímiles pero no comunes, alejados del costumbrismo, que a mi juicio es una plaga en la literatura española, y enfrentados a circunstancias extremas como las de aquella época. Ante situaciones tales, cada persona reacciona de distinta forma. Unos se hunden, otros se envilecen o adoptan posturas demasiado convencionalmente heroicas, otros, como en este caso, luchan, a veces con buena suerte y otras con mala, tropiezan, tienen sus neuras…

-Luis Gómez : Escribir sobre la Historia no es lo mismo que novelar una historia, ¿qué aspecto le resulta más difícil?

Pío Moa: La historia y la novela son muy diferentes. La historia es al mismo tiempo más fácil, porque no necesitas aplicar la imaginación, y más difícil, porque te obliga a una lógica rigurosa y un concienzudo examen de las fuentes. Por otra parte, hay dos tipos de novela: aquella en la que el autor se traza un esquema detallado y tiene todo el relato previamente en la cabeza; y aquella que va surgiendo un poco por sí sola a partir de unas pocas ideas iniciales. La mía es de estas últimas. La idea nació de un hecho real sucedido a una persona que asistió al asesinato de su padre por milicianos de una forma parecida a como en la novela. Después todo siguió por sí mismo. Así como el peligro de escribir historia es no analizar bien los hechos o dejar suelta la imaginación, en la novela el peligro mayor consiste en dar rienda suelta a la fantasía hasta olvidar la lógica y lo verosímil. “Sonaron gritos…” se atiene al trasfondo histórico pero sobre su entramado actúan libremente los personajes. Para la parte de Rusia, por ejemplo, me he apoyado en memorias y diarios de divisionarios, y los sucesos narrados son básicamente ciertos. Lo mismo el episodio de la emboscada al maquis: ocurrió algo muy similar en Asturias unos años después, pero, por licencia literaria, lo traslado a Galicia y a un par de años antes.

En fin, cuando se hace novela histórica, se corre el peligro de que la historia se coma a la novela o viceversa. Creo que esto no ocurre en la mía, que es muy propiamente una novela dentro de un trasfondo histórico. De hecho, casi todas las reseñas –en blogs, porque los grandes medios boicotean sistemáticamente mis libros—señalan esta prevención: es muy difícil –y abundan los casos— que un historiador haga una buena novela, por lo que los comentaristas eran reacios de entrada a leerla. Pero una vez metidos en el relato han cambiado de opinión Así Aquilino Duque (Viñamarina: Una novela dantesca), Luis del Pino

Libertad Digital) o Carlos López Díaz (Archipiélago Duda) y otros. Esto me ha animado, porque yo mismo temía no estar a la altura y sacar un relato histórico disfrazado de novela. Estoy contento de haber superado la prueba.
-Luis Gómez: En un momento de la novela, un personaje, Tenreiro, escribe una novela y se la da al protagonista para que este opine sobre ella. Después de unos párrafos, los protagonistas, terminan adulando al autor diciéndole que el estilo de la misma se parece al de Dickens, mientras que otros opinan que se acerca más a Dostoievski. ¿Qué estilo le gusta más a don Pío Moa, el de Dostoievski y la escuela rusa o el de Dickens y su crítica social?

Pío Moa: Me gusta más Dostoievski que Dickens. En general, la gran novela rusa del siglo XIX tiene una profundidad y una riqueza incomparables. Los comentarios a la novela de Tenreiro son en plan burlón, y es evidente que Tenreiro, con su peculiar sentido del humor, los acepta como tales, fingiendo enfadarse por seguir la broma. Casi ningún comentarista ha juzgado sobre la tertulia y el grupo aquel, pero para mi gusto es de lo mejor de la novela.

-Manuel Fernández: ¿Qué autores han ejercido más influencia en su vida?

Pío Moa: Homero, desde luego, el Cervantes de El Quijote, Shakespeare… Pero si la novela debe a alguien es a dos autores muy poco conocidos: Jan Valtin, un agente de la Komintern, autor de “La noche quedó atrás”, que es un relato biográfico novelado, y Segiusz Piasecki, polaco, con “El enamorado de la Osa mayor”. De la primera tomo cierta idea de los avatares del compromiso político, y de la segunda el espíritu libre y aventurero, fuera de convenciones, de los principales personajes.

-Manuel Fernández: Excelentes novelas las dos y las dos escritas por dos hombres de acción: “La noche quedó atrás” de Jan Valtin (pseudónimo de Richard Julius Hermann Krebs), es un formidable testimonio de un militante marxista del siglo XX y la novela del polaco Piasecki es también otra obra que no deja impasible. Piasecki la escribió en la cárcel donde estaba por su muchas actividades delictivas, una de ellas era el contrabando. ¿Cuál cree usted que es el motivo por el que el lector de “Sonaron golpes a la puerta” se enganchará a la lectura de la misma?

Pío Moa: Eso no puedo decirlo, porque cada lector tiene sus gustos e intereses. Alguno me ha dicho que prefería a Juan José Millás, de quien nunca fui capaz de leer más de veinte páginas. Por eso digo que va en gustos. Pero casi todo el mundo ha coincidido que la acción les arrastraba.

-Luis Gómez: Usted es más bien conocido en los ambientes literarios por su gran labor divulgadora sobre el periodo de la Guerra Civil española, donde ha contribuido enormemente a desmitificar ciertos errores y a colocar algunos puntos sobre las íes en controversias y “mitos” levantados al calor de la propaganda de uno y otro bando. ¿No teme desengañar a sus seguidores al adentrarse en un estilo tan diferente?

Pío Moa: No creo que nadie se desengañe, al contrario. Es absolutamente urgente disputar el terreno literario y artístico, dominado por la izquierda, porque es este el que crea opinión pública, mucho más que un libro de historia. Esta novela podría ser un avance en esa dirección, aunque no fue concebida con ese fin. Quiero decir que podría haber quedado en una novela fallida, pero vistas las críticas, creo que no lo ha sido. Existe sin embargo cierto prejuicio, del que ya hablé, contra la posibilidad de dominar la novela y la historia una misma persona. Admito que no es fácil, pero tampoco imposible

-Luis Gómez: Su novela no ha tenido la suficiente repercusión en los medios oficiales. ¿Por qué cree usted que se silencia la obra de Pío Moa?
Pío Moa: Hace ya muchos años que los grandes medios de masas boicotean mis libros, así que no me ha extrañado en esta ocasión. ¿Por qué ocurre? Por razones ideológicas “progres” que se han impuesto no solo en la izquierda, sino también en una derecha artística e intelectualmente casi nula. Vivimos un páramo cultural, en el que hay mucho miedo a salirse de lo políticamente correcto.

-Luis Gómez: Si se le diese la oportunidad de tener más proyección mediática, se le hiciese más publicidad y se vendiesen más libros suyos a cambio de no modificar o no decir lo que usted dice, ¿lo haría? ¿Cree que todo hombre tiene un precio?
Pío Moa: Ni se me ocurre hacerlo. La independencia tiene un precio, a veces muy duro, pero vale la pena. Además, estoy seguro de que si me dedicase a escribir lo que no pienso, por razones económicas, no me saldría nada que valiese la pena. No todos los hombres tienen un precio, aunque sí muchos, la mayoría.

-Manuel Fernández: ¿Cree que la integridad, la sinceridad y determinados valores morales, están en franca decadencia en la actualidad?

Pío Moa: Bueno, la sociedad española está moralmente muy degradada, y esto se nota en los índices de lo que he llamado salud o enfermedad social (delincuencia, población penal, fracaso escolar, fracaso matrimonial, consumo de drogas, alcoholismo, suicidio, corrupción política, etc.). Han sido tres decenios de “cultura” de la falsedad sobre el pasado y el presente. Una sociedad retrocede enormemente en tales circunstancias. Los useños suelen llamar “la Gran Generación” a la que hizo la guerra mundial. Yo creo que también la generación española que venció a la revolución, evitó entrar en la guerra mundial y venció al maquis y a un aislamiento internacional delictivo, merece el título de “Gran Generación”. Pero la actual, tan lamentable por muchos conceptos, que confunde el heroísmo con la heroína, como decía Aquilino Duque, se permite denigrarla sistemáticamente, sin ver que con ello se envilece aún más ella misma.

Agradecidos y honrados por la atención que nos dispensó Don Pío Moa, deseamos que esta novela suya alcance el éxito que merece. En un panorama cultural tan desolador como el español pocos son los hombres que merecen ser escuchados y leídos. Abunda en nuestro ruedo nacional mucho figurón y mamarracho que se hace pasar por intelectual y culto, sin tener ni maldita idea de lo que habla. Tener una conversación con Don Pío Moa ha sido para nosotros una ocasión extraordinaria para comprobar la calidad humana e intelectual de nuestro entrevistado. Y no queremos terminar esta entrevista sin animar a nuestro lector a comprar y leer, a comprar y regalar esta novela de Pío Moa: “Sonaron gritos y golpes a la puerta”, pues es de lo poco que merece ser comprado en estas fiestas, cuando se nos incita al consumismo desenfrenado. Los cachivaches que puedan comprarse en estas fiestas son en su inmensa mayoría obsolescentes, pero si se compra esta novela se puede estar seguro de que este libro permanecerá ahí, para volver a ser leído; como una de las obras literarias de uno de los pocos autores contemporáneos que podemos calificar como imprescindible.

Publicado porRufino Peinadoen22:51

 

===

FUENTE:

http://santoreinotradicionalista.blogspot.com.es/2013/12/entrevista-pio-moa.html

Nota del entrevistador:

UNA MUY BUENA ENTREVISTA A UN GRAN ESCRITOR E HISTORIADOR ESPAÑOL. PARA SABER SI ERES GRANDE EN ESPAÑA DEBES MIRAR EL TAMAÑO DE TUS ENEMIGOS. D. PÍO MOA DEBE SER UN GIGANTE ENTRE EL GREMIO DE HISOTRIADORES Y ESCRITORES, PUES SUS ENEMIGOS SON LEGIÓN

José Antonio Primo de Rivera…reivindicado…

2 de septiembre de 2011

Cuando politicastros claramente sectarios y de discutible ejecutoria ética, o incluso

“intelectuales” y personajillos irrelevantes ostentan sus nombres en muchísimas calles de los pueblos y

ciudades de España… resulta aleccionador que,  una personalidad histórica y política como José Antonio Primo de Rivera, el fundador de Falange Española, haya  vuelto a tener una calle  con su nombre.

Ha ocurrido en un pueblo castellano de la provincia de Cuenca: en HORCAJO DE SANTIAGO.

Lo hemos leído en “El Confidencial“:

La guerra viene de antiguo. Hace años que una calle del pueblo de Horcajo de Santiago, en Cuenca, cambia de nombre según quien ostente el bastón municipal. Sin embargo, la última palabra ha correspondido a sus vecinos. El Ayuntamiento de esta localidad de 4.600 habitantes, ubicada muy cerca de la autovía A-3 Madrid-Valencia, del PP, ha decidido volver a poner a una de sus calles el nombre de ‘José Antonio Primo de Rivera’, en recuerdo del fundador de la Falange Española, a pesar de que esta nomenclatura fue sustituida en la pasada legislatura para cumplir la Ley de Memoria Histórica.

Según confirmó ayer el secretario del PSOE de Horcajo de Santiago, Cipriano Arquero, los miembros de su partido están “perplejos” por el cambio de nombre de la calle, que se decidió en el último pleno municipal de la localidad con la mayoría de los populares, que gobiernan desde el pasado mes de mayo. Arquero explicó que fue el propio equipo de Gobierno popular, encabezado por el alcalde Pedro J. Martínez, el que recogió firmas entre los vecinos, que pedían que se volviera al nombre anterior.

El PSOE estudia emprender acciones legales

Hace aproximadamente un año, el anterior alcalde socialista, José Joaquín López, decidió, en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, cambiar la denominación por ‘Pedro López Brea’, último alcalde de Horcajo de Santiago antes de que estallara la Guerra Civil española en 1936.

Según Arquero, entonces se llevó a cabo el cambio en el callejero, en Correos y en la placa de la calle, ubicada en el barrio de El Congo de esta localidad. El responsable socialista ha asegurado que están estudiando el caso para emprender las acciones que sean necesarias porque se ha puesto el nombre de “un fascista”.

provocación islámica en Semana Santa cordobesa

3 de abril de 2010

Leemos en el blog elrevolucionario.org una muy documentada defensa de la identidad española y de la verdad histórica con motivo del asalto islamista a la catedral de Córdoba,  mal llamada que “mezquita”,  que lo fue y que fue edificada sobre un templo cristiano.  Copiamos lo que sigue:

Asalto musulmán a la catedral de Córdoba en plena Semana Santa

Catedral amenazada, ¿nación en peligro?

Los musulmanes continúan la búsqueda de la restauración de al-Andalus contra España pretendiendo orar en la catedral cordobesa

Viernes 2 de abril de 2010, por Grupo Promacos

El 29 de junio de 1236, después de seis meses de asedio, el rey Fernando III, el Santo, penetra por fin en la medina cordobesa. La mezquita aljama (construida a su vez en el lugar en el que estaba una iglesia visigótica) es convertida en iglesia, como otros templos cordobeses, y en su caso se consagra a la virgen María. Será con el emperador Carlos I cuando se construya la actual catedral.
JPG - 132.2 KB

Catedral de Córdoba
Algunos arabistas llegan a decir, como falsa solución salomónica, que era un templo arriano y por lo tanto de hermanos herejes del cristianismo, como lo son los musulmanes

Pues bien, a través de una curiosa interpretación de la historia, y favorecidos por las circunstancias autonómicas en la que se ve sumida España (por ejemplo, declarando en el estatuto andaluz al musulmán Blas Infante «padre de la patria»), los musulmanes, por lo menos determinadas facciones suyas islamistas, reivindican la restauración de al-Andalus, teniendo a la catedral de Córdoba como referencia fundamental, como punta de lanza de sus amenazas, en cuanto que el principio del fin de España –-y por tanto el renacimiento de al-Andalus— pasa por ver a la catedral cordobesa convertida de nuevo en mezquita. Así lo entienden muchos no siendo esta del miércoles pasado la primera vez que ocurren este tipo de incidentes, por el que un grupo de musulmanes penetra en la catedral de Córdoba con la «inocente» intención de orar a Alá, sin más, encubriendo así «espiritualmente» el plan teológico-político islamista que está presente en el propio rezo.

La Junta Islámica, con el muladí Mansur Escudero al frente, amenaza al Obispado cordobés y le reclama que ceda al chantaje, y admita el «culto compartido», que es lo que pide esta institución, si no quiere sufrir más altercados (por supuesto Escudero habla como si lo que dice no fuera un intento de chantaje: «Advertimos en varias ocasiones que se podían producir episodios de tensión como este debido a la actitud de los guardias»).

Es llamativo, aunque no sorprendente, el modo cómo da la noticia el periódico El País, como es sabido uno de los principales órganos del social-fascismo español, y que dice así en el titular: «Altercado en la mezquita de Córdoba al impedirse orar a unos musulmanes». ¿Quién diría, escuchando este titular, que son los musulmanes los que están fuera de la ley al tratar de rezar en una iglesia-catedral? El titular convierte a la catedral en mezquita y, a continuación, pone la causa del incidente en el que hace cumplir la ley, no en el que la viola. Continúa el artículo, tras el titular, con la siguiente perla: «La Iglesia católica sólo permite rezar a un dios, el suyo, en la mezquita de Córdoba, convertida en catedral en el año 1236». ¿Acaso cabe mayor dogmatismo y falta de flexibilidad por parte de la Iglesia?, se preguntará el lector tras esta indicación.

Lo interesante del titular de El País no es tanto la tendenciosidad de su perspectiva, si no lo representativo de su posición, en cuanto que en ella se refleja una buena parte de la sociedad española, cómplice objetiva del islamismo.

Considerando que la población musulmana mundial asciende a unos mil trescientos millones, de los cuales el diez por ciento estarían dispuestos a morir como «mártires» llevándose por delante a algún «cruzado» con el fin de lograr la expansión del Islam.

Considerando que España es vista desde el islamismo como la suplantación de al-Andalus, y que, por tanto, es un territorio que tiene que ser devuelto a la «casa del Islam».

Considerando que la complicidad objetiva, pánfila, de muchas instituciones españolas (autonómicas, turísticas, educativas, medios de comunicación…) con el proyecto islamista, en cuanto que desde ellas se cultiva constantemente el fantástico contraste entre la brillantez de la «civilización andalusí», frente al oscurantismo de la España cristiana.

Considerando, en fin, que España, en buena medida, está en Babia, en relación a la amenaza islamista, no sería extraño que pronto, y hablamos sobre magnitudes seculares, en las que se mueven las naciones, viéramos a la catedral cordobesa convertida en un templo híbrido, como quiere la Junta Islámica. Concesión, o más bien cesión, que sería nada más que el principio de una serie: el Sahara, Ceuta, Melilla, Canarias…

En fin, desde el Grupo Promacos creemos que tras la amenaza sobre la catedral de Córdoba, está en efecto el peligro para la nación de su absorción islamista.

Tan solo quisiéramos, para terminar, hacerle notar al lector que el 11 de marzo es el día de San Eulogio, mártir cordobés, decapitado y arrojado al río Guadalquivir por la «justicia» del al-Andalus omeya: «Este —cuenta su amigo Álvaro de Córdoba—fue el combate hermosísimo del doctor Eulogio, éste su glorioso fin, éste su tránsito admirable. Eran las tres de la tarde de un sábado, 11 de marzo de 859 ».

estos bonitos pies deben ser de una mujer encantadora

7 de enero de 2010

En el siglo XIX, según he leído en una novela de Eça de Queirós, los pies de las damas tenían un significado entre erótico y fetichista…  Sin llegar a ese extremo, no cabe duda de que fotografiar los pies de una mujer jóven denota una sensibilidad muy especial y sugerente… pues deja para la imaginación averiguar cómo será la persona completa que aquí no vemos.

Supongo que la persona cuyo rostro  aquí no aparece es la propietaria de un blog argentino que figura en la lista de blogroll de YRANIA. Me refiero a coscorrones. Su dueña es –supongo que puedo decirlo– una guapa mujer judía… Y este dato es muy importante pues Rachel –ese es su nombre–  es una experta en temas religiosos. Aunque también son muy interesantes sus opiniones sobre erotismo, política, la historia reciente de Europa, etc…

No voy a negar que en algunos temas de ideología mis opiniones son muy diferentes e incluso opuestas, pero como personas  civilizadas que somos –ya que ambos pertenecemos a la cultura judeo-cristiana (ella a la primera y yo a la segunda), supongo que podemos coexistir. Yo, incluso simpatizo con ella. Ella, seguramente… no tanto conmigo, si leyera con detenimiento las cosas que escribo.

En todo caso, saludos a Raquel/Rachel y a todos los lectores que son capaces de apreciar el gusto agridulce de la vida.

7 de enero de 2010

Julio  G. Tresmontes

Nota de YRANIA: ¿Este post puede ser el resultado de que mi profundo Ego quiere hacerse una coartada que le exima de cualesquiera responsabilidades o acusaciones que se le hagan desde lo “políticamente correcto”?

teoría de las Españas, una historia que hay que conocer

20 de diciembre de 2009

Del blog Irania tomamos una información que es una primicia:  Se trata del estudio profundo de la naturaleza y ser de España, de las Españas desde las épocas romana y gótica, hasta la actualidad:

TEORÍA DE LAS ESPAÑAS

por Antonio Hernández

Iniciamos una nueva Colección, en este caso se trata de una Biblioteca de temática histórica, donde se abordarán problemas y propuestas para dar solución a diferentes aspectos de tan amplia y relevante materia como es la Historia. Como siempre, nuestro títulos serán innovadores y polémicos para muchos de nuestros lectores pero no por ello menos interesantes. Una vez más, Editorial Retorno, rompe una lanza en favor del entendimiento y por la Cultura en su sentido más amplio, nos deslastramos completamente de pensamientos y teorías caducas para apostar por propuestas novedosas y conciliadoras con la Historia y las personas, siendo pragmáticos entre teoría y realidad pero aportando un campo más de discusión para el presente y el futuro.

Comenzamos nuestra andadura histórica con un ensayo conciliar y realista sobre la organización de los pueblos de la Península Ibérica para que sirva de reflexión a todos aquellos interesados. Partiendo de hechos objetivos históricos, el autor, nos da una explicación causal con entidad histórica suficiente para entender la actualidad como también claves fundamentales para preparar el futuro.

Una vez más, damos la posibilidad a los lectores de habla castellana de leer y estudiar un texto completamente inédito con propuestas novedosas imbrincadas en la más remota historia penínsular, abiertas todas ellas a discusión y cambio.

En este caso, como aporte novedoso en la encuadernación y diseño del libro disponemos de todas las páginas a papel couche de 115 gramos, algo que lo hace imperecedero no sólo como ensayo de pensamiento que es sino también  materialmente; además continúa  en nuestra línea editorial de altísimas calidades de encuadernación en tela, termosellado, marca páginas en tela, maquetación muy cuidada…

En definitiva, con este libro el lector tendrá a su disposición las claves del pasado peninsular para entender el devenir de la convivencia de nuestros pueblos, y además, aportará una hipótesis más entre una de la multitud de propuestas actuales y venideras.

Para comprar un ejemplar de este libro, pinchar aquí.

MEDITACIONES… en la paz de los 70 años

29 de julio de 2009

Hay un libro titulado “El mundo visto a los 80 años…”….de un masón llamado Ramón y Cajal… (Quizás por eso le dieron el Premio Nobel)…  Y ahora recuerdo que hay (o debería haber?) otro libro que se llama “Meditaciones a los 70 años…”… 

En ese libro leí ideas como las siguientes….

1) Dado que las magnitudes de espacio (grande/pequeño), tiempo (horas/dias/años/siglos etc) y masa son relativas y se valoran en referencia  a algo/alguien fijo o estable… cabe concluir que como el referente absoluto o válido es

de valor infinito ( ¿Dios? ¿Eternidad? ¿Universo infinito ó inconmensurable?)  todas las magnitudes son equivalentes o equiparables… Así, por ejemplo, en comparación con la infinitud temporal tanto da un Reino de 1 milenio de duración como un Reich de 12 años…  El Imperio Romano duró como mínimo hasta 1453 y en términos jurídicos formales hasta después de Napoleón o  con la caída del Imperio AustroHungaro…

En el plano personal de un ser humano… sería casi irrelevante haber vivido 10 años, 33 años, 70, ó 110 …Lo importante sería la CALIDAD del Ser… no su duración temportal… Calidad contra Cantidad…!

 

2) Otra idea es que así como …la desmembración del Imperio Romano desembocó en la formación de los distintos reinos europeos… la Iglesia Católica Romana (la continuación del Imperio Romano en el plano espiritual) también acabó desmembrandose en sus partes nacionales: Iglesia Anglicana, Rusa, Griega, Oriental, Latina, Luterana (Germania y Escandinavia). Es decir, la Iglesia Católica (llamada así porque abarcaba al mundo europeo, o mundo civilizado; el resto era mundo ignoto o bárbaro) no pudo sobreponerse a las diferencias étnicas y culturales de sus miembros.  Del mismo modo, el Comunismo de la tercera Internacional, también universalista (como el islam, la masonería, etc)  se fragmentó en función de los intererses nacionales: Stalin en Rusia, Mao en China, Castro en Cuba, etc… fracasando el intento internacionalista del hebreo  León Trotsky…

 

3)… Otra idea, ésta quizás más discutible es que así como la derrota de Alemania y del III Reich… ha dado lugar a que

75 años después la mayoría del pueblo alemán acepte como doctrina liberadora la impuesta militarmente por sus

vencedores en 1945, en España, el otrora glorioso Imperio “en cuyos territorios nunca se ponía el sol” ha devenido a ser un país empequeñecido  sin misión ni destino que cumplir…  La España del siglo XIX, desolada y despoblada tras

la invasión napoleónica y finalmente sometida a los poderes contra los que luchó, sobre todo en el reinado de los Habsburgo, y la España consumista y decadente del siglo XX, es un antecedente, a mayor escala en tiempo y espacio,

de lo ocurrido con  los Imperios Cristianos de Europa en 1918 y 1945… (Alemania, Austria Hungria y Rusia).

España y Alemania, ambos, tuvieron un paréntesis de fugaz intento de restauración de sus respectivas tradiciones imperiales): Francisco Franco  y Adolf  Hitler… con la diferencia de que el primero murió de ancianidad y el segundo fue derrotado mediante una mundialista alianza de los poderes más fuertes de la Tierra: USA, Imperio británico, Imperio Francés y URSS, además de países que se adhirieron a lo que se llamó Naciones Unidas…

hay que defender la vida… contra la muerte!

30 de marzo de 2009

0102069982900-lactanteclip_image002-pnrnormalhooligankid0lb0

 

Navegando por internet he encontrado en

www.tercerarepublica.org  un manifiesto en favor de que se

respete la vida del niño nasciturus, el cual como su nombre indica ya tiene existencia individualizada desde el momento de la concepción.

 

Estos son algunos párrafos:

 

La defensa del nasciturus es defensa de la comunidad nacional

 

La práctica totalidad de los discursos en presencia, sean abortistas o antiabortistas, gravitan en torno a la figura apolítica del Individuo. Para los abortistas, sólo está la Individua-madre y su “derecho a decidir”. Para los antiabortistas, hay dos Individuos: la madre y el embrión. Una reducida minoría hace intervenir a un tercer Individuo, el padre (perdón, el “progenitor”). No pueden ser éstos los planteamientos del PNR, que siempre se ha centrado en la figura jurídico-política del Ciudadano, componente de una comunidad nacional concreta, lo que implica inmediatamente la referencia al Estado, organización de dicha comunidad.  

Desde este punto de vista, en el preciso momento de la concepción se configura un embrión de ciudadano español, con todos los derechos que puedan serle favorables, comenzando por el derecho a vivir. Y la  mera existencia del nasciturus, del embrión de ciudadano, solicita una intervención tuitiva, asignada al Estado, facultado para imponerla sobre cualquier otra consideración. Es decir, es obligación positiva para el Estado hacer todo lo posible para que se abran al embrión las perspectivas necesarias para su vida y desarrollo,  mediante especiales ayudas a la mujer y, en el supuesto de su negativa al cuidado del hijo ya nacido, con la articulación de redes de acogida y, finalmente, de cuidado institucional directo.

 

 

 

 

 

 

 

“Mientras, la tasa de natalidad española no alcanza siquiera a la tasa de reemplazo, lo que significa que a la vez que se incrementan los pobladores de origen extranjero, se reduce la población de origen nacional. Ése y no otro es el objetivo del “multiculturalismo” y de la mencionada alianza con nadie. Y se piensa complementar con nuevos estímulos a la no reproducción de los españoles y apresurando su  muerte cuando no sean  “socialmente útiles”.

 

La izquierda del capital, izquierda de la barbarie

 

Por otra parte, los textos mencionados localizan los fundamentos ideológicos del  derecho al aborto y la eutanasia en un “derecho a decidir” de raíz individualista y hedonista, vinculado a la actual izquierda descompuesta. Esa izquierda ha roto todas las amarras con los viejos movimientos socialistas. Estos enarbolaban en sus programas, ante sus mujeres militantes, el postulado antiabortista de la protección de la natalidad con la finalidad de reforzar al ejército del trabajo en su combate contra el poder capitalista.

Esas banderas han sido abandonadas en nombre del progresismo. Frente a esa pretensión, he aquí lo afirmado por Gustavo Bueno en su reciente obra  “EL MITO DE LA DERECHA”:

 

“La política de aborto libre no puede hacerse equivalente a progresismo en sentido social o político hasta que no se demuestre que el aborto, como procedimiento de control de la natalidad, constituye realmente un progreso social y no un retroceso a edades más arcaicas de la historia. Edades en las cuales, en función del estado de las técnicas obstétricas, el control de la natalidad sólo podía llevarse a cabo asfixiando al recién nacido bajo la almohada, machacándole el cráneo con una piedra o arrojándole por el Taigeto.

El progreso de las técnicas anticonceptivas permite hoy prescindir del aborto. El hecho de que unas técnicas abortivas sean hoy más avanzadas que las de otros tiempos no permite deducir  que el aborto sea una técnica de control de la natalidad más avanzada que otras técnicas anticonceptivas. El aborto, sin necesidad de entrar en cuestiones éticas, es decir, ateniéndonos simplemente al plano político y económico, supone un despilfarro fisiológico y económico que habría que cargar a la cuenta de la mujer que, por torpeza o negligencia, no ha sabido evitar la concepción”.

 

http://www.tercerarepublica.org

pnr@tercerarepublica.org

 

 Nota de Yrania: Este post no significa que yo sea miembro del PNR. Sólo

significa que tenemos algunos puntos de vista coincidentes.

La masonería, contra el imperio español y cristiano

4 de julio de 2008

Copiamos, casi en su totalidad, un artículo publicado en
URANIA con la firma de CLAVILEÑO:

Las hordas revolucionarias francesas, a traición, ocupan España y aprisionan a los monarcas Carlos IV y Fernando VII. Las provincias americanas comienzan a sublevarse contra los franceses de la revolución y a favor de Fernando VII. Pero pronto los “criollos”, descendientes de españoles infectados de las ideas revolucionarias de las logias, deciden separarse de la Madre Patria.
Debe quedar bien establecido que los independentistas son los criollos, descendientes de los conquistadores y nunca los indios nativos de aquellas tierras, que se sentían protegidos por las leyes de Indias promulgadas por la Reina Isabel.
Todos los llamados libertadores pertenecían a las logias masónicas inglesas, francesas, o yankis.
Los principales caudillos de la rebelión fueron:
Miranda (1752-1816) nació en Caracas, masón, llegó a capitán del ejército español. Participó en la ayuda española a los yankis en su lucha contra los ingleses (1799-1801). A la vez que Lafayette marchó a Francia a favor de los revolucionarios donde fue nombrado mariscal de campo. En 1804 pasó a Inglaterra, donde fundó la logia “Gran reunión americana”, de la que fue gran maestre.
A esta logia pertenecieron San Martín, Bolívar y O’Higgins. En 1810 inició la sublevación de Venezuela contra España aprovechando que la Península estaba ocupada por la horda revolucionaria y Carlos IV y Fernando VII presos, en Francia, del sátrapa francés. En 1808 cayó, finalmente, prisionero del ejército español y fue llevado preso a Cádiz, donde murió en 1816.
Bolivar (1783-1830) nació en Caracas, masón, educado en España. En 1808, alistado en el ejército español, luchó contra el invasor francés. Perteneció a la logia “Lautaro”, de Cádiz. En 1810 pasó a Venezuela a las órdenes de Miranda, quien lo nombró coronel en 1812 y comenzó su traición luchando contra la Madre Patria. Fundó la “gran república” de Colombia integrada por Venezuela, Ecuador y Colombia. Intentó crear la gran república de Estados Unidos del Sur, pero fracasó traicionado por otros masones pertenecientes a la logia de Charleston. Decepcionado, se vio obligado a refugiarse en la hacienda del español Joaquín de Mier en Cartagena de Indias, donde falleció en 1830.
San Martín (1778-1850) nació en Yapeyu (Rio de Plata). Formado en la escuela militar de Madrid, luchó en la llamada “guerra de la Independencia” contra el invasor francés. Participó en la batalla de Bailén en 1808. Perteneció a la logia “Lautaro” de Cádiz. Pasó a América en 1812 con la ayuda francesa del falso rey José, que le proveyó de abundante dinero para organizar la sublevación contra España de las provincias americanas. Es evidente que Napoleón tenía planes para formar el imperio francés de América tras el fracaso de Luisiana. El propio San Martín fundó secciones de la logia “Lautaro” en Argentina, Perú y Chile. En 1821 proclamó la independencia de Perú, intentando formar una gran república fusionando Argentina, Uruguay y Chile, pero se vio traicionado por los suyos, dirigidos desde Charleston. Decepcionado por las traiciones decidió retirarse marchando a Francia, donde fallecería en 1850.
O’Higgins (1776-1842) nació en Chile, masón. En 1799 conoce a Miranda y entra en su logia “Gran reunión americana”. En 1807, en Cádiz, funda la logia “Lautaro”. Combatió en el ejército español contra los invasores. En 1810 regresa a Chile y participa en la sublevación (1813), es nombrado general del ejército y logra varias victorias, pero es vencido por los españoles en 1814, debe huir y, pasando la gran cordillera, se incorpora al ejército de los Andes de San Martín que le nombra director de Chile y en 1818 proclama la independencia de Chile, que dirige con una gran crudeza y con la desautorización de sus compañeros, lo que provoca su dimisión y se autoexilia en 1823 en Lima, donde morirá en 1842.
Iturbide (1783-1824) nació en Méjico, masón, pertenecía a la nobleza criolla. Se distinguió en la lucha contra los primeros revoltosos de Hidalgo ganando el grado de general (1810). En 1818 llega a España y se convierte en el hombre de confianza de Fernando VII. En 1820, tras la traición de Riego, el rey debe aceptar la constitución de 1812 y queda prácticamente prisionero de los liberales. Confiando Fernando VII en la nobleza de Iturbide, le encarga que mantenga en el virreinato de Nueva España el régimen absolutista, quizás con la idea de pasar el propio rey a aquellas tierras. El rey le entrega una gran cantidad de dinero para llevar a Filipinas, en aquellos días incomunicada con España. Al llegar a Méjico declara por el “Plan de Iguala” la independencia, pero bajo un Borbón (1821). Los acontecimientos se aceleran fuera de control y entonces sus partidarios le proclaman emperador. Al cabo de diez meses de imperio estallan sublevaciones que dan lugar a su abdicación voluntaria y a su autodestierro. Al poco tiempo decide regresar a Méjico como emperador. Pero nada más entrar en Méjico es hecho prisionero por un grupo rebelde y, juzgado por un tribunal local, es condenado a muerte y fusilado (1824).


A %d blogueros les gusta esto: