Archive for the ‘NAVIDAD’ Category

aunque sea subversivo…: ¡FELIZ NAVIDAD!

25 de diciembre de 2008

Desde

www.yrania.wordpress.com

www.tresmontes.wordpress.com

www.tresmontes7.wordpress.com

FELIZ  NAVIDAD y SOLSTICIO DE LA  LUZ

a todas las mujeres y hombres

que creen que el CARIÑO Y AMOR VITALISTA, LA SANA ALEGRIA

y el combate y guerra contra FUERZAS OBSCURAS  que nos

ODIAN.(Parece que estamos volviendo a la época de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS).

Cuando vayas por la calle  goza y disfruta contemplando la gente guapa, jóven y bella

que te rodea. No fumes, no te pongas auriculares para aislarte del mundo. Comunícate, habla, siente, rie con ganas y con libertad.

En esta sociedad babélica, masificada, fea y gris que nos quieren IMPONER, estar alegre y celebrar la NAVIDAD es un acto de rebeldía contra los reptiles que GOBIERNAN EN EL MUNDO. La fuerza de “ELLOS”

está en que han roto el sentimiento solidario y comunitario que

caracteriza a los pueblos sanos, bellos y de mirada noble.

Si quieres ver quien es y quien no es de fiar míra sus ojos y su rostro:

LA  CARA ES EL ESPEJO DEL ALMA

Otra vez que disfrutéis de IRANIA, YRANIA Y URANIA

y que 2009 sea  soportable… y quizás ALGUN DIA LLEGUE A AMANECER

y a CUMPLIRSE LA VICTORIA, nuestra VICTORIA,  que no fué posible cuando casi ninguno de vosotros habías nacido…

pero que como el REY ARTURO… volverá

El Imperio de los Mil años está esperando desde antes del Nacimiento de Cristo…

pero está en nuestras manos si vivimos y gozamos sensual y espiritualmente de

esta vida terrestre… y después… de “la otra vida”, si la merecemos.

Debemos creer en nosotros mismos y sobre todo en Dios y en el Más Allá…

aunque sólo sea para fastidiar a tanto  resentido o anti-loquesea que se niega a ver y a amar.

Como dijo el poeta hindú: SI LLORAS PORQUE SE HA PUESTO EL SOL, LAS LAGRIMAS TE IMPEDIRAN VER LA LUZ DE LAS ESTRELLAS

Y otro pensador dijo: Cuando indicas en dirección a la Luna, el necio mira a tu dedo.

SALUDOS FINALES, UN ABRAZO  y perdonad que me haya salido un rollo con cierto estilo  de secta iluminada…  Parbleau!, VOTO A BRIOS! ( Es broma: No lo tomeis muy en serio…) Alex Ander y  Julio Sanz

HERODES, ENEMIGO DE LA NAVIDAD

22 de diciembre de 2008

Con el titular de “Herodes también celebra la Navidad”, Juan Manuel de Prada, en ABC (Madrid, 22 de diciembre de 2008) publica el siguiente artículo:

Uno de los signos más evidentes de la sobrenaturalidad de la Navidad no se manifestó en el pesebre donde nació Jesús, sino en el palacio donde moraba Herodes. Como los pastores que cuidaban sus rebaños, como los sabios venidos de Oriente, Herodes reconoce la sobrenaturalidad del nacimiento de Cristo; y, como los pastores y los sabios, se apresura a celebrarlo… a su modo. Los cristianos celebramos con la Navidad de Cristo el advenimiento de una nueva era: nuestra naturaleza caída es por fin redimida; y esa redención, que no pasa inadvertida a sus beneficiarios, mucho menos podía pasar a su máximo damnificado. Cierta iconografía cristiana ha pintado la Navidad con trazos ternuristas y algo merengosos, adulterando el sentido profundo del reinado que se instaura, que no es un reinado pacífico (o sólo lo es si consideramos que la Navidad es una prefiguración de la Parusía), sino combatiente. Las campanas de la Navidad, nos recuerda Chesterton, suenan con el estrépito de cañonazos; pues lo que la Navidad viene a instaurar es una batalla crudelísima, una guerra sin cuartel contra quien, en la narración evangélica, es encarnado por Herodes.
Herodes combate la Navidad matando niños. Es una nota característica (o, dicho más propiamente, constitutiva) de todos los cultos demoníacos el odio a las vidas nuevas; porque en toda vida nueva se resume la nueva alianza que Dios ha entablado con los hombres. Y, puesto que toda vida nueva adquiere a los ojos de Dios una condición sagrada, adquiere también la condición de víctima propiciatoria a los ojos del Enemigo. Esto, que es una verdad teológica profunda (aunque ya ni los curas hablen del Enemigo), es también una verdad histórica irrefutable. En todos los ocasos de la Historia, las vidas nuevas han sido perseguidas sin desmayo: su fragilidad golpeada, su inocencia escarnecida, su dignidad vituperada, su existencia misma perseguida con brutal y eficiente encono. En este nuevo ocaso de la Historia, la persecución herodiana de las vidas nuevas se extiende hasta lo que los profetas del Antiguo Testamento llamaban «la abominación de la desolación»; esto es, hasta la profanación del recinto sagrado donde toda vida nueva halla refugio y sustento. La conversión del seno materno es un campo de batalla donde se ejerce la más feroz de las violencias contra las vidas nuevas constituye la más estremecedora manifestación demoníaca de nuestra época; y es la forma en que Herodes sigue celebrando la Navidad.
Herodes celebró la Navidad dejándose arrastrar por un rapto repentino de cólera. Pero el Enemigo no suele emplear estrategias tan burdas; por el contrario, suele enmascarar sus crímenes bajo una fachada de farisaico humanitarismo. Y una de sus estrategias más queridas consiste en desplegar argumentos que favorezcan el ofuscamiento de la conciencia moral: «¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!», clamaba Isaías. Los enemigos de las vidas nuevas llaman ahora derecho a lo que es un crimen; y disfrazan de filantropía y feminismo lo que no es sino esencial odio al linaje humano y eterna enemistad a la mujer. Este odio es de índole demoníaca; y todas las coartadas ideológicas que se esgrimen para justificarlo o maquillarlo con afeites no son sino añagazas de quien dijo: Non serviam.
Hay un pasaje muy enigmático y disputado de las Escrituras (II Tes 2, 3-8) en el que San Pablo se refiere a un misterioso «obstáculo» que retiene al impío y lo impide manifestarse; basta con que dicho obstáculo se retire, nos dice San Pablo, para que sobrevengan los Últimos Tiempos. Yo siempre he identificado ese «obstáculo» con el discernimiento moral del hombre, con la capacidad que el hombre posee para emitir mediante la razón un juicio objetivo sobre lo que está bien y lo que está mal, según establecía Aristóteles en su Política. La persecución herodiana contra las vidas nuevas, sancionada legalmente y aceptada socialmente, nos indica que tal discernimiento se ha nublado; y tal vez que el obstáculo ha sido removido. Feliz y sacra Navidad a todos; y no olviden que la Navidad sólo puede celebrarse combatiendo a Herodes.
http://www.juanmanueldeprada.com


A %d blogueros les gusta esto: