Posts Tagged ‘Economia’

NEXT PRESIDENT?: ROMNEY mejor que Obama !

25 de octubre de 2012

Loteria… “Nacional”…pero menos…

26 de mayo de 2011

La famosa Lotería Nacional (de España) puede llegar a ser “internacional”… o

quizás de propiedad privada y no estatal; en cuyo caso los beneficios ya no

pasarían al  Estado español, es decir, a los ciudadanos españoles… sino a los

inversores internales que según parece van a comprar parte de la Loteria

Nacional.

Esto es lo que leemos en “El Economista” (Madrid, 25 mayo 2011):

Rothschild dirigirá la OPV de Loterías, la mayor privatización de la historia

El Gobierno ya ha elegido a la entidad que se encargará de dirigir la mayor privatización de la historia. El Ejecutivo ha designado a Rothschild como banco asesor de la enajenación de Loterías y Apuestas del Estado (LAE), que puede ascender a entre 7.000 y 10.000 millones de euros. El banco británico se ha impuesto a Lazard en un concurso peculiar que se ha dilatado mucho en el tiempo. Uría y Menéndez y Clifford Chamce serán los asesores legales de la colocacion, prevista para octubre, que también contará con Pricewaterhouse como asesor estratégico.

Nota de YRANIA: 

No es necesario ser experto en finanzas para comprender que si en esta operación de enajenación de una parte del patrimonio del Estado interviene el banco mundiamente famoso, ( que “El Economista” llama “británico” y que en el pasado hizo el negocio de especular en la Bolsa de Londres valiendose de la información privilegiada que nadie conocia,–La derrota de Napoleón en Waterloo.) es porque en esa operación hay mucho dinero para ganar.  Lo que no sabemos es cuál ha sido la razón que ha llevado al Gobierno español del PSOE a elegir el banco del Escudo Rojo, esto es, el  de los cinco hermanos Roth-schild. Claro está que después de saber que se puede ser banquero y “socialista”, como se ha visto en el “caso” Dominique Strauss-Kahn (éste último,otro apellido de connotaciones hebraicas) es lógico que el Gobierno “socialista” de ZP venda la Loteria Nacional por intermediación de sus amigos.

ser es más importante que tener

1 de septiembre de 2009

 F016_SaintDenisSWNave CATEDRAL

“Cuándo no se hacía del dinero el criterio fundamental de la vida, se podía mirar hacia el Cielo…” (frase de autor anónimo)

“Hay una transformación importante, que deseo comentar hoy. Se trata de la modificación más o menos subconsciente, que se operó en la mentalidad de buena parte de mis contemporáneos, respecto a la jerarquía según la cual se mide la consideración atribuida a los individuos en la sociedad.

Historiadores contemporáneos vienen dando nuevo vigor al concepto de sociedad de orden en oposición la sociedad de clase.

Simplificando un poco, se puede decir que — según tales historiadores — la sociedad de orden es aquella en que la estratificación de las capas sociales se hace según dos criterios conjugados: 1) la misión especial de cada estrato, u orden, en el país; 2) el grado de dignidad atribuido a esa misión, según criterios abstractos, en general religiosos o metafísicos.

Tomo un ejemplo entre muchos otros. En casi todas las naciones cristianas de Europa, hasta la Revolución Francesa (1789), la primera categoría social era el clero (cuyo acceso era franqueado, como se sabe, a grandes y pequeños, a ricos y pobres).

Se fundaba esta preeminencia en el carácter sagrado del sacerdocio, y también en el hecho de estar a su cargo casi toda la carga hoy atribuida a los Ministerios de la Educación y de Salud Pública. El segundo estrato social era la de los guerreros, es decir, de los nobles, a quienes incumbía fundamentalmente la misión — aureolada de una gloria toda particular — de derramar la sangre por el País.

Lo propio del verdadero noble era el ser guerrero. Y la del guerrero insigne era el ser noble. Por esto, fueron incontables los plebeyos elevados a la nobleza por hechos de guerra. En la nobleza también, aunque en posición menos saliente, figuraba la magistratura, por la respetabilidad de la función judicial.

Y más o menos a título idéntico, entraban frecuentemente en la misma categoría social las grandes figuras de la administración civil. No faltaron monarcas que dieron, por análogas razones, títulos de nobleza a personalidades insignes de las letras o de la cultura.

Qué papel cumplía el dinero en todo esto? — Era considerado un complemento útil, y en alguna medida necesario, de la situación de una persona.

Por ejemplo, se aceptaba que un obispo, un general o diplomático tuvieran los recursos económicos necesarios para sostener decentemente su situación. Pero — y es lo que importa notar — la consideración que ellos gozaban no era determinada por el peso del dinero, sino por la respetabilidad intrínseca de su oficio.

Esto era especialmente aplicable a la burguesía, que por ser la clase de los negociantes, era también la más influyente en la vida económica del país.

Pero, según el consenso general de la época, por más necesaria y respetable que fuera su actuación en favor del bien común, su acción quedaba circunscrita a la esfera de las actividades privadas. Y no se revestía, por esto, de la luz especial de quien participaba a uno u otro título, de la gestión de la cosa pública, en la paz o en la guerra.

Su función era reconocida como honrada. No, sin embargo, como especialmente honrosa. Y esto porque la esfera de la vida pública posee cualquier cosa de más elevado y excelente que la esfera de la vida privada.

Obviamente, este criterio no podría ser aplicado sin matices a nuestra época, en que la gestión de intereses económicos considerables, además de exigir, muchas veces, una capacidad intelectual relevante en la esfera privada, comporta responsabilidades de gran porte en el tocante a la propia cosa pública.

Pero aún así, según los criterios de la sociedad de orden, la persona o la familia responsable por una función saliente en la economía tendría su importancia reconocida, no directamente en razón del peso material de su dinero — visto sólo como medio de coligar y dirigir intereses privados — sino por la dignidad intrínseca de una actividad de tanto alcance para la cosa pública.

Los acontecimientos nacionales e internacionales ocurridos después de 1930, hicieron que la importancia atribuida a las funciones económicas derivaran principalmente de la posesión del dinero, instrumento material siempre más eficiente para influenciar y presionar.

Y paralelamente, las funciones menos lucrativas y menos conectadas con la producción -el magisterio, la magistratura, la diplomacia, la carrera de armas, la vida cultural, la propia agricultura- perdieran mucho de su esplendor de otrora.

Hablaba yo, hace un cierto tiempo atrás, con un empresario muy exitoso en sus negocios. Me contaba como, en el inicio de su carrera, había querido ser general. Para ello, se inició en la Escuela Militar. A cierta altura hubo un desastre en su familia. Y él, para socorrer a los suyos tuvo que interrumpir sus estudios y entregarse a los negocios.

“Vea, me dijo, cómo fue bueno: si no fuera por mi dedicación a la familia, yo sería hoy un simple general” me expresó enfático mi interlocutor. Y yo me quedé pensando … “Un simple general”… ¿Ser un gran hombre de negocios es entonces más que ser un gran general? O un gran magistrado? ¿Un hacendado de porte o aún un diplomático de realce? O, por fin, un abnegado eclesiástico, incumbido de representar a Jesucristo en la tierra: “Sacerdos alter Christus”?…

 

Reconocer al capital en cuanto factor de producción económica, la gran importancia que le cabe según las circunstancias de nuestros días, nada más justo. Pero proclamar la absoluta superioridad de la posesión del dinero sobre todos o casi todos los factores intelectuales, religiosos o morales de prestigio, implica colocar la economía como valor supremo.

Estas reflexiones tienen un sentido práctico. Ellas son un llamado para que se modifique esta mentalidad, que infelizmente va ganando terreno entre nosotros, y que se podría condensar en esta fórmula: “hacer carrera es hacerse rico; el resto no importa”.

En efecto, este exclusivismo importa en negar el fundamento religioso, moral y cultural de la justa estratificación social y tirar por tierra los propios goznes de la sociedad. (E implica afirmar) una concepción atea de la vida, vista como un corrida tras las ventajas materiales del dinero, y no de aquella honorabilidad legítima que, de uno u otro modo, en uno u otro grado, están llamados a tener todos los estratos sociales.

 

Nota de YRANIA: el texto anterior, publicado en reaccióncatólica, es del lider político y religioso Plinio Correa de Oliveira, fundador del movimiento Familia-Tradición-Propiedad.

(Cfr. Plinio Corrêa de Oliveira, “O dinheiro não é valor supremo”, in Folha de S. Paulo, edición del 9 de mayo de 1971.

en España la gente gana más dinero que en USA

20 de enero de 2009

Según un comunicante bromísta y anónimo, en España la gente gana más dinero que en USA…

Este es el mensaje que he recibido en mi correo de este blog:

ASÍ ESTÁN LAS COSAS:

Le envié a un amigo que vive en USA un email con esta pregunta:

¿Por qué somos pobres los españoles?”  

Su respuesta desde Florida (USA) fue la siguiente:

 

¡Hola, cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque…! ¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo?

 

…Cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y de telefonía móvil un 80% más caras de lo que me cuestan a mí? ¿Cómo puedes llamarte pobre cuando pagas comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito el triple de lo que aquí nos cuestan, o cuando por un automóvil que a mi me cuesta 2.000 dólares ustedes pueden pagar el equivalente a 20.000 dólares? ¿Por qué ustedes sí pueden darse el gusto de regalar 18.000 dólares y nosotros no?

Nosotros, los habitantes de Florida, somos pobres. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (más otro 4% que es Federal; total = 6%) Y no el 16% como a ustedes los ricos que viven en España. Además, son ustedes los que tienen “Impuestos de Lujo” como son los impuestos por gasolina y gas, por alcohol, cigarros, cigarrillos, cerveza, vinos, etc., que alcanzan hasta el 320% del valor original, y otros como: Impuesto sobre la renta (impuesto sobre el sueldo), impuesto sobre automóviles nuevos, impuesto a los bienes personales, impuesto a los bienes de las empresas, impuesto por uso del automóvil (de circulación). Y todavía os dais el lujo de pagar un 16% de IVA por estos impuestos, además de todos los trámites y pagos nacionales y municipales (tasas). Porque si ustedes no fueran ricos, ¿qué sentido tendría tener unos impuestos Nacionales, Autonómicos y Locales, de ese calibre?

Un país que es capaz de cobrar el IMPUESTO SOBRE LAS GANANCIAS Y LOS BIENES PERSONALES por adelantado (mediante retenciones) como España, necesariamente tiene que nadar en la abundancia, porque considera que los negocios de la  nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias  a pesar de saqueos y asaltos, mordidas, terremotos, sequía,  invierno, corrupción, saqueo fiscal e inundaciones y por supuesto seguro que todos deben ganar muchísimo.

Los pobres somos nosotros, los que vivimos en USA y que NO pagamos impuesto sobre la renta si ganamos menos de 3.000 dólares al mes por persona (más o menos 2.000 €).

Ustedes tienen además el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, impuestos de basuras, impuestos sobre el consumo de Agua, Gas y Electricidad. Y pagan vigilancia ó seguridad privada en bancos, urbanizaciones, municipios, etc. mientras que nosotros nos conformamos con la vigilancia pública. Ustedes envían a los hijos a colegios privados, y mire si seremos pobres aquí en EE.UU.., que las escuelas públicas nos prestan los libros de estudio previendo que no tenemos dinero para comprarlos.

A veces me asombra la riqueza de los españoles que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar el 8% mensual de intereses, como mínimo  [*].  No como aquí, que apenas llegamos al 8% anual (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.

Supongo que usted, como todo rico, tiene un automóvil y que está pagando un 8% ó 10% anual de seguro; si le sirve de información, yo pago sólo 245 dólares por año. Y como les sobra el dinero, ustedes pagan anualmente eso que ustedes llaman IMPUESTO DE CIRCULACION, (aparte de la ITV, zona verde, zona azul, aparcacoches forzosos, etc., mientras que aquí nosotros no podemos darnos esos lujos y pagamos 15 dólares anuales por el STICKER sin importar qué modelo de automóvil conduzcas, pero claro, eso es para gente de recursos).

Ser rico, es tener 86.000 concejales, casi 9.000 alcaldes, 17 Presidentes de Autonomías, casi 1.600 parlamentarios autonómicos, 350 diputados en Cortes, 300 Senadores, 200 parlamentarios en Estrasburgo, una Casa Real, 20 Ministros y todos sus adláteres — paradójicamente a menor rango, mayor sueldo, hay alcaldes que ganan más que el presidente del Gobierno–, todo esto para un país tan pequeño como el suyo.

Así, ustedes, quienes se quedaron en ESPAÑA son RICOS. Bueno, le envío un abrazo y ya me contará cómo les va con el nuevo presupuesto del Estado…: lo que es seguro es que les aumentarán más los impuestos.

Además eso es lo que hay que pagar por vivir en la 8ª potencia mundial, el mejor lugar del mundo y tercero donde la gente se siente más feliz del planeta. Un saludo: Su pobre amigo emigrante.

P.D.: SI DECIDES REENVIAR ESTE MENSAJE POSIBLEMENTE AL MENOS ASÍ NOS UNIMOS EN ALGO Y QUIEN SABE, QUIZÁS ALGUN DÍA, PODAMOS CAMBIAR LAS COSAS EN  ESPAÑA.

[*] Nota de YRANIA: En este dato sobre el interés mensual se supone que hay un error.

 

EUROPA, VICTIMA DEL PETRÓLEO

8 de junio de 2008

“Es sabido que Alemania desarrolló, durante la guerra de 1939-45, una gasolina sintética, Buna, de la cual nunca más se ha vuelto a hablar. Actualmente, la única alternativa al petróleo es la energía nuclear. España es de los pocos países que se niegan pertinazmente a construir centrales nucleares. Lo cierto es que, como puso de manifiesto Oriana Fallacci, la Unión Europea está en dependencia total del suministro del petróleo del Próximo Oriente, habiéndose rendido políticamente a los amos del petróleo, y además del precio ya de casi 150 dólares por barril, Europa permite la paulatina invasión de los inmigrantes musulmanes para convertirse en Eurabia. Es decir, pagamos a los dueños del petróleo el dinero con el que ellos pueden comprarnos y dominarnos..”.

Este es el discurso más bien pesimista que se está instalando en muchas mentes de los observadores de la realidad europea.

En relación con la crisis económica actual, creemos de interés reproducir algunos párrafos de una entrevista publicada por XLSEMANAL con Joseph E. Stitlitz, premio Nobel de Economía.

————–

XL. Crisis financiera, de alimentos, de petróleo. ¿Qué está pasando?
J.S.

La ralentización de la economía nos lleva hacia una recesión muy seria. Una de las locomotoras de la economía mundial es el consumo de los norteamericanos, pero Estados Unidos tiene cero ahorros. Lo que hace a esta crisis particularmente mala es la inflación. Y en parte es debida a la guerra.

XL. Yo había oído que la guerra estimulaba la economía.
J.S.
Antes se pensaba eso. Se dice que la Segunda Guerra Mundial ayudó a levantar la economía tras la Depresión. Pero hay métodos más eficaces. Y esta guerra no está siendo buena para la economía. Cuando empezó, el barril de petróleo costaba 25 dólares. Ya ha superado los 135. El poder adquisitivo de las familias norteamericanas, europeas y japonesas está siendo transferido a Arabia Saudí y a los países exportadores de crudo. Les estamos pagando miles de millones en vez de gastarlos en casa.

XL. ¿Qué consecuencias puede tener esta crisis?
J.S.
Estamos ante una de las peores crisis económicas desde los años 30. El recorte de la tasa de interés de la Reserva Federal sólo contendrá un poco la hemorragia. Dos millones de norteamericanos perderán sus casas por la imposibilidad de pagar sus créditos. Y el Gobierno de Bush sólo está ayudando a los bancos cuando debería ayudar a los ciudadanos a conservar sus hogares.

——————–

8 de junio de 2008

 

 


A %d blogueros les gusta esto: