Un conocido, joven, me asegura que en el franquismo España era un país muy triste. Coincido con él: